Ser diabético en ...

... época de las fiestas de fin de año - Dr. Jorge Vacante – Médico de flia., Nutricionista »

Las fiestas de Navidad y Año Nuevo están estrechamente ligadas al exceso, a mesas donde la bebida y la comida abundan…

Para muchas personas, el 24 y el 31 de diciembre son días en que todo está permitido a la hora de sentarse a la mesa. Y así, al cabo de cada comida de Navidad o Año Nuevo, se pueden llegar a consumir unas 10.000 calorías, el equivalente a unos 5 días de dieta normal, y pesar entre 2 a 4 kilos de más en la balanza.

Pero los problemas que las comidas copiosas generan en épocas de altas temperaturas no se limitan al posterior aumento de peso. También pueden traer aparejados otros trastornos para la salud, que afectan a obesos y delgados por igual.

Durante esos días, las consultas por dolor abdominal, dispepsias y náuseas son más frecuentes. Los excesos en la comida y bebida, dormir poco y cambiar el ritmo habitual de vida, son más riesgosas entre personas mayores de 60 años o enfermedades como la diabetes e hipertensión.

En la mayor parte de los casos el régimen habitual del diabético se compone de alimentos que pueden ser fácilmente obtenidos, tales como carne, huevos, queso, vegetales, frutas, lácteos, aceite de oliva, pescado, cereales y pan.

El diabético debe recordar que sus ojos podrán reemplazar a la balanza, siempre que haya observado cuales son las cantidades de alimentos que ingiere.

Ser diabético en época de las fiestas de fin de año

TIPS

  • Siempre realizar las 6 comidas diarias.
  • Procurar hacer una colación antes de la cena. Esto permite llegar con menos apetito y elegir opciones más saludables.
  • Entre los alimentos que se recomiendan para iniciar la comida están los vegetales crudos, y no solo en ensaladas; sino también como crudités en bastones, como las zanahorias, pepinos y zucchinis con limón y locotes.
  • Los frutos secos son muy buenos pero ricos en aceite y grasas, por eso hay que ser moderado en su consumo. Lo mejor es comer no más de 15 unidades.
  • Se sugiere preparar la comida teniendo en cuenta que se puede trasformar en light haciendo pequeños cambios.
  • Si algo lleva crema, se puede reemplazar por aderezos a base de yogur o queso crema y simples vinagretas. También un aderezo con aceite de oliva extravirgen y puré de zanahorias.
  • Las bebidas alcohólicas también tienen una gran cantidad de calorías. Hay que saber que 1 copa de champagne extra brut seco tiene 130 calorías; mientras que si es dulce tiene 175 calorías, y aquellos que prefieren brindar con sidra, tiene 80 calorías.
  • El clericó es el más peligroso, la gente cree que está tomando jugo de frutas y en realidad toman muchísimo vino.
  • Si decide tomar alcohol, hágalo lentamente, después de haber comido con moderación. Y agréguele hielo a su vaso para diluir un poco el alcohol y mantener lleno el vaso con menos cantidad de líquido.
  • A la hora de elegir el pan dulce, hay que tener en cuenta que el de frutas abrillantadas tiene hidratos de carbono de absorción rápida, por eso conviene reemplazarlo por los que tienen frutos secos, más saludables por su riqueza en antioxidantes, niveladores naturales de los valores de colesterol en sangre.
  • Y si prefiere los frutos secos se debe saber que las nueces aportan gran cantidad de omega 3, y mayor fibra que las almendras y las frutas deshidratadas. Las avellanas tienen un valor nutritivo similar al de las almendras, pero aportan más calorías y grasas.
  • Al día siguiente, en ayunas, tomar 1 vaso de jugo de naranja y otro de agua. La fructosa puede limpiar el metabolismo de alcohol en un 25%.

ALIMENTOS MÁS ADECUADOS

  • Aguacate: alimento lípido-glucídico con grasa de buena calidad, que además ayuda a mantener los niveles de glucosa en los rangos adecuados.
  • Alcachofas: actividad hipoglucemiante
  • Apio: regula el nivel de glucosa en sangre.
  • Cebolla: alimento alcalinizante, que además disminuye los niveles de glucosa en sangre.
  • Cereales integrales: previenen la diabetes y resultan muy bien tolerados por los diabéticos. Deben consumirse con frecuencia, especialmente la avena y el trigo.
  • Papa: su ingesta facilita que, durante su digestión, la glucosa se libere constantemente.
  • Legumbres: favorecen la regulación de la glucosa en sangre, por su contenido en fibra (garbanzo, soja, lenteja, alfalfa, judía).
  • Verduras: bien toleradas por los diabéticos.
Seguinos en Facebook

revista