Ser saludable: ...

... Una cuestión de equilibrio - Lic. Fátima Rojas Villanueva - Nutricionista - Especialista en Manipulación de Alimentos Nivel Alto Riesgo »

Lic. Fátima Rojas Villanueva

El cuerpo humano es un organismo intrincado y extraordinario con muchos sistemas independientes. Cuando todos los sistemas del cuerpo funcionan de la manera en que fueron diseñados, disfrutamos de una buena salud, la cual nos capacita para afrontar los desafíos y los placeres de la vida con armonía, vigor y competencia.

Para el correcto funcionamiento y equilibrio del cuerpo se necesita:

  • Nutrientes balanceados que apoyen los diferentes sistemas del cuerpo, desde el corazón y los vasos sanguíneos, los pulmones, los nervios, los músculos y los huesos, el tracto intestinal y las glándulas.
  • Actividad física que mantenga esos sistemas acondicionados y en forma.
  • Suficiente relajación y actividad que alivie la tensión y promueva el bienestar así como el equilibrio emocional.

LOS CAMBIOS POSITIVOS TRABAJAN UNIDOS

Todo lo que se hace para ayudar a mejorar nuestra calidad de vida nos beneficia, sean estos unos minutos al día para meditar, elegir la fruta adecuada para comer o simplemente salir a caminar. Pero de lo que tal vez no nos demos cuenta es que esos pasos son parte de una sinergia, es decir, que su efecto combinado es mayor que la suma del impacto de cada uno de esos pasos por separado.

Por ejemplo consumir más granos enteros, frutas y verduras frescas y eliminar alimentos que contengan grasas saturadas disminuirán el riesgo de padecer enfermedades. Y si aumentamos nuestro nivel de actividad física a un total de 30 a 40 minutos diariamente, ayudará a descender o evitar los factores de riesgo de enfermedades metabólicas. Pero si mejoramos nuestros hábitos alimentarios y aumentamos la actividad física en conjunto, los beneficios serán mayores.

Tal vez piense que los pequeños cambios como caminatas diarias, beber suficiente cantidad de agua o consumir un desayuno saludable no hacen diferencia; sin embargo, además de mejorar su salud diaria, le otorga una mejor calidad de vida.

BENEFICIOS DE UNA VIDA EQUILIBRADA

Son varios pero los podemos enumerar en los siguientes puntos:

  • Reduce significativamente los riesgos de padecer enfermedades, ayudándole a disminuir los factores de riesgo con respecto a enfermedades cardiovasculares, hipertensión arterial, diabetes, obesidad, alteraciones musculoesqueléticas y otras enfermedades asociadas. Todas ellas se relacionan directamente con los estilos de vida que escogemos. La gran mayoría de las enfermedades crónicas comparten muchos de los mismos factores de riesgos que pueden ser causadas por los malos hábitos alimentarios y la falta de actividad física (sedentarismo).
  • Ayuda en las actividades diarias: el acondicionamiento físico es la capacidad de llevar a cabo de manera cómoda todas las actividades de la vida diaria. Músculos fuertes y en buen equilibrio contribuyen a la movilidad; consumir alimentos ricos en calcio, y participar en actividades al aire libre ayudan a mantener huesos saludables; el peso adecuado, una buena alimentación y mantenerse activo pueden mejorar la salud de sus articulaciones.
  • Controla la presión arterial: algo tan sencillo como subir escaleras, caminar alrededor de la cuadra todas las mañanas, ayuda a mejorar la presión. Varias investigaciones sugieren que la actividad física regular en realidad protege las células de una reacción que hace que la presión arterial se eleve. Consumir alimentos ricos en antioxidantes, como frutas y verduras, disminuir o moderar el consumo de sal ayudan a lograr estos objetivos de mantener la presión arterial en niveles normales.
  • Mejora el ánimo y lo mantiene alerta; la actividad regular ayuda a prevenir la depresión y la ansiedad. Y cada vez hay más evidencias de que una alimentación equilibrada conjuntamente con una actividad física puede hacer que nuestra mente se mantenga despierta en esos años de longevidad. La actividad física, en particular, puede ayudarnos a preservar funciones cognitivas y posiblemente retrasar la enfermedad de Alzheimer, u otros tipos de demencia senil.
  • Logra un peso saludable; debido al número creciente de personas que padecen sobrepeso/obesidad y por el impacto negativo que esto tiene en la salud; el tratamiento ideal es la prevención, pero una vez instaurada la enfermedad, la dieta hipocalórica va a ser el primer paso del tratamiento. Lo más saludable es conseguir y mantener un peso adecuado y estable. Las oscilaciones de peso, perdiendo y ganando varios kilos, repetidas veces, resultan perjudiciales para la salud y hacen que cada vez resulte más difícil perder la grasa acumulada
  • Lo hace verse bien: un estilo de vida saludable ayuda a que nos veamos mejor, otorgando esa chispa de entusiasmo.
Ser saludable: Una cuestión de equilibrio

LA DECISIÓN ES NUESTRA

¡Estos son algunos de los grandes beneficios que nos esperan! Solo se necesita un esfuerzo constante para volver a tener equilibrio y salud.

¿Cuántas veces nos hemos rendido intentando mantener un estilo de vida saludable?

Podemos dar un giro radical con voluntad y tomando decisiones correctas en cuanto a buena nutrición y actividad física acordes a las necesidades de cada persona. Hacer cambios pequeños y periódicos a lo largo de muchas semanas, meses y años es la forma de establecer nuevos patrones que se adhieren a nuestras vidas.

Dentro de este proceso existen etapas de cambio, aunque se trate de uno pequeño, es difícil. ¿La clave? Comprender y asumir cómo suceden esos cambios por etapas.

ETAPA 1: NO ESTÁ LISTO. Todavía no está listo para los cambios en su vida.

ETAPA 2: PENSAR EN ELLO. Identificar los cambios que desea realizar.

ETAPA 3: PREPARARSE PARA ACTUAR. Realizar planes concretos para llevarlos a la práctica.

ETAPA 4: ACTUAR. Comenzar a poner en práctica el plan.

ETAPA 5: CONTINUAR. Por medio de la práctica, el hábito se convierte en hábito. Dependiendo de la naturaleza del cambio y de las realidades personales, hacer que el cambio se convierta en un hábito establecido puede durar semanas o meses, para llegar a adquirir esos hábitos que brindan equilibrio.

Estos puntos nos ayudarán a mantener además de una vida saludable, el equilibrio en nuestro organismo y con ello a mantenernos SANOS.

Y recordemos que: “Si no sabemos a dónde vamos, podríamos terminar en cualquier parte” (Proverbio antiguo).

Seguinos en Facebook

revista