Síndrome de intestino ...

... irritable y síndrome de intestino permeable - Dr. Jorge Vacante - Médico de flia., Nutricionista »

El síndrome de intestino irritable (SII) es el mal funcionamiento del tracto digestivo, que no cumple las funciones de movilidad natural de los alimentos, para que los nutrientes sean absorbidos y los residuos, excretados. Esta mala actividad, poco a poco, genera la permeabilidad del intestino, permitiendo el paso de proteínas no digeridas, bacterias y gérmenes, que harán que el organismo trate de defenderse de las toxinas generadas.

INCIDENCIA Y FACTORES DE RIESGO DEL S ÍNDROME DE INTESTINO IRRITABLE

El 10% a 20% de las personas padecen síndrome de intestino irritable. Muestra una clara predilección por las mujeres (de 14-24% frente al 5-19 % en los varones). Suele aparecer antes de los 35 años, disminuyendo su incidencia a partir de los 60 años. Es más frecuente en pacientes con otras patologías digestivas funcionales (sobre todo dispepsia no ulcerosa), en mujeres con alteraciones ginecológicas (dismenorrea), y en pacientes con enfermedades psiquiátricas (bulimia, depresión, esquizofrenia). Los factores predisponentes son: dieta pobre en residuos, estrés emocional, uso de laxantes.

Síntomas del s índrome de intestino irritable

El diagnóstico se realiza según los Criterios Diagnósticos para Desórdenes Funcionales Intestinales (ROMA). Presencia durante por lo menos 3 meses de síntomas continuos o recurrentes, que incluyen:

  • Dolor o incomodidad abdominal después de comer, que se alivia tras la defecación y/o se asocia a un cambio en la frecuencia de la defecación o evacuación; y que suele respetar el sueño.
  • *2 o más de los siguientes síntomas, al menos durante el 25% del tiempo (3 meses):

  • Meteorismo o distensión abdominal.
  • Presencia de moco en la materia fecal.
  • Alteración en el paso de la materia fecal (urgencia o sensación de evacuación incompleta).
  • Alteración en la forma de la materia fecal (heces acintadas, tipo bolita, etc.).
  • Frecuencia alterada de las deposiciones (más de 3 por día o 3 por semana).

EL SÍNDROME DE INTESTINO PERMEABLE

Síndrome de intestino irritable y síndrome de intestino permeable

Es una condición que se da a nivel microscópico y que no se puede ver en absoluto en el intestino delgado. Si está bajo estrés psicológico o si el tracto digestivo está bajo tensión, las células que conforman las paredes intestinales no son tan saludables como deberían ser, y pueden permitir que los alimentos no digeridos plenamente, desperdicios metabólicos y bacterias, que debieron ser confinados por el tracto digestivo, escapen por su torrente sanguíneo. También, el sistema inmunológico podría confundirse y comenzar a atacar a su propio cuerpo como si fuera su enemigo (autoinmunidad).

Causas de la reacción del sistema inmunológico

  • Cuando el sistema inmune no puede resolver el problema en el intestino, puede causar inflamación en cualquier parte del cuerpo, que puede manifestarse como: acné, alergias, cansancio, artritis, depresión, crisis de enfermedades autoinmunes y muchos problemas comunes, tales como problemas de memoria. Las infecciones son responsables de una permeabilidad intestinal alterada.
  • Productos tóxicos:alcohol, AINE, antibióticos, dietas desequilibradas, bacterias (colobacilos, estafilococos, estreptococos, etc.), productos cárnicos y grasas saturadas, cafeína, azúcares simples y de aditivos responsables.
  • La hiperpermebilidad intestinal está relacionada con muy diferentes patologías: enfermedad de Crohn, candidiasis, asma, artrosis, artritis reumatoide, espondilitis anquilosante, alergias e intolerancias alimentarias.

Recomendaciones generales

  • Masticar y ensalivar bien los alimentos.
  • Tratar de eliminar, si se conoce, la causa de las posibles inflamaciones intestinales.
  • Eliminar el consumo de alcohol, picantes, café (incluso cuando es descafeinado).
  • Evitar el excesivo consumo de carnes grasas y sus derivados.
  • Evitar la comida chatarra.
  • Realizar una buena ingesta de vegetales y frutas.
  • Aumentar el consumo de fibra, sobre todo del tipo soluble.
  • Evitar los alimentos fritos, ya que generan sustancias irritantes para el intestino, como la acroleína y el butírico.
  • Evitar la leche, ya que la lactosa que contiene no es bien digerida por muchas personas, produciéndoles irritación y disbacteriosis.

Alimentos adecuados

  • Aguacate:antiinflamatorio y protector de la mucosa.
  • Ajo:antibiótico natural que permite el reequilibrio de la flora intestinal normal.
  • Alfalfa:contiene enzimas que mejoran los procesos digestivos y combaten las fermentaciones
  • Probióticos:reequilibran la flora bacteriana intestinal.

Frutas, verduras, entre otros

Arándanos:

  • Arándanos:en disbacteriosis intestinal.
  • Avena:aporta fibra soluble y es protectora normalizadora del tránsito intestinal.
  • Calabaza:protectora de la mucosa.
  • Cebolla:antibiótico natural sobre las bacterias que pueden afectar el aparato digestivo.
  • Col:antiinflamatoria de la mucosa gástrica, por su contenido en glutamina.
  • Mamón:rico en papaína, ejerce también una acción antiséptica contra numerosos gérmenes patógenos.
  • Piña:contiene bromelaína, que facilita la digestión de las proteínas.
  • Mandioca:suavizante, desinflamatoria y regeneradora de la mucosa intestinal.

Complementar con:fibra, probióticos, enzimas digestivas, L-glutamina (su actividad aumenta si va unida a la L-arginina) eficaz para tratar la infecciones intestinales y excesiva permeabilidad intestinal, vitamina A, Indol 3-carbinol, complejo B.

Seguinos en Facebook

revista