¿Qué vacunas deben

ponerse en esta época los niños? » Dr. Ursino Barrios. Pediatra.

Llega el otoño y además el inicio del año escolar. Aumenta la frecuencia de enfermedades respiratorias preferentemente virales y en ocasiones bacterianas, es el momento de prevenir la mayoría de las afecciones con la profilaxis adecuada que más allá de la administración de vitaminas de dudosa eficacia debe dirigirse a la aplicación de vacunas que cubren un amplio espectro de afecciones. Una de las más frecuentes es la influenza tanto de tipo A como B con la aplicación de 2 dosis separadas por un mes de intervalo cuando menos en aquellos que se aplican por primera vez, que normalmente deben ser mayores de 6 meses de edad. Se da preferencia para la aplicación con afecciones alérgicas o cardíacas o diabéticos y en los extremos de la vida (infancia y ancianidad).

También se incrementa la presencia de diarreas debida a Rotavirus por lo que deben ser vacunado los menores de 6 a 7 meses cuando menos con 2 dosis de vacuna oral, hay 2 en plaza, la Rotarix (2 dosis) y la Rotateq (3 dosis), ambas disminuyen la mortalidad y la cantidad de internaciones por dicha afección.

Desde el año pasado contamos con la vacuna compuesta para neumococo tanto para 10 cepas como para 13 cepas de la bacteria, con ésta última sobre todo se ha llegado a niveles de cobertura que alcanzan inclusive 87% lo cual es considerado un éxito y se espera que en un futuro existe aún una mayor cobertura.

La aplicación de las vacunas pentavalente que protegen contra Haemophilus influenzae tipo B, Poliomielitis, Difteria, Tétanos y Tos Ferina es una realidad en nuestro medio y debe ser aplicada a los 2, a los 4, a los 6 y 18 meses de edad, asimismo se preconiza ante la aparición de enfermedades reemergentes la aplicación de vacunas acelulares para Difteria y Tos ferina a partir de los 6 años y hasta la edad adulta. No está demás mencionar que aunque haya disminuido mucho en su aparición, existen aún casos esporádicos de parotidis y rubeóla y asimismo se han citado casos de sarampión el año pasado en la Argentina, cosa que ya no vemos en nuestro país desde hace 5 años pero debemos prever su posible aparición aplicando las vacunas MMR o SPR que se debe aplicar pasado el año de edad con un refuerzo a los 4 años.

Muchos casos de varicela comienza hacia finales de otoño o en invierno y debiéramos aplicar la vacuna antivaricela también en 2 dosis junta o separada con la MMR que no aumenta la incomodidad causada por las mismas o las reacciones adversas que las causadas por cada una de ellas puestas en forma separada. Es claro que cada vez más iremos avanzando hacia la aparición de mayor cantidad de vacunas con el ideal de tener una o 2 vacunas que protejan de la mayoría o todas las afecciones infectocontagiosas.

Seguinos en Facebook

revista