Tips para cuidarse ...

... en las despedidas y fiestas de fin de año - Lic. Lorena Benítez - Nutricionista »

Lic. Lorena Benítez - Nutricionista

No es necesario dejar de disfrutar en esta época tan importante del año en la que se presentan muchas oportunidades para compartir en familia.

Una recomendación básica es que, ante una cena especial, no se deben hacer ayunos durante el día, sino respetar los horarios de cada comida, que además, deben ser bajas en calorías para compensar los excesos calóricos de la noche. Ayunar no es una buena técnica porque puede generar episodios de ansiedad.

Llegada la hora de la cena, elija qué comer sin prohibiciones pero con moderación, reduciendo en lo posible el tamaño de la porción y no saciándose con el exceso.

Sírvase un plato de comida, sin repetición y escuche al cuerpo cuando dice “basta”. No coma con la emoción.

La manera de armar el plato

Hay que completar la mitad con verduras, como rúcula, espinaca, tomate, cebolla, espárragos o brócoli. Esto es fundamental, la mitad del plato debe ser verde, lleno de vegetales que equivalgan a dos puños de la mano.

Cuando sirva la proteína, que puede ser pavo, pollo, cerdo o asado vacuno, intentar que ocupe solo un cuarto del plato. Y por último, cuando agrega los carbohidratos, como legumbres, arroz o puré de papa o batata, que ocupe el cuartito restante del plato.

Lo mejor que se puede hacer es comer despacio, aprovechar el momento, la charla. Intentar disfrutar sacándole el foco a la comida y a la bebida. Si comemos más lento, nos llenamos más rápido y no sentimos ganas de seguir picando.

No olvidar la rutina de ejercicios físicos, así se reducirá la ansiedad y esas ganas de comerse todo. Intentar cumplir los 10.000 pasos diarios para mantenerse activo.

Tips para cuidarse en las despedidas y fiestas de fin de año Sobre las bebidas alcohólicas

Puede tomarse la copita de vino tinto, esta bebida está llena de antioxidantes y no aporta tantas calorías. Recuerde que las calorías del alcohol suelen causar estragos en el cuerpo, por lo tanto, intente evitar el consumo exagerado del mismo. No olvidar tomar agua, siempre elegirla como la bebida previa o principal para la cena.

El postre ¡un tema importante!

Uno cree que debe decir NO, que es el momento de lo prohibido, pero esto no ayuda a la conducta, ya que si no comemos el postre, nos quedaremos pensando en el deseo y mañana comeremos el doble. Así que, no diga que no, la estrategia es compartirlo y disfrutarlo reduciendo el tamaño de la porción.

¿Qué hacer al día siguiente?

Se puede tomar un jugo verde: 1 taza de té verde, 1 puñado de espinacas, el jugo de 1 limón, unos trocitos de piña, edulcorante y 1/2 cucharadita de jengibre rallado o en polvo.

Lo ideal es que los días anteriores y posteriores a tantas reuniones consecutivas, se realice un plan alimentario rico en frutas y verduras; no olvidar hidratarse y el ejercicio físico.

“La clave está en planificar lo que se comerá durante el festejo y los días siguientes. También qué cantidad de alimentos se prepararán para evitar las sobras y la tentación de seguir comiendo. Hay que tener presente que en este tipo de festejos se duplica y hasta triplica la disponibilidad calórica que hay en la mesa en relación a una cena habitual.”

Seguinos en Facebook

revista