Virus de la ...

... hepatitis - Dr. Enrique J. Basili Feliú - Esp. en Gastroenterología y Hepatología »

Dr. Enrique J. Basili Feliú

El 28 de julio de cada año la OMS conmemora el Día Mundial contra la Hepatitis, con el objetivo de sensibilizar y dar a conocer las consecuencias de estas infecciones del hígado. En el 2010 la OMS emitió una resolución mediante la cual, se da un enfoque especial a las hepatitis causadas por virus, con varios objetivos: reducir el número de contagiados, mejorar el tratamiento de los que ya padecen esta enfermedad para evitar sus complicaciones y atenuar el gran impacto socio-económico que provocan en las sociedades.

TIPOS DE VIRUS DE HEPATITIS

  • El virus A que se transmite por vía oro-fecal, es decir, que los pacientes infectados eliminan el virus por la heces y fácilmente pueden ser transmitidos por agua o alimentos contaminados así como al utilizar baños. Es muy frecuente en países subdesarrollados y se estima en 1.400.000 los casos anuales. La evolución habitualmente es benigna y autolimitada. No evoluciona a la cronicidad; no requieren remedios antivirales. Pero en algunos casos, existen formas graves y hasta mortales.
  • El virus E se transmite de manera similar. Existe en la región de América del Sur, pero en nuestro país no disponemos de la realización del análisis para diagnosticarlo.
  • El virus D (Delta) es más grave y el más raro, puesto que para su presencia es necesario que el paciente esté también infectado con el virus de la hepatitis B.
  • Las hepatitis por virus B y C son las que más preocupan, pues ambos pueden pasar al estadio de hepatitis crónica que a su vez puede ocasionar la falla total de la función del hígado con múltiples complicaciones como: sangrados, líquido en el abdomen, desnutrición severa, alteraciones de la función del cerebro, cáncer de hígado, etc. El 70% de las hepatitis C pasan a estadio crónico (que no curaron). En la hepatitis B, solo el 5-10% se convierten en la forma crónica de hepatitis.
  • La hepatitis C, es un virus que puede ser detectado desde 1990, pero antes de dicha fecha, muchísimos pacientes se infectaron esencialmente con transfusiones de sangre o toxicomanía, pues si bien se sabía de la existencia de otro virus llamado “no A – no B”, aún no se podía realizar el diagnóstico. También se puede contraer con el uso de materiales contaminados (piercing, acupuntura, navajas de afeitar) y raramente por vía sexual. Se estima que actualmente existen en el mundo 80 millones de personas infectadas con el virus de la hepatitis C y que muchos aún no lo saben, ya que en la mayoría de los casos, evoluciona a “bajo ruido” casi sin molestias. El 20% a 30% de estos pacientes infectados llegarán a tener una cirrosis con las complicaciones citadas. No existe aún una vacuna contra la hepatitis C.
Virus de la hepatitis

Vacuna contra el virus B

En 1963 se descubrió el “antígeno de superficie”, parte importante de la hepatitis B.Luego siguieron otros descubrimientos y en 1980, luego de muchos estudios, se autorizó el uso de la vacuna contra el virus B que hoy día se aplica a los niños pequeños según el esquema de vacunación en 3 dosis.
Se estima que existen 6 a 12 millones de portadores de hepatitis B en el mundo y 400.000 nuevas infecciones por año. La gran mayoría de los pacientes son del Sudeste Asiático y África. La infección se produce por vía sexual, sanguínea, por materiales contaminados y de madre infectada a hijo. Al igual que el Virus C, la hepatitis B puede llevar a la cirrosis y sus complicaciones graves pero es prevenible con la vacuna.

Tratamiento

Hasta hace poco el tratamiento era muy difícil, pero hoy en día existen tratamientos muy eficaces contra estos virus B y C. Se puede decir que si se diagnostica a tiempo, se pueden tratar bien y controlar las hepatitis B y C. Tenemos medicamentos muy eficaces y a precios accesibles en nuestro país.
Según las predicciones de los expertos, el virus C podría ser erradicado debido a la gran eficacia de los nuevos tratamientos. Queda por solucionar el tema del costo y de la disponibilidad de los nuevos fármacos en nuestro medio para este virus. Existen igualmente otras múltiples causas de hepatitis: otros virus, autoinmunes,medicamentosas, y otras varias enfermedades del hígado que pueden presentarse clínicamente como una hepatitis y requieren consultar con el hepatólogo.
Finalmente, para chequear el estado del hígado, cualquier persona puede realizarse fácilmente en muchos laboratorios un análisis sanguíneo llamado Hepatograma, así como aquellos estudios para detectar las hepatitis virales A, B, C y otras enfermedades del hígado.

Seguinos en Facebook

revista