Violencia de género ...

... una mirada adolescente - Lic. Natacha Golabek - Psicóloga clínica »

Lic. Natacha Golabek - Psicóloga clínica

Desde mi corta edad y durante la preadolescencia, como nueva persona que observa el mundo desde otra perspectiva sacando conclusiones de su propia realidad, he notado que mi lugar en el mundo está condicionado por las acciones y palabras hirientes de la sociedad que me rodea (por pertenecer al “sexo débil”).

Desde la infancia a uno le inculcan el conocimiento sobre lo bueno y lo malo de los seres humanos, y todos somos etiquetados como más o menos con diferentes conceptos, algunos de ellos cargados con el peso de la ignorancia y el miedo a lo desconocido. Yo soy mujer… ¡hola! La del “sexo débil” para una sociedad que sin embargo, no me conoce.

Vivimos en una sociedad en la cual varias veces he dudado de mi valor, de mi inteligencia y de sentirme segura en algún lugarcito del mundo. ¡Quiero que mi apariencia sean suficientes para los estándares sociales!

¿Dónde me refugio cuando me siento dañada, herida, abusada, agredida, o maltratada “por el sexo fuerte”? Siento que quiero irme lejos cuando mi bienestar es alterado por una persona que se creía mejor que yo, y sobre todo, que se creía dueño de mi alma, mi mente y mi cuerpo.

¿Cómo le digo a mis padres, amigos y conocidos que tengo miedo a que me vuelvan a hacer daño?

Darme cuenta que era y fui víctima de violencia fue difícil. Y ese es el primer paso, reconocerlo y saber que no es culpa de una misma.

Al principio pensé que lo merecía o que me había equivocado en algo. Con los días y en medio de mi soledad, me replanteé la vida en su totalidad y llegué a la conclusión de que ser mujer es sinónimo de inferioridad para algunas personas que viven en las esferas de la ignorancia y la mediocridad, en un ciclo de violencia de todo tipo que nunca parece tener fin y que lo arrastran de generación en generación.

Violencia de género… una mirada adolescente

Hoy me siento libre y segura de decir que me amo, quiero una vida sana y feliz, al lado de quienes me amen y respeten como soy.

El daño físico y emocional, hoy son recuerdos llenos de aprendizajes para mi.

No aceptes como amor... un maltrato. Digamos NO a la violencia de todo tipo.




Seguinos en Facebook

revista