Síndrome sinobronquial

... Dr. Bernardo Sánchez – Pediatra neumólogo »

El síndrome sinobronquial es una combinación de síntomas respiratorios de las vías respiratorias bajas secundarios a un proceso inflamatorio de los senos paranasales. Se presenta cuando hay rinorrea posterior o catarro retronasal, que origina una reacción de broncoespasmo, poca movilidad ciliar y acumulación de moco.

El síndrome sinobronquial, puede ser causada por alergias, una infección o puede ser crónica. La enfermedad pulmonar puede ser de varios tipos; como la bronquitis infecciosa aguda, bronquitis crónica, episodios recurrentes de la bronquitis, o el asma.

Se debe a un goteo constante de las secreciones inflamatorias o infecciosas, de la parte posterior de la nariz hasta la parte posterior de la garganta. Ésto puede causar irritación de la garganta y constricción bronquial por un reflejo transmitido por el sistema nervioso. El “goteo post-nasal” de las secreciones inflamatorias de la vía aérea superior, puede crear una reacción inflamatoria secundaria en los pulmones.

¿Cuáles son los síntomas del síndrome sinobronquial?

En el síndrome sinobronquial, se presentan una serie de síntomas respiratorios como sibilancias, tos productiva, obstrucción nasal, fiebre, dolor de cabeza, opresión en el pecho, al que pueden acompañar signos de inflamación o infección de los senos paranasales: dolor y sensibilidad en los mismos.

En muchos casos hay una tos constante que se hace más intensa por la noche al acostarse el niño, normalmente no es exagerada y se debe en gran parte a un reflejo de las secreciones que se producen en los senos paranasales y la nariz, por donde también puede existir la salida de moco, en ocasiones amarillo o verdoso, en otras en tonos más claros. También puede existir una inflamación de la garganta, que lleva al pequeño a disminuir su apetito. Otros síntomas pueden ser: prurito nasal, faringe y ojos, obstrucción y secreción nasal, pérdida del olfato.

Además de lo antes mencionado será necesario determinar la posibilidad de un padecimiento alérgico, así como el antecedente de atopía familiar y también descartar la posibilidad de que el paciente esté expuesto al humo del cigarrillo.

¿Cómo se diagnostica el síndrome sinobronquial?

Sindrome sinobronquial

Para el diagnóstico se debe realizar una buena investigación de los síntomas clínicos, sobre todo por su relación directa con los signos y síntomas de sinusitis. Puede existir un cuadro de sinusitis de mucho tiempo con recaídas. La sinusitis en niños son raras veces de carácter infecciosa, como en los adultos, por lo que la alergia juega un papel preponderante.

Ayudan al diagnóstico las radiografías de los senos paranasales y de tórax. La tomografía también puede ser un buen recurso. Lo que pasa en la nariz pasa también en el resto del árbol respiratorio y debe considerarse como una patología única, por lo tanto no debe darse tratamiento por separado.

¿Cuál es el tratamiento del síndrome sinobronquial?

Este cuadro requiere manejo específico, podemos citar rápidamente la higiene nasal y medidas generales. Además, se pueden usar nebulizaciones o aerosoles con esteroides. Controlando la alergia desaparece por lo general la sintomatología catarral, así como la reactividad bronquial. Mantener los síntomas del asma bajo control puede reducir los riesgos de desarrollar sinusitis grave. En algunos casos el uso de los antibióticos están indicados.

El tratamiento va en función de la causa (sinusitis) y de los síntomas, muchas ocasiones el uso de broncodilatadores y esteroides tanto orales como sistémicos es necesario, los cuales deben ser indicados por el médico especialista.

Los pacientes pediátricos con sinusitis crónica o recurrente requieren remisión a un otorrinolaringólogo o al neumólogo pediatra para valoración e instalación de un tratamiento. En niños es muy común que una sinuistis mal diagnosticada o mal tratada se convierta en un síndrome sinobronquial al complicarse con secreciones en los bronquios.

Seguinos en Facebook

revista