El soplo ...

... cardíaco en el niño - Dra. Nancy Garay Echeverría – Cardióloga Pediatra »

A muchos niños les detectan un soplo cardíaco en algún momento de su vida, como consecuencia muchos padres temen lo peor para sus hijos, pero es importante saber que en realidad es un diagnóstico habitual y que no debería de generar excesiva preocupación. Pero entonces, ¿qué es un soplo cardíaco?

El soplo cardíaco es un ruido que se escucha con el estetoscopio cuando se ausculta el corazón. Ese ruido silbante, chirriante o áspero es diferente al ruido del latido normal.

Cuando se escucha el ruido caracterizado como soplo, hay que diferenciarlo del soplo inocente cuya presentación es frecuente en los niños y, que como su nombre lo dice, es un ruido "inocente" que aparece en el ciclo cardíaco pero que no es no es secundario a ninguna enfermedad cardíaca.

Se presenta en la etapa de crecimiento rápido del niño que va desde la lactancia a la edad preescolar y, conforme el niño crece, va desapareciendo y no necesita ningún tipo de tratamiento especializado. El niño no presenta ningún síntoma ni signo de descompensación, tiene buen crecimiento, buena alimentación, no se cansa al realizar ningún tipo de actividad física deportiva recreativa o competitiva, por lo cual no es necesario que las suspenda.

El soplo cardíaco en el niño

Por otro lado, existe lo que se denomina un soplo cardíaco patológico que por lo general es secundario a una cardiopatía congénita o adquirida.

Existen diferentes tipos de gravedad y repercusión, algunos se presentan al nacer y se deben a cardiopatías de gravedad que requieren de tratamiento de manera urgente o precoz.

Asimismo, existen otras cardiopatías que también son congénitas, se escuchan los soplos pero no revisten gravedad y no necesitan ningún tipo de tratamiento, solo acompañamiento.

Hoy día casi todas las cardiopatías congénitas de los niños pueden ser tratadas en forma exitosa y la calidad de vida del niño diagnosticado y tratado a tiempo es excelente, igual a la de un niño sin cardiopatías.

Seguinos en Facebook

revista