Tabaquismo: Un ...

... asesino fugitivo - Dr. José Manuel Fusillo - Neumólogo »

Cifras sobre el tabaquismo

El tabaquismo en Paraguay, y como en todo el mundo, se asocia estrechamente con los principales indicadores de morbilidad y mortalidad, que atañe a enfermedades cardiovasculares, pulmonares y diversos cánceres, por lo que constituye un importante problema de salud pública, tanto por su aspecto invalidante como por su elevada letalidad. Datos de trabajos nacionales indican que más de 700 personas mueren cada año como consecuencia directa del consumo de tabaco.

El tabaco es el único producto de venta libre que puede matar a la mitad de sus consumidores, los datos del Reporte Mundial sobre el tabaco de la OMS informa que cada año fallecen más de 7 millones de personas en todo el mundo por enfermedades asociadas al consumo de tabaco, de las que más de 6 millones son consumidores del producto y alrededor de 890.000 (muertes prematuras) son no fumadores expuestos al humo de tabaco ajeno. Dicho de otra forma se estima que cada 8 segundos, muere una persona debido al consumo de tabaco; esto equivale a 95 aviones estrellándose todos los días.

Sólo uno de cada tres países, que representan un tercio de la población mundial, hace un seguimiento del consumo de tabaco, para lo cual realizan sistemáticamente, cada cinco años, encuestas representativas entre jóvenes y adultos de todo el país. No existe un nivel seguro de exposición al humo de tabaco, ni siquiera para la exposición pasiva. En los adultos, la exposición al humo pasivo causa graves trastornos cardiovasculares y respiratorios, en particular coronariopatías y cáncer de pulmón. Entre los lactantes causa muerte súbita. En las mujeres embarazadas ocasiona bajo peso ponderal del recién nacido; siendo la causa de alrededor de 890.000 muertes prematuras cada año.

Tabaquismo: Un asesino fugitivo

Abandonar el tabaco

La mayoría de los fumadores que conocen los peligros del tabaco desean dejarlo. El asesoramiento y la medicación pueden duplicar con creces la probabilidad de que un fumador que desea abandonar el tabaco lo consiga. Pero la realidad muestra que sólo 24 países, que representan el 15% de la población mundial, disponen de servicios nacionales integrales para ayudar a los consumidores a dejar de fumar y que no existe ningún tipo de asistencia para dejar de fumar en una cuarta parte de los países de bajos ingresos.

En nuestro país aún tenemos mucho por hacer para alcanzar las metas estipuladas en el convenio marco. La voluntad política debería acompañar los esfuerzos sanitarios en enfrentar un flagelo que mata anualmente a más personas que el VIH/Sida, los accidentes de tránsito, el alcoholismo, las drogas ilegales, los homicidios y los suicidios, juntos.

Seguinos en Facebook

revista