Transtornos de la ...

... imagen corporal >> Lic. Carolina Sosky – Nutricionista

Preocupación exagerada por algún defecto imaginario o sobreestimado de la apariencia física.

Deterioro físico, psíquico y social: Pensar que no se vale, ni se puede ser querido debido a la apariencia física.

DISMORFIA CORPORAL O DISMORFOFOBIA:

Tiene 2 componentes mayores:

1-Una creencia falsa (creo que soy feo/a)

2-Una percepción equivocada de cómo nos vemos en el espejo.

Síntomas:

  • Sufren una obsesión con una parte del cuerpo que les impide llevar una vida normal.
  • Dedican varias horas al día a pensar y examinar el defecto corporal que creen tener.
  • Se miran al espejo en forma continuada, éste les devuelve una imagen distorsionada de la realidad.
  • Muchos recurren a la cirugía estética. Pero la dismorfia corporal es un trastorno mental, no físico y a pesar de estas operaciones no consiguen mejorar.

Las partes del cuerpo más frecuentes de obsesión son:

  • Piel
  • Pelo
  • Nariz
  • Ojos
  • Orejas
  • Piernas
  • Rodillas
  • Pecho
  • Genitales
  • Creencia de que su cara es asimétrica.

ANOREXIA Y BULIMIA

Transtornos de la imagen corporal

Los trastornos de la imagen corporal serían los precursores de los trastornos alimentarios.

La sobrevaloración del peso y la forma es reconocida como uno de los síntomas mayores de la anorexia nerviosa y de la bulimia nerviosa.

Características

  • Presentan una elevada insatisfacción con su cuerpo y están preocupados por el peso, el tamaño y las dietas.
  • Su autoestima depende de la apariencia y del cumplimiento del ideal que la cultura ofrece.
  • Si no se revierte el disturbio de la imagen corporal, la posibilidad de recuperación disminuye y la de recaída aumenta.
  • La persistencia del trastorno de la imagen corporal a pesar de un tratamiento “exitoso” sería predictiva de recaída.

OBESIDAD. DISMORFOFILIA: Atracción por la condición corporal alterada.

Características:

  • Falta de actitudes y comportamientos adecuados ante la presencia de una alteración evidente de la forma, dimensiones o peso corporal que pone en riesgo la salud física, psíquica y social.
  • Negación o negociación interna de la obesidad.
  • Confusión en el registro y expresión de los afectos y mal respuesta a situaciones de estrés (ej: la angustia = hambre).
  • La obtención de placer está limitada exclusivamente al consumo de alimentos.
  • Negación del problema y de sus consecuencias.
  • Gran dificultad para asumir la responsabilidad de su autocuidado.
  • Su discurso, comportamiento y forma de vida, expresa una tendencia a no hacer esfuerzos para modificar su sobrepeso, independientemente de las limitaciones físicas, presión médica y social existente.
  • Muchos pueden buscar tratamiento para adelgazar y continuarlo con quejas y promesas de cambio permanentes que no son puestas en práctica.

TRASTORNOS DE LA IMAGEN CORPORAL EN HOMBRES

La presión sociocultural, en relación a la delgadez y a las dietas es mucho más frecuente en mujeres que en hombres. Los hombres están divididos en partes iguales entre los que quieren aumentar de peso y los que quieren bajar de peso.

Relacionados a:

  • Participación en actividades deportivas.
  • Pasado de obesidad.
  • Situaciones de humillación social.
  • Conflictos de identidad sexual.
  • Miedo a enfermedades.

VIGOREXIA. DISMORFIA MUSCULAR: El individuo se ve así mismo con un menor volumen muscular del que en realidad posee, lo cual implica la realización de ejercicios compulsivos.

Características:

  • La edad afectada es entre 17 y 35 años.
  • Distorsión severa de la imagen corporal.
  • Se miran constantemente al espejo.
  • Se pesan varias veces al día.
  • Hacen comparaciones con otros compañeros de gimnasio.
  • Siguen dietas bajas en grasas y ricas en HC y proteínas para aumentar la masa muscular.
  • Compulsión al entrenamiento.
  • Depresión, ansiedad, culpa, malhumor cuando no puede entrenar.
  • La preocupación por el desarrollo muscular interfiere en su desarrollo laboral, social y emocional.
  • Consumo excesivo de proteínas y esteroides anabólicos lo cual puede derivar en: mayor riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares, lesiones hepáticas, disfunciones eréctiles, etc.

TRATAMIENTO DE LOS TRASTORNOS DE LA IMAGEN CORPORAL

Objetivos:

  • Reconstruir una imagen corporal positiva y realista.
  • Trabajar sobre la insatisfacción corporal.
  • Cambiar el discurso y lograr la aceptación del propio cuerpo.
  • Buscar la integración cuerpo-mente.
  • Manejar los impulsos y las tensiones.
  • Replantearse los criterios de belleza y salud.
  • Proveer un espíritu crítico y una visión más amplia frente a la publicidad y los medios.

CONCLUSIONES

  • Cambiando la imagen corporal negativa de una persona se podría evitar la eventual aparición de un trastorno alimentario.
  • Es necesario saber diferenciar el “ocuparse” del “preocuparse” y del “obsesionarse”, y establecer un límite entre lo normal y lo patológico.
  • El cuerpo no es solo un look; sino que a través de él podemos actuar y sentir. Es importante aprender a conectarse con el cuerpo desde el amor, el respeto, el cuidado, la aceptación y la autovaloración, y no desde el odio, el menosprecio, el maltrato, el perfeccionismo y la crítica.

“El cuerpo es una vestimenta sagrada. Es nuestro primer y último traje. Es con lo que entramos a la vida y con lo que nos vamos de ella, debería ser tratado con respeto, con deleite y también con temor, pero siempre a pesar de todo como una bendición” (Martha Graham “Blood Memory”).

Seguinos en Facebook

revista