Todo sobre la enfermedad...

... de las encías - Dra. Ana Campuzano – Odontóloga »

La enfermedad de las encías o enfermedad periodontal es una infección bacteriana que causa una inflamación crónica. Constituye la causa principal del 70% de la pérdida de dientes en adultos y afecta casi al 80% de las personas en algún momento de la vida. La enfermedad de las encías incluye a la gingivitis (la etapa previa de la enfermedad de encías) y la periodontitis (una etapa más avanzada de la enfermedad de las encías).

Causa principal de la enfermedad de las encías

La placa es la causa principal; si no se remueve la placa todos los días con el cepillado y el uso del hilo dental, ésta se endurece hasta convertirse en sarro, que puede ser muy difícil de quitar. Las bacterias de la placa producen toxinas que irritan las encías, causando inflamación y gingivitis. Se produce destrucción del tejido, la encía se separa de los dientes y se forman cavidades. A medida que progresa la enfermedad, las cavidades se profundizan, y la placa y la bacteria avanzan hacia la raíz del diente, destruyendo el hueso de soporte. Los dientes afectados pueden aflojarse y finalmente caer o quizás haya que extraerlos.

Factores que contribuyen a la enfermedad de las encías

  • La predisposicion hereditaria es también un factor, así como el estilo de vida.
  • Una dieta baja en nutrientes puede disminuir la capacidad del cuerpo para combatir una infección.
  • Los fumadores tienen más irritación en los tejidos y aumenta la susceptibilidad a la enfermedad.
  • El estrés puede afectar la capacidad de prevenir la enfermedad y contribuir a una mayor incidencia.
  • Las enfermedades que interfieren con el sistema inmunológico del cuerpo, pueden empeorar el estado de las encías. La enfermedad puede ser más grave en pacientes con diabetes no controlada.
  • Las mujeres embarazadas tienen un elevado nivel de hormonas y, en muchos casos, puede causar un estado temporal conocido como "gingivitis del embarazo", que si no se trata, puede avanzar hasta llegar a ser una enfermedad periodontal.

Signos de advertencia de enfermedad de las encías

Todo sobre enfermedades de las encias

Los signos incluyen: encías rojas, hinchadas y blandas; encías sangrantes al cepillar o usar hilo dental; encías que parecen estar separadas de los dientes; dientes que están flojos o separados entre sí; mal aliento persistente o un sabor desagradable en la boca; modificación en el ajuste de la dentadura postiza parcial. Es probable que no se sientan molestias hasta que la enfermedad haya alcanzado una etapa avanzada. Por eso es importante visitar al odontólogo regularmente.

Tratamientos no quirúrgicos para la enfermedad de las encías

En las primeras etapas, la mayoría de los tratamientos consisten en procedimientos no quirúrgicos como:

  • Limpieza de sarro y alisado radicular: elimina la placa y el sarro del área debajo de las encías y alisa las superficies de las raíces. Un procedimiento de raspaje y alisado radicular es la única forma de eliminar el sarro de esta área. En algunos casos, se indican antibióticos o antimicrobianos para complementar. Esto, en combinación con una limpieza diaria en el hogar, puede revertir la enfermedad de las encías.
  • Mantenimiento periodontal: luego de un raspaje y alisado radicular, limpiezas profundas especializadas pueden reducir la reaparición o el avance de la enfermedad de las encías.

Tratamientos quirúrgicos para la enfermedad de las encías

  • Procedimientos para la reducción de la profundidad de las bolsas periodontales: apertura del tejido afectado para eliminar las bacterias y la acumulación de sarro. Algunos casos requieren que se alise y se le de forma al hueso dañado y a las superficies de las raíces.
  • Regeneración: es similar a un procedimiento de reducción de la profundidad de las bolsas periodontales, aplicando un proceso adicional utilizando membranas, injertos de hueso y proteínas que estimulan los tejidos para la regeneración.
  • Injertos de tejido blando: se toma tejido sano de las encías de la cavidad bucal (paladar) u otras áreas de la boca, para reparar las encías retraídas y cubrir las superficies expuestas de las raíces.

La prevención comienza en el hogar

  • Cepillarse de 2 a 3 minutos, al menos 2 veces por día con pasta dental con flúor y usar hilo dental.
  • Los colutorios pueden eliminar hasta el 20% de la placa, pero no es sustituto del cepillado.
  • Llevar una dieta saludable.
  • Evitar el tabaco.
  • Algunos medicamentos pueden agravar la enfermedad de las encías, como los anticonceptivos orales, antidepresivos y medicinas para el corazón.
  • Programe controles odontológicos regulares.
Seguinos en Facebook

revista