Todo sobre la presbicia

... Dr. Walter Martínez Gill – Oftalmólogo »

Para saber qué es la presbicia (o vista cansada) debemos comprender que el ojo normal, en reposo, está adaptado para la visión lejana.

Cuando se requiere la visión de objetos próximos: un libro, la pantalla del móvil, la carta de un restaurante… el ojo debe cambiar de foco realizando un esfuerzo conocido como acomodación. Este esfuerzo de acomodación lo realiza el cristalino, que es la lente natural del ojo humano.

En condiciones normales, la imagen penetra en el ojo a través de la córnea y del cristalino hasta proyectarse en la retina mediante un proceso conocido como refracción. Desde la retina, la imagen se transmite al cerebro a través del nervio óptico. Con el paso de los años, el cristalino y los músculos y ligamentos que lo rodean van perdiendo su elasticidad y, con ello, su capacidad de acomodación, lo que provoca, inevitablemente, la presbicia o vista cansada, que se manifiesta en la imposibilidad de ver nítido de cerca. Esta elasticidad no se pierde “de golpe”, sino que se va reduciendo progresivamente a partir de los 40 ó 45 años y durante unos 10 años hasta perderse totalmente. En este momento, el paciente necesitará gafas o lentillas para ver los objetos cercanos.

DESTAQUE La presbicia o vista cansada es la principal anomalía visual que afecta a las personas mayores de 40 años y su incidencia va en aumento.

¿Por qué aparece la presbicia?

En el ojo, hay una parte llamada cristalino que se encarga de enfocar (acomodación): ello permite ver bien de cerca y de lejos. El cristalino es una lente transparente de 1 cm de diámetro, formada por fibras elásticas, que se encuentra detrás del iris. Al mirar un objeto cercano, el cristalino, para adaptar el ojo a la visión, se deforma y se vuelve más esférico. Pero, con el tiempo, esta lente pierde poco a poco las fibras elásticas de su estructura y el poder de deformarse. Se considera que un ser humano, a los 2 años, ve claramente un objeto a 5 cm; a los 6 años, a 7 cm; a los 30 años, a 10 cm; a los 40 años, a 30 cm; a los 50 años, a 50 cm, y a los 70 años, a 2 m.

Existen otros factores que también pueden influir sobre la edad de aparición de la presbicia: mal estado general, estado depresivo o estado de fatiga provocado por una intervención quirúrgica. La calidad de la visión antes de la aparición de la presbicia es también un elemento importante: así, un hipermétrope la sufrirá antes que un miope.

Signos de aviso

Una persona que padece presbicia ve mal los objetos de cerca y lee con dificultad un texto cercano.

Normalmente, busca más luz, separa el libro o el periódico que está leyendo, cada vez le cuesta más enhebrar una aguja, etcétera. En ocasiones, acaba por sufrir dolor de cabeza al final del día o siente quemazón en los ojos, sobre todo por la noche. Al cabo de un cierto tiempo, no puede leer sin gafas.

Gafas

Como aumenta regularmente con la edad, hasta alrededor de los 60 años, hay que llevar cristales cada vez más potentes y cambiarlos cada 4 o 5 años, hasta que la disminución del poder de acomodación se estabiliza completamente.

Existen tres tipos de cristales:

  • Cristales unifocales. Utilizados para la visión de cerca, su inconveniente principal es que molestan para la visión de lejos. Para evitar este problema, pueden utilizarse los cristales de media luna, por encima de los cuales se puede mirar de lejos. No crean ningún problema de adaptación y son los más asequibles.
  • Cristales bifocales. Cuando una persona con presbicia llevaba ya cristales correctores para ver de lejos, se le pueden aconsejar los cristales bifocales o de doble foco: corrigen la visión de lejos en su parte superior y llevan una pequeña ventana en su parte inferior, a través de la cual se mira para ver de cerca. Su principal inconveniente es que no corrigen la visión intermedia.
  • Cristales de foco progresivo. Permiten corregir la visión de cerca y la de lejos, al mismo tiempo. Son los más nuevos y los más perfeccionados. Están formados por una multitud de pequeños focos (invisibles sobre el cristal de las gafas) que corrigen también la visión de cerca y la de lejos, a todas las distancias posibles. Su principal inconveniente es que requieren alrededor de 15 días para que el paciente se adapte a ellos. Este período será menos penoso y menos largo si no se espera mucho tiempo antes de iniciar su uso. Son menos confortables para la lectura prolongada, especialmente en la cama, en posición tumbada.

Estos cristales pueden complementarse perfectamente con unas gafas de cristales correctores de cerca, de foco único.

Lentes de contacto

Todo sobre la presbicia

La calidad de la visión que aportan, tanto de cerca como de lejos, a pesar de los progresos tecnológicos realizados en los últimos años, no iguala todavía la calidad de la visión de las gafas.

No obstante, los pacientes que ya utilizan lentes de contacto para corregir una miopía o una hipermetropía pueden beneficiarse de ellas para la corrección de la presbicia.

Lente intraocular multifocal

El tratamiento para la presbicia con lente intraocular multifocal (visión multifocal) consiste en extraer el cristalino, que ya ha perdido o está perdiendo su capacidad para enfocar de cerca, y sustituirlo por una lente intraocular multifocal, que hace la función de cristalino artificial.

Las lentes de última generación ofrecen tres planos de enfoque fijos (lejano, media distancia y distancia próxima) y es el cerebro el que elije el enfoque más adecuado para cada situación gracias a un procedimiento denominado pseudoacomodación. De esta forma, los pacientes recuperan un rango de visión completo y pueden realizar todo tipo de actividades sin necesidad de utilizar gafas o lentillas, desde leer un libro hasta conducir. Este tratamiento para la presbicia permite eliminar defectos asociados y evita el riesgo de aparición de cataratas.

Tratamiento con láser

El tratamiento para la presbicia con láser (visión combinada o monovisión) es similar al que se utiliza para corregir la miopía. Con este procedimiento corregimos la vista cansada, mejorando mucho la visión intermedia y próxima. Aunque al mirar vemos con ambos ojos, un ojo siempre está más especializado en ver de lejos (ojo dominante) y el otro, en ver de cerca (ojo lector). Mediante el tratamiento con láser se pretende potenciar esta especialización, sin alterar la sensación de visión binocular lejos-cerca, es decir, que el paciente no necesitará gafas o lentillas para la visión lejana y podrá alcanzar un grado de visión próxima adecuado para la vida cotidiana.

Ambos tratamientos para la presbicia son ambulatorios y el tiempo de recuperación es muy rápido. Durante la consulta médica, el oftalmólogo estudiará el caso de cada paciente y le indicará el tratamiento más adecuado a su sintomatología y las características físicas de su ojo.

PRE-OPERATORIO

La consulta previa a la intervención es vital, ya que permite al equipo oftalmológico efectuar diversas pruebas optométricas y oftálmicas con el objetivo de obtener la información necesaria para determinar si el candidato es apto para la intervención y el tipo de procedimiento que se va a emplear.

Todas estas pruebas diagnósticas realizadas permitirán que oftalmólogos altamente calificados interpreten los datos, realicen el diagnóstico e indiquen la técnica más adecuada para tratar la presbicia o vista cansada.

POST-OPERATORIO

El post-operatorio del tratamiento para la presbicia es totalmente indoloro y muy rápido con ambas técnicas, al día siguiente de la intervención el paciente puede comenzar a hacer su vida normal, teniendo unos cuidados básicos. Tras la operación de presbicia con láser, o la operación de presbicia con lente intraocular, los profesionales le darán las recomendaciones necesarias para tener una recuperación óptima.

El oftalmólogo le prescribirá los fármacos que considere necesarios. Además, debe usar muy a menudo la lágrima artificial que le hayan recetado, tantas veces al día como desee.

Aún siendo intervenciones sencillas, el seguimiento personalizado del paciente que se somete a este tipo de cirugías es de vital importancia. El profesional oftalmológico le indicará los plazos y días que debe someterse a revisiones.

Seguinos en Facebook

revista