La sexualidad de ...

... nuestros hijos - Dra. María Mayeregger - Master Universitaria en Educación Sexual, Terapia y Género »

Aunque todos somos sexuados desde antes de nacer y hasta la muerte, no conocemos la amplitud y riqueza de la sexualidad, que implica una concepción mucho más amplia que la genitalidad; se va construyendo por la delicada interacción de la biología de nuestros cuerpos, la afectividad, el amor, la comunicación y la cultura que nos rodea.

Hasta los 3 años de edad

Mientras se desarrolla el lenguaje, se adquiere la identidad sexual que se completa a los 3 años cuando se siente varón o mujer; esta es una etapa trascendente que puede pasar inadvertida para los adultos. En este momento, el niño o la niña define si acepta psicológicamente los genitales con los que nació. Esta identidad sexual también llamada identidad de género, expresa la forma de considerarse a sí mismo como “varón” o “mujer”. Este frágil y breve trayecto determina el “sexo psicológico irrenunciable” de la persona, que lo acompañará toda su vida.

Entre los 4 a 6 años de edad

Se adquiere la constancia del rol de género, es decir la forma de mostrarse como varón o mujer, es la expresión pública de la identidad sexual -de género-, asumida en su medio cultural. Estos roles de género se van formando desde el nacimiento, bajo la responsabilidad primero de la familia, la ropa, los juguetes, los dibujos animados. El niño, se espera que sea fuerte, competitivo, “super poderoso”; y la niña, que sea señorita, sensible, sumisa, más dulce y suave. Es importante aceptar que las diferencias biológicas y de conductas entre el varón y la mujer no deben predisponerlos a actuar como opuestos.

Entre los 8 a 12 años

La sexualidad de nuestros hijos

Durante la pubertad se construye la orientación sexual erótica y afectiva hacia el sexo opuesto (heterosexual), el mismo sexo (homosexual) o ambos (bisexual). Muchos adultos piensan que no se debe perturbar la inocencia de la infancia y la niñez, por lo que privan a los niños y adolescentes de los conocimientos que ofrece la educación en sexualidad para acompañarlos en este proceso. La identidad sexual o de género (acepto psicológicamente los genitales con los que nací), el rol de género (expreso que soy masculino o femenino, de acuerdo con lo que la sociedad espera de mí) y la orientación sexual afectiva (soy heterosexual – homosexual), se construyen en los primeros 12 años de la vida de nuestros hijos.

Las creencias que generan los mitos sociales sobre sexualidad e infancia

  • “Las niñas y niños no practican juegos sexuales, no hablan de sexo, no tienen comportamientos sexuales ni intereses sexuales. En consecuencia: la Educación en Sexualidad incita a niños y niñas a tener comportamientos sexuales no deseados”.
  • “La sexualidad se manifiesta a partir de la adolescencia y es en ese momento cuando se podría autorizar la Educación en Sexualidad, siempre que hable de abstinencia y de los riesgos que respondan a los valores de la sociedad.”

Estos pensamientos y prácticas no permiten que las personas lleguen a conocer lo que abarca la sexualidad en general y las suyas propias, en ocasiones por el resto de sus vidas.

Seguinos en Facebook

revista