Dermatitis atópica

... Dra. Gizella Hütter - Dermatóloga

La dermatitis atópica es una enfermedad inflamatoria crónica de la piel, que se caracteriza por su intenso picor. Ha multiplicado su prevalencia por 2 y 3 veces en los últimos 30 años, a causa de factores ambientales e incremento de productos irritantes. Si bien no existe cura conocida, el cuidado periódico de la piel, puede protegerla.

LOS SÍNTOMAS MÁS HABITUALES DE LA DERMATITIS ATÓPICA

  • La piel se muestra muy seca (xerosis) y presenta picor (prurito), que puede llegar a ser muy intenso.
  • La piel puede estar muy inflamada y roja.
  • Erosiones o pequeños bultos en la piel que exudan (liberan líquido) con el rascado.
  • Si se desarrolla eczema crónico, la piel puede aparecer muy engrosada.
  • Las lesiones pueden aparecer de manera continua o en forma de episodios intermitentes, a cualquier edad; y desaparecer en cualquier momento para no volver a sufrir una recaída.
Dermatitis atópica

FASES DE LA DERMATITIS ATÒPICA

Cursa en periodos de brote e interbrote. Cuando la enfermedad está en su máxima expresión hablamos de brote, es una fase más aguda, por lo que los pacientes deben tratarse con medicación tópica para calmar la piel inflamada y aliviar el picor. En periodos de remisión, hablamos de interbrote, durante esta fase inactiva, la piel está muy seca, irritable y desescamada y debe hidratarse diariamente.

POSIBLES CAUSAS Y FACTORES DESENCADENANTES DE LA DERMATITIS ATÓPICA

Los especialistas en dermatología todavía no han descubierto la causa originaria y definitiva, sin embargo, hay evidencias de que diversos factores conllevan un mayor riesgo para unas personas que para otras:

  • Genética: Existe un vínculo demostrado entre la dermatitis atópica, el asma y la fiebre del heno. Si uno de los padres o los dos padece de una de estas enfermedades, existe la probabilidad de que sus hijos padezcan dermatitis atópica.
  • Clima/ubicación: Los climas fríos suponen un mayor riesgo de sufrir dermatitis atópica, al igual que las ciudades contaminadas.
  • Género: Las mujeres tienen una propensión ligeramente mayor que los hombres a sufrir dermatitis atópica.
  • Edad de la madre: Los niños de madres de mayor edad en el momento del parto, tienen mayor riesgo.

OTROS FACTORES QUE PUEDEN AGRAVAR LOS SÍNTOMAS

  • Alergias alimentarias, por ejemplo: leche, queso, frutos secos, mariscos.
  • Alergias al alcohol.
  • Alergia a los ácaros domésticos, al polen y al polvo.
  • Tejidos abrasivos o que no transpiran, por ejemplo, lana y nylon.
  • Níquel, un metal común que se encuentra en las joyas y en los relojes.
  • Determinados detergentes, que a menudo llevan la etiqueta de "biológicos".
  • Estrés.
  • Insomnio.
  • Sudor.
  • Tabaquismo.
  • Resecamiento de la piel por tomar muchos baños o duchas o nadar con mucha frecuencia.
  • Resfriados y aire seco en el invierno.
  • Perfumeso tintes agregados a las lociones o jabones para la piel.
Seguinos en Facebook

revista