Rejuvenecimiento ...

... facial - Dr. Julio Recalde - Cirugía Estética »

Dr. Julio Recalde - Cirugía Estética

El rejuvenecimiento facial implica muchos aspectos a tener en cuenta en el momento de evaluar el estado de la paciente y ofrecer un tratamiento.

La consulta

Normalmente, la paciente acude a la consulta expresando su preocupación estética, momento en el que también busca definir los límites en cuanto a la agresividad del procedimiento al que se desea someter.

En algunos casos, el hecho de que la paciente ponga límites es bueno, pero en la mayoría de las ocasiones, quien debe poner los límites, es el médico. Si una paciente exige resultados máximos con procedimientos mínimos, suele ser de buen juicio no realizar ningún procedimiento, hasta que la paciente acepte las limitaciones de los procedimientos ofrecidos a ella.

La evaluación

En la evaluación se tiene en cuenta el aspecto de la piel, el daño solar, la flacidez de la piel, la presencia de cicatrices y todo aquello que tenga valor. Seguidamente, se evalúa el tejido subcutáneo, la grasa, la musculatura, el tejido óseo, la presencia de asimetrías óseas y de mordida.

Debemos tener en cuenta que una paciente con daño solar y flacidez a los 45 años, puede tener tratamientos diferentes a diferencia de una persona con el mismo daño a los 65 años.

Se puede ofrecer a la paciente un rejuvenecimiento simple haciendo solamente grados variables de peeling, especialmente en aquellas con foto-daño muy marcado; apoyado con el uso de la toxina botulínica o de rellenos voluminizadores de grasa o ácido hialurónico. También podemos apoyarnos en el uso de “boosters” (estimuladores) de la producción de nuevo colágeno, ya sea mediante inyecciones o colocación de hilos que producen inicialmente una sustentación, y en segundo tiempo, producen retracción por reabsorción y producción de colágeno nuevo. A todo esto, se le llama rejuvenecimiento facial no quirúrgico.

Cuando el daño y la flacidez son bastante importantes, debemos recurrir a la cirugía tradicional, que separa los tejidos, reposiciona los músculos y retira los excesos de grasa y piel que no se puedan eliminar por otros medios, esto se conoce como lifting facial tradicional. Lo mismo se hace con los párpados.

Cuando se indica un lifting de la frente, es porque se considera que los resultados con el uso de toxina y rellenos serán insuficientes; aún así, esta combinación consiguió que la cirugía de la frente se reduzca bastante.

Ventajas de ambos procedimientos Rejuvenecimiento facial

Una de las ventajas de los procedimientos no quirúrgicos es que la mayoría de ellos no requieren internación y se realizan en consultorio, lo cual hace que disminuyan los costos, así mismo, la mayoría de estos procedimientos tienen proceso de recuperación más rápido y la mayoria son repetibles en el tiempo. Por otro lado, la duración de los resultados es menor, así como la calidad de estos.

Por su parte, los procedimientos que requieren cirugía se realizan en el sanatorio, bajo sedación o anestesia general, y pueden requerir internación; a cambio, los resultados son más permanentes.

Seguinos en Facebook

revista