El uso de anestesia ...

... general en procedimientos odontológicos. Dra. Rocío Distéfano – Odontóloga »

La anestesia general en odontología, es un recurso invaluable cuando es necesario realizar tratamientos en pacientes especiales. Se los debe seleccionar muy bien y contar con todos los requerimientos debidos. En algunos casos, es necesario solicitar exámenes de laboratorio. Llegado el día, se realizará el procedimiento, luego el paciente despertará y en pocos minutos estará de nuevo en condiciones normales, pero con su boca sana.

Diferencia entre anestesia general y sedación

En la anestesia general, el paciente está inconsciente, no es colaborador, no tiene reflejos, no tiene dolor ni necesita anestesia locorregional complementaria (que permite adormecer sólo la parte sobre la cual se realizará la intervención), la recuperación es más lenta y las complicaciones postoperatorias son frecuentes.
En la sedación consciente, el paciente está despierto, es colaborador, tiene los reflejos activos, es necesario complementarse con anestesia locorregional en los tratamientos odontológicos y las complicaciones postoperatorias son infrecuentes. La recuperación después del tratamiento odontológico es muy corta.

Tratamientos odontológicos en los que se utiliza anestesia general

Todo sobre enfermedades de las encias

Se puede utilizar en cualquier tratamiento odontológico, pero debido a que la anestesia general lleva un procedimiento que requiere un cuidado mayor, se utiliza para aquellos casos de cirugías complejas, cirugías de colocación de implantes, cirugías de injertos óseos.
Con la anestesia general, el paciente se duerme en mayor o menor medida, de acuerdo a la necesidad del caso facilitando así el trabajo del odontólogo. La anestesia es realizada y controlada por un profesional médico anestesista. Además, se cuenta con equipamiento adecuado para la atención odontológica. El paciente se encuentra permanentemente asistido y monitoreado durante todo el tratamiento y la recuperación. Luego de un par de horas el especialista autorizará al paciente a regresar a su casa sin mayores inconvenientes.

¿En qué pacientes se utiliza anestesia general?

  • Adultos y niños con temor, fobia, irritabilidad o ansiedad excesivos.
  • Niños pequeños con necesidad de tratamientos extensos y que no respondan al manejo convencional.
  • Síndromes o condiciones que impidan la comunicación adecuada y/o el manejo convencional, por ejemplo autismo, parálisis cerebral, disfasia, etc.
  • Pacientes con compromiso sistémico y que requieran tratamiento extenso, por ejemplo cardíacos, renales, etc.
  • Discapacidad física o sensorial.
  • Limitación en el movimiento mandibular.
  • Alergia a anestésicos locales.
  • Por solicitud expresa de los padres del paciente o del mismo paciente adulto.

Las ventajas

  • No hay aumento del temor o de la fobia del paciente.
  • Se abre la posibilidad de solucionar de manera definitiva el temor, ya que la nueva condición oral del paciente sugiere tratamientos netamente preventivos en el futuro.
  • Tratamientos de alta calidad.
  • Manejo seguro y disminución de riesgos.
  • Realización del tratamiento en 1 sola sesión (ahorro de tiempo para el paciente y sus padres).

Fases del procedimiento

  • Inducción: La inducción es realizada por el especialista en forma agradable, mediante la utilización de una mascarilla que contiene un gas anestésico, el cual es inhalado por el paciente, quien será intubado y conectado a sensores de sus funciones vitales.
  • Tratamiento: Realizado siempre por especialistas, estando el paciente en un grado óptimo de anestesia. La duración está directamente relacionada con el tipo de tratamiento a realizar.
  • Recuperación: El paciente despertará en la sala de recuperación. No recordará nada y ocasionalmente estará agitado, pero al cabo de pocos minutos reconocerá a su acompañante, a su doctor, y la agitación desaparecerá.
  • Control: Es de suma importancia realizar un control pasados unos 10 días. Se hará una inspección del tratamiento realizado.
Seguinos en Facebook

revista