Reconociendo el ...

... glaucoma - Dr. Walter Martínez Gill – Oftalmólogo Cirujano »

El glaucoma es una enfermedad que daña el nervio óptico. Generalmente se produce cuando se acumula fluido en la parte delantera del ojo. El exceso de fluido aumenta la presión en el ojo y daña el nervio óptico. El glaucoma es la causa principal de ceguera en personas mayores de 60 años. Frecuentemente, la ceguera debida al glaucoma puede prevenirse si se trata en forma precoz.

Qué causa el glaucoma

El ojo produce humor acuoso constantemente. A medida que fluye nuevo humor acuoso en el ojo, debe drenarse la misma cantidad. El fluido se drena a través de un área llamada ángulo de drenaje. Este proceso mantiene la presión en el ojo estable. Sin embargo, si el ángulo de drenaje no está funcionando correctamente, el fluido se acumula. La presión interior del ojo aumenta y esto daña el nervio óptico.

El nervio óptico está compuesto por más de un millón de fibras nerviosas pequeñas. Es similar a un cable eléctrico compuesto por muchos alambres pequeños. Cuando estas fibras nerviosas mueren, se desarrollan puntos ciegos en la visión. Puede que no note estos puntos ciegos hasta que hayan muerto la mayoría de las fibras del nervio óptico. Si todas las fibras mueren, se quedará ciego.

Tipos de glaucoma

Existen dos tipos principales:

  • Glaucoma crónico de ángulo abierto: es el tipo más común de glaucoma. Se produce gradualmente, cuando el ojo no drena el fluido tan bien como debería. Como resultado, la presión del ojo aumenta y empieza a dañar el nervio óptico. No es doloroso y no causa ningún cambio en la visión al inicio. Algunas personas pueden tener nervios ópticos sensibles a la presión ocular normal. Esto significa que su riesgo de padecer glaucoma es mayor que lo normal. Es importante realizarse exámenes oculares frecuentes para detectar indicios tempranos de daño en el nervio óptico.
  • Glaucoma de ángulo cerrado (también llamado "glaucoma de ángulo estrecho"): se produce cuando el iris está muy cerca del ángulo de drenaje en el ojo, y puede bloquearlo. Cuando queda bloqueado completamente, la presión ocular aumenta rápidamente. Esto se llama ataque agudo. Se trata de una verdadera emergencia ocular y debe llamar al oftalmólogo de inmediato; de lo contrario, puede quedarse ciego. Muchas personas con glaucoma de ángulo cerrado lo desarrollan lentamente. A esto se le denomina glaucoma de ángulo cerrado crónico. Al principio no se presentan síntomas, por lo que no saben que lo tienen hasta que el daño es grave o sufren un ataque.
    El glaucoma de ángulo cerrado puede causar ceguera si no se le trata de inmediato.

Síntomas

  • Glaucoma de ángulo abierto: no presenta signos de advertencia ni obvios síntomas durante las primeras etapas. A medida que la enfermedad progresa, se desarrollan puntos ciegos en la visión periférica (lateral). La mayoría de las personas con glaucoma de ángulo abierto no notan ningún cambio en su visión hasta que el daño es bastante grave. Es por eso que al glaucoma se le llama "ladrón silencioso de la visión". Mantener un plan de exámenes regulares de la visión puede ayudar al oftalmólogo a descubrir la enfermedad antes de que se pierda la visión.
  • Glaucoma de ángulo cerrado: las personas en riesgo de desarrollar glaucoma de ángulo cerrado, por lo general no muestran síntomas antes de un ataque. Algunos de los síntomas iniciales pueden incluir visión borrosa, halos de luz, dolores de cabeza leves o en el ojo. Las personas con estos síntomas deben ser examinadas por un oftalmólogo tan pronto como sea posible. Un ataque de glaucoma de ángulo cerrado incluye los siguientes síntomas: dolor severo en el ojo o la frente, enrojecimiento del ojo, disminución de la visión o visión borrosa, visión de arcoíris o halos de luz, dolor de cabeza, náuseas, vómito.
  • Glaucoma de tensión normal: las personas con "glaucoma de tensión normal" tienen una presión ocular dentro de los rangos normales, pero muestran signos de glaucoma como puntos ciegos en el campo de la visión y daño del nervio óptico.
Reconociendo el glaucoma

Sospecha de glaucoma

Algunas personas no muestran señales de daño, pero tienen una presión ocular más alta de lo normal (llamada hipertensión ocular). Estos pacientes se consideran "sospechosos de glaucoma" y tienen un mayor riesgo de desarrollar glaucoma. Deben ser cuidadosamente evaluados por un oftalmólogo.



Seguinos en Facebook

revista