Queratocono

Dr. Walter Timcke – Oftalmólogo »

El queratocono (significa córnea con forma de cono) es una enfermedad progresiva que afecta la córnea. Es una enfermedad degenerativa, que muchas veces afecta a personas de una misma línea familiar. La padecen 1 de cada 1.800 personas. La córnea se deforma progresivamente debido a su debilidad estructural, impidiendo que este tejido cumpla su función óptica y refractiva. Produce un astigmatismo irregular muy difícil de corregir con anteojos, que ocasiona grandes trastornos visuales, en cantidad y en calidad.

CAUSAS

La causa se desconoce. Es probable que la tendencia a desarrollar queratocono se presente desde el nacimiento. La afección puede deberse a un defecto en el colágeno, el tejido que le brinda forma y resistencia a la córnea. Es frecuente la asociación del queratocono con enfermedades alérgicas como asma, rinitis y atopía. También está presente en pacientes con síndrome de Down.

SÍNTOMAS

En la mayoría de los casos, las personas con queratocono notan distorsión en la visión y consultan al oftalmólogo en busca de lentes para leer o conducir. A medida que la enfermedad progresa el paciente puede tener visión borrosa, fotofobia (sensibilidad a la luz) y disminución de la agudeza visual. Muchos sienten picazón y se refriegan los ojos, costumbre que deben evitar pues empeora la situación. Estos síntomas iniciales aparecen en la adolescencia o juventud. La enfermedad a menudo progresa lentamente y luego se estabiliza. En su evolución, la córnea se afina y protruye, distorsionando la visión. Ambos ojos pueden estar afectados en grado diferente.

En estadios avanzados la membrana interna de la córnea puede romperse y generar edema brusco, llamado queratocono agudo. Este cuadro remite espontáneamente después de algunos meses, dejando una pequeña cicatriz y durante el mismo el paciente solo ve bultos.

DIAGNÓSTICO

Queratocono

En sus estadios iniciales puede sospecharse su presencia en todo paciente con astigmatismo que no llega al 100% de visión con la prueba de anteojos comunes.

El diagnostico se confirma mediante la Topografía, la que nos permite estudiar los relieves de la superficie corneal, haciendo un mapeo de las zonas elevadas y planas de la misma.

La tomografía de coherencia óptica nos brinda información sobre la estructura y grosor de la córnea en toda su extensión.

TRATAMIENTO

Los lentes de contacto son el principal tratamiento para la mayoría de los pacientes que sufren queratocono. Para las personas con esta afección, el uso de gafas de sol al aire libre después de recibir el diagnóstico puede ayudar a retardar o prevenir el progreso de la enfermedad. Durante muchos años, el único tratamiento quirúrgico ha sido el trasplante de córnea.

Las siguientes tecnologías más novedosas pueden demorar o prevenir la necesidad de un trasplante de córnea:

  • Implantes corneales (segmentos de anillos intracorneales): cambia la forma de la córnea, de manera que los lentes de contacto funcionen mejor.
  • Entrecruzamiento corneal: es un tratamiento que provoca que la córnea se vuelva dura e impide que la afección empeore. La córnea se puede luego reformar con corrección de la visión con láser.

POSIBLES COMPLICACIONES

Hay un riesgo de rechazo después del trasplante de córnea, pero dicho riesgo es mucho más bajo que con otros trasplantes de órganos.

No debe someterse a una corrección de la visión con láser si tiene algún grado de queratocono. La topografía de la córnea se hace antes para descartar a personas con esta afección.

En raros casos, otros procedimientos de corrección de la visión con láser pueden ser seguros para personas con queratocono leve.

Seguinos en Facebook

revista