Terapia celular ...

... o celuloterapia - Dr. Jorge Vacante - Médico de flia., Nutricionista »

Dr. Jorge Vacante - Médico de flia., Nutricionista

La terapia celular, es un procedimiento médico cuyo principal objetivo es la cura o mejoría del paciente, mediante la oferta de material biológico específico de alto poder vital, que las células en disfunción emplearán para su reparación y revitalización.

Estos materiales biológicos se obtienen de animales vacunos y porcinos (fetales o neonatos). Los tejidos del cerdo son, a mi criterio, los más parecidos en lo químico, biológico, fisiológico y morfológico, al tejido humano. Se atribuyen efectos más potentes a los preparados derivados de órganos de cerdo, que a los obtenidos de las vacas o las ovejas. Hablamos de la única terapia que va al origen de la enfermedad, reponiendo el material vital similar al que se va desvitalizando.

No es una terapia nueva, más bien es poco difundida. El comienzo de la celuloterapia se podría considerar el 1 de abril de 1931, cuando el Dr. Paul Niehans, afamado cirujano especialista en injertos glandulares, fue llamado para atender a una paciente a la que se le había extirpado la glándula paratiroides por un error quirúrgico. Ante la gravedad del cuadro, el médico decide realizar la fina trituración de paratiroides ovinas e inyectarlas a la paciente en la zona clavicular. La paciente se curó, recibió otros implantes y vivió 22 años más.

La celuloterapia es un método que debe ser realizado únicamente por médicos, teniendo en cuenta todos los elementos de diagnóstico y tratamientos disponibles. Su rol es fundamental en la prevención del envejecimiento, pero también puede utilizarse en cualquier momento de la vida, cuando se observen trastornos en las funciones orgánicas.

El intenso desgaste de la vida diaria lleva al envejecimiento precoz del organismo, hoy día esto se traduce a una realidad, en la cual los pacientes que acuden para recibir este tratamiento no superan los 40 años. Lo que hace la celuloterapia es mejorar y revertir los procesos de envejecimiento que se han desarrollado demasiado rápido.

Los elementos que se aplican poseen una energía vital mucho más elevada, que aquellos que posee la persona receptora; teniendo en cuenta que estos materiales provienen de células embrionales o muy jóvenes. Fundamentalmente, la revitalización de los tejidosórganos o glándulas, implica un aporte equivalente al que poseía entre tres y diez años antes, mejorando el funcionamiento, la calidad y la expectativa de vida.

terapia celular o celuloterapia ¿A qué enfermedades beneficia la celuloterapia?

Excelentes resultados en: enfermedades reumáticas (artrosis, artritis, etc.), del sistema nervioso, renales, insuficiencias sexuales, estrés, afecciones hepáticas crónicas, diabetes, trastornos de la circulación periférica, enfisema pulmonar, arterioesclerosis, degeneraciones del tejido, envejecimiento prematuro con pérdida de la vitalidad, agotamiento físico y mental, patologías de la piel (psoriasis, dermatitis, acné, celulitis), patologías digestivas (colon irritable, gastritis, diverticulosis, constipación, etc.).

Las condiciones nutricionales de un individuo, influye en el proceso del envejecimiento, al mismo tiempo, las características de este último imprimen modificaciones apreciables en el estado nutritivo, estableciéndose de esta manera una relación permanente que se mantiene hacia el término del ciclo vital.

Alfin – Slater sostiene que el envejecimiento es un proceso biológico complejo, en el cual disminuye la capacidad para la autoconservación (recordemos la importancia de la terapia celular para revitalizar los tejidos, órganos y glándulas).

Desde hace varios años se investiga la relación existente entre una dieta hipocalórica y la longevidad de los seres vivos. Entre tantas dietas que circulan, la dieta baja en calorías (menor ingesta de hidratos de carbono y grasas) es la única que con certeza mejora la salud y alarga la vida.

Desde el año 2000 se reconoce que en el interior de las células existe una sustancia llamada sirtuina, que cuanto más activa se encuentre, más se prolonga la vida celular. Una dieta baja en calorías es un factor importante para que la sirtuina no esté inactiva en el interior de la célula, sino que, por el contrario, se despierte y funcione más, por lo cual la célula vive mucho mas tiempo. Los polifenoles presentes en el vino, las frutas, las verduras y el aceite de oliva (quercetina, resveratrol), son notables activadores de la sirtuina.

Las dietas, en cuya composición se encuentren restringidas las calorías, reducen los daños oxidativos a las células y los órganos, lo que en condiciones normales aumenta con la edad.

Alimentos recomendados para combatir los radicales libres:
  • VITAMINA C (cítricos – tomate – brócoli – coliflor – locote – uvas – melón).
  • VITAMINA E (semillas – aceite de soja – maíz – girasol – germen de trigo – frutos secos yema de huevos).
  • VITAMINA B (cereales – legumbres – frutas – levadura de cerveza – carnes – pescados mariscos y huevos).
  • BETACAROTENOS (alimentos de color naranja o amarillo intenso, por ejemplo, calabaza o melón).
Seguinos en Facebook

revista