El virus zika

... Dr. Edgar E. Ortega Portillo- Especialista en Medicina Interna e Infectología »

ORIGEN Y BROTES PREVIOS

El virus Zika fue descubierto en 1.947, en Uganda, África Oriental, en los bosques de Zika. Se detectó en un mono Rhesus. Confirmaron la infección en seres humanos en Uganda y Tanzania en 1.952, pero fue en 1.968 que se logró aislar el virus con muestras provenientes de personas en Nigeria. Análisis genéticos han demostrado que existen dos grandes linajes en el virus: el africano y el asiático. En 2.007 se registró la infección en la isla de Yap, que forma parte de Micronesia. Fue la primera vez que se detectó fuera de su área geográfica original: África y Asia.

A finales de octubre de 2.013, se inició un brote en la Polinesia francesa, en el que se identificaron 10.000 casos. De ese total, aproximadamente 70 fueron graves. Los pacientes desarrollaron complicaciones neurológicas, como meningoencefalitis, y trastornos hematológicos como leucopenia.

En febrero de 2.014, las autoridades chilenas confirmaron un caso de transmisión autóctona en la isla de Pascua. En 2.015 se confirmó la circulación del virus en Brasil, tras identificarlo en 16 muestras en Bahía y Río Grande del Norte. Este brote fue bloqueado y se evitó su propagación.

Es causado por la picadura de un mosquito del género Aedes, como el que causa el dengue y la fiebre chikungunya. La expansión geográfica de esta especie invasiva en África, Europa y América, deja entrever un riesgo de propagación en el mundo, por lo que deben ser tomadas las medidas de prevención.

TIEMPO DE INCUBACIÓN DEL VIRUS ZIKA

Suele oscilar entre 3 y 12 días. Tras este período, aparecen los síntomas. Sin embargo, la infección también puede presentarse de forma asintomática. Según un estudio, 1 de cada 4 personas desarrolla síntomas. No se ha reportado ninguna muerte que haya sido causada por la enfermedad. La mayoría de las personas se recupera y la tasa de hospitalización es baja.

SÍNTOMAS

El virus zika

Generalmente, duran entre 4 y 7 días y pueden confundirse con los del dengue. En los casos en los que las señales que revelan la enfermedad son moderados, la persona puede tener fiebre menor a 39 °C, dolor de cabeza, debilidad y dolor muscular e inflamación en las articulaciones, que suele concentrarse en manos y pies, conjuntivitis no purulenta, edema en los miembros inferiores y erupción en la piel, que tiende a comenzar en el rostro y luego se extiende por todo el cuerpo. Con menos frecuencia se presentan vómitos, diarrea, dolor abdominal y falta de apetito. Las complicaciones de tipo neurológico y autoinmunes han sido excepcionales hasta el momento.

TRATAMIENTO DEL VIRUS ZIKA

No hay una vacuna ni un tratamiento específico, sólo un manejo sintomático que consiste en descansar y tomar acetaminofén o paracetamol para el control de la fiebre. No se recomienda el uso de ácido acetil salicílico por el riesgo de sangrado que acarrea. También se aconseja ingerir líquido en abundancia, para paliar el que se pierde por diferentes razones. Para manejar el prurito ocasionado por la erupción, se pueden utilizar antihistamínicos.

PREVENCIÓN

Las medidas de prevención pasan por la eliminación o destrucción de los criaderos del mosquito. Evitar conservar el agua en recipientes. Tapar los tanques o depósitos de agua de uso doméstico. Evitar acumular basura, tirarla en bolsas plásticas cerradas y mantener en cubos cerrados. Destapar los desagües que pueden dejar el agua estancada. Como la transmisión ocurre por la picadura de un mosquito, se recomienda el uso de mosquiteros y la instalación de mallas antimosquitos en puertas y ventanas. Se deben utilizar repelentes y ropa que cubra las extremidades, para que haya menos posibilidades de sufrir una picadura.

Seguinos en Facebook

revista