Síntomas del ...

... exceso de vitaminas »

Aunque su ingesta calórica sea elevada, el organismo sabe eliminar los excesos de estos micronutrientes por la orina o las heces. Otra cosa bien distintaT son los abusos de suplementos polivitamínicos.

Damos a continuación una lista de los síntomas y dolencias que pueden producir en el organismo un consumo exagerado de las distintas vitaminas.

Exceso de vitamina A

Es un micronutriente presente, en buenas cantidades, en casi todos los alimentos que ingerimos. Por eso, salvo casos excepcionales, no es necesaria una suplementación. Se acumula en el hígado y puede llegar a ser tóxica (incluso si se consume a través de la dieta) cuando se asocia con fallo hepático y/o problemas de alcoholismo.

Los síntomas son variados y van desde vómitos, náuseas o mareos, hasta anemia, fracturas o dolencias psíquicas de gravedad.

Exceso de vitamina B

Los micronutrientes de este grupo son imprescindibles para que todos los órganos vitales funcionen de manera adecuada. Sea especialmente prudente con:

  • La B3 o niacina, ya que puede generar una parada hepática o defectos graves en el feto.
  • Dosis mayores de 1000 mcg de ácido fólico pueden generar fallos cardíacos, enmascarar las anemias e interferir con otros medicamentos. También se está asociando, aunque los estudios aún no son concluyentes, con ciertos cánceres cuando hay una ingesta elevada.

Exceso de vitamina C

síntomas del exceso de vitaminas

La intoxicación, en algunas personas, se produce consumiendo más de 2000 mg diarios (20 veces más que la cantidad recomendada y correspondiente, por ejemplo, a 40 kilos de naranjas diarias o a 50 de melón). Puede producir cálculos en el riñón, diarrea, dolencias en el intestino y calambres.

Exceso de vitamina E

Para que le intoxique este antioxidante por vía alimentación, tendría que consumir, por ejemplo, 20 litros de aceite de girasol o 40 kilos de almendras a diario. Eso sí, si se alcanza los 1000 mg al día, va produciendo una pérdida paulatina de calcio. Primero se caerán dientes, pelos y uñas. Después, tendrá problemas óseos de importancia.

Aunque las cantidades reseñadas son enormes, tenga en cuenta que en ciertos gimnasios de culturismo o musculación se venden preparados con dosis elevadas de este micronutriente, necesario, por otro lado, cuando se hace ejercicio físico intenso.

Tiene que tener prudencia y cuidado extremo con estas pastillas, ya que con la alimentación, como estamos estudiando, es casi imposible una intoxicación.

Exceso de vitamina D

Puede causar hipertensión arterial y cálculos que pueden depositarse en cualquier lugar del cuerpo. En situaciones extremas, raramente infrecuentes, puede dejar sin funcionamiento a los riñones. Sí es frecuente el nerviosismo, los vómitos, la inapetencia, la sed constante y, por tanto, el aumento de la orina.

Para llegar a sufrir estas dolencias y llegar a los niveles que se consideran tóxicos, habría que consumir diariamente alrededor de 100 kilogramos de pescado azul, tipo arenque, atún o angula.

Ni tiene que decir que estas cantidades, como las anteriores reseñadas para otras vitaminas, son muy difíciles de ingerir incluso para una persona con tendencia a la gula o extremadamente glotona.

Otra cosa es el abuso de pastillas, suplementos o píldoras, a veces, para conseguir efectos de dudosa eficacia.

Seguinos en Facebook

revista