LO ULTIMO PARA DECIR ...

... ¡ADIOS! A LA CELULITIS »

Tratamientos infalibles para combatirla

El 95% de las mujeres padece algún grado de celulitis y dar con el tratamiento indicado es clave para erradicarla. Esta época del año es ideal para mejorar la piel y prepararla para el verano.

La celulitis es una afección de la piel que, en mayor o menor medida, altera la autoestima de muchas mujeres. Lo padecen un 95% de la población femenina y muchas de ellas no siempre aciertan en la técnica adecuada para solucionar el problema, tomando en cuenta que el procedimiento ideal es aquel que concentra todos los aspectos del estilo de vida de la persona, como la correcta alimentación, actividades físicas de bajo impacto, uso de cosmetología en la zona afectada y, por sobre todo, las poderosas técnicas que la medicina estética ofrece a partir de las últimas tecnologías en láser cero invasivas.

El concepto “no invasivo” hace referencia a terapias libres de bisturí y post operatorio, lo que forma parte de las nuevas tendencias en materia de medicina estética. Las técnicas cero invasivas modelan el cuerpo progresivamente, acompañando los procesos naturales del organismo y sin contraindicaciones para el paciente.

Asegura el Dr. Ricardo Hoogstra que “la experiencia con cientos de pacientes demostró que para lograr resultados óptimos, lo ideal es atacar la celulitis desde varios frentes, por lo que la combinación de tratamientos es lo más efectivo para lograrlo. Se pueden utilizar técnicas no invasivas, debido que a través de las ellas se pueden alcanzar resultados muy satisfactorios sin necesidad de intervención quirúrgica”

¿Cómo tratarla?

La celulitis se desarrolla en etapas, y cada una de ellas tiene un tratamiento específico. Por ejemplo, según explicó Hoogstra, “en la primera fase no se ven manifestaciones en la piel, por lo que es recomendable realizar ejercicios, llevar una buena alimentación y otras medidas de prevención, como la mesoterapia. En la segunda etapa, el aumento de adiposidades localizadas es visible, por lo que es fundamental realizar también tratamientos para reducir la adiposidad y mejorar la piel, como ser los láser i-lipo o i-lipo Ultra, que reducen notablemente la grasa localizada y mejoran la calidad de la epidermis. Ya en la tercera fase, el poseado y las depresiones son más profundas e, inclusive, causan dolor, por lo que la solución indicada sería una alternativa a la liposucción, como el láser Fox”.

Teniendo en cuenta que en una última etapa la celulitis se extiende con poceados muy hondos y de aspecto irregular -y que la liposucción fue por muchos años la más indicada en estos casos- lo ideal es tratar el problema desde sus primeras fases de aparición, a fin de obtener resultados óptimos y evitar el bisturí.

En la actualidad, contamos con las últimas tecnologías que existen en el mercado y con profesionales altamente capacitados para realizar procedimientos menos invasivos. Bajo este sistema mínimamente agresivo se pueden reducir las adiposidades localizadas y tensar la piel, sin dejar cicatrices y con la posibilidad de que el paciente continúe al otro día con su actividad diaria.

Las 3 técnicas más eficaces para combatir la celulitis

1) Mesoterapia: es un clásico de los tratamientos de medicina estética que, por medio de una pistola electrónica, introduce en las zonas afectadas ingredientes primordiales vitaminas, minerales, aminoácidos (que tienen efectos reafirmantes) y xantinas (cuyos efectos son lipolíticos). El medicamento combate activamente la celulitis y grasas localizadas, debiendo ir acompañado de un cambio en el estilo de vida para obtener mejores resultados y prolongar sus efectos.

¿Cómo trabaja? El exceso de centímetros, la piel de naranja y la flacidez mejoran notablemente con mesoterapia, técnica que se aplica a través de multiinyecciones cargadas de ingredientes activos, los cuales mejoran el metabolismo celular, activan la circulación, oxigenan y regeneran los tejidos.

Si bien no resulta doloroso, tras las sesiones suelen quedar unos leves cardenales que desaparecen rápidamente. El tratamiento consta de diez sesiones rápidas y en el lapso de una vez por semana. Satisfactoriamente, el paciente vuelve a sus tareas habituales luego de las mismas.

En caso de pacientes que necesiten tonificar y reafirmar, los minerales y aminoácidos introducidos tienen como finalidad tonificar la piel. La mesoterapia está indicada como un tratamiento que puede mejorar resultados en pacientes que se sometieron a una liposucción.

Los resultados de la aplicación son duraderos si se continúa con buenos hábitos alimentarios.

2) Láser Lipolisis Fox: se trata de una novedosa técnica láser que provee una solución menos agresiva y más segura para mejorar la celulitis en sus fases avanzadas, eliminando al mismo tiempo las adiposidades localizadas.

Es un equipo láser de origen alemán de alta precisión, especialmente diseñado para realizar en forma segura y efectiva procedimientos mínimamente invasivos que renuevan la tonicidad de la piel, corrigen irregularidades (celulitis) y disminuyen adiposidades localizadas en áreas complejas, como cara, cuello, muslos, rodillas y abdomen.

A través de la aplicación del láser en la zona afectada, el médico puede remodelar la silueta, reducir la celulitis y atenuar la flaccidez en un rápido período de 1 o 2 horas por sesión.

Es una técnica ambulatoria que no requiere hospitalización, donde la persona puede reincorporarse a sus labores en 24 ó 48 horas. Se utiliza anestesia local, con o sin sedación según el paciente. Permite tratar con más seguridad áreas corporales con poco espesor de tejido, siendo ideal para el tratamiento de brazos y cara interna de muslos.

Al ser una técnica no invasiva, evita las incisiones traumáticas, los puntos de sutura y las grandes cicatrices, y sus efectos son notorios e inmediatos.

Algunos beneficios adicionales serían la excelente tolerancia por parte del paciente, rápida recuperación, reducción de gastos operativos, lo que se materializa por un menor costo operatorio para el paciente, entre otros.

Está indicado para personas que deseen tratar las áreas corporales con celulitis y adiposidades tales como abdomen, extremidades, pantorrillas y muslos. Pero sus efectos no se limitan a eliminar la celulitis, también es excelente solución para la flaccidez cutánea y lipomas.

3) I-lipo e i-lipo Ultra: se trata de dos innovadoras propuestas europeas que ingresaron a nuestro país hace poco más de un año, y que vienen arrojando resultados notables y altamente positivos en pacientes con celulitis y adiposidades localizadas.

Alternativa inteligente a la lipoaspiración, logra resultados efectivos y visibles sin recurrir al bisturí. A través de una sesión de láser que proporciona una experiencia placentera e indolora.

Se aplica una luz roja láser visible de baja intensidad a la zona afectada durante 15 minutos aproximadamente. La luz láser se absorbe lentamente en cada célula adiposa de la zona en tratamiento, abriendo temporalmente los poros de la pared celular, por la que puede escapar el contenido de grasa. Esto no afecta a las estructuras circundantes, como piel, vasos sanguíneos y nervios. De este modo se estimulan los procesos naturales del organismo que eliminan la grasa almacenada en los adipocitos.

El sistema linfático recoge la adiposidad de la célula y la transporta a otras zonas del cuerpo, en donde se metaboliza en forma de energía durante la práctica de ejercicio. Esta actividad física, realizada en el consultorio, donde, a través de en un caminador o bicicleta fija, se estimula el proceso de eliminación permanentemente de la grasa del cuerpo, disminuyendo notoriamente varios centímetros durante el entrenamiento.

A través del tratamiento con i-lipo, el paciente (además de mejorar la calidad de la piel y disminuir la celulitis) puede eliminar de uno a tres centímetros en cada sesión. Esto significa una considerable reducción en las zonas adiposas, como ser el abdomen, sin necesidad de adelgazar las piernas y el rostro. Por ello, resulta de mucha utilidad para la mujer en su período posparto, donde la misma recupera su figura de un modo natural, no agresivo e inmediato sin tener que suspender la actividad cotidiana.

El método va acompañado de una dieta alta en proteínas y baja en carbohidratos, de forma tal que el cuerpo tenga que recurrir a las grasas que se liberan durante la aplicación del láser. El ejercicio es otra cuestión vital para la continuidad del éxito del programa.

Está especialmente indicado para hombres y mujeres que deseen reducir su adiposidad localizada de modo no invasivo. Para acceder a este tratamiento, únicamente necesitan realizarse un electrocardiograma y un control de aptitud física.

Ricardo Hoogstra, cirujano plástico, miembro titular de la Sociedad Argentina de Cirugía Plástica.

Seguinos en Facebook

revista