Salud Mental ...

... juventud y la actualidad - Lic. Rocío Torres - Psicóloga Clínica y Psicoterapeuta »

La juventud, transición entre la infancia y la madurez

Existe una etapa de la vida del ser humano que comprende un período particularmente especial, que consiste en el paso de la infancia a la madurez, es decir, la juventud. En este período de transición se dan grandes cambios tanto físicos como emocionales y sociales; el ser humano se encuentra en un constante cuestionamiento sobre su futuro inmediato y el de largo plazo, así también se presentan las interrogantes existenciales propias del ser humano.

Estos cuestionamientos se ven ampliados o reforzados a su vez por factores socioculturales, socioeconómicos, aspiraciones personales, las expectativas familiares o del entorno y por supuesto sus propias emociones y sentimientos. Todos estos elementos sumados a las tensiones inherentes al proceso de cambio que se dan en este período de transición, van acumulando o aportando cierta carga de presión sobre los jóvenes, que en muchos de los casos y en gran medida, son incapaces de manejar adecuadamente, no necesariamente por una falta de voluntad o despreocupación como generalmente se tiende a pensar, sino que esto más bien se da por no contar con herramientas apropiadas al alcance o por la falta de una educación adecuada sobre el manejo y control de las emociones.

Influencia de los avances tecnológicos

En estos tiempos de grandes avances tecnológicos es notoria e innegable la influencia de los mismos sobre la cultura, el estilo de vida, los relacionamientos interpersonales y en todo lo que respecta a las relaciones sociales.

Salud Mental, juventud y la actualidad

En una época que se considera de gran apertura mental en cuanto a los cambios de estructuras y paradigmas sociales, es de gran importancia plantearnos ciertas interrogantes y a su vez realizar un profundo análisis sobre ciertas cuestiones, como por ejemplo: ¿en qué medida estas actitudes, o estos cambios nos están afectando tanto en lo emocional como en lo conductual? Más aún, ¿cómo estas modificaciones están influenciando a nuestros jóvenes y viceversa?, ¿cuáles son las herramientas que tienen a disposición para manejar estas cuestiones?, y ¿éstas son efectivas o no para tal propósito?.

Las consideraciones respecto a los efectos sobre el ser humano de los avances tecnológicos y los cambios sociales y/o culturales que implican son muchas, pero ¿qué ocurre con esa brecha de tiempo tan especial y trascendental que abarca el período de la juventud? Qué ocurre en esa gran masa de jóvenes enérgicos que trazan sus caminos a merced de sus condiciones emocionales, sociales y culturales, en aquellos que persiguen sus objetivos aún inciertos en gran medida, haciendo frente a las frustraciones y al fracaso, ese etapa que de por sí acarrea sus propios cambios biológicos, psicológicos y sociales, ese período en el que uno se siente vulnerable en varios sentidos y en varias cuestiones, ¿cuál es el nivel de capacidad que tienen para mantener un estado de equilibrio emocional?

Educación en salud mental

Muchos podrían aludir a la idea de que en tiempos anteriores los conflictos de este tipo eran distintos y de menor grado. Ciertamente el ser humano es un ser con capacidades adaptativas al ambiente, los cambios son inevitables y hasta necesarios, pero en lo que respecta a las emociones, sentimientos personales y las conductas consecuentes, difícilmente puedan variar en causas o motivaciones. Los problemas existenciales del ser humano no han variado mucho en su esencia, es por ello que es imperante abogar por una buena educación en salud mental enfocada en nuestros jóvenes, y en general en la sociedad, para ofrecerles las herramientas adecuadas para afrontar los nuevos desafíos en este período de la vida.

Seguinos en Facebook

revista