¿Qué es VIH? ...

... Dr. Edgar Ortega – Esp. en Medicina Interna e Infectología Clínica »

VIH significa virus de la inmunodeficiencia humana. Éste daña el sistema inmunitario mediante la destrucción de los glóbulos blancos (los linfocitos T del tipo CD4) que combaten las infecciones. Esto lo pone en riesgo de contraer infecciones graves y ciertos tipos de cáncer. El sida (síndrome de inmunodeficiencia adquirida) es la etapa final de la infección con el VIH. No todas las personas con VIH desarrollan SIDA.

El VIH suele contagiarse a través de relaciones sexuales sin protección con una persona infectada. También puede propagarse por intercambio de agujas para inyectarse drogas o por contacto con la sangre de una persona infectada. Las mujeres pueden infectar a sus bebés durante el embarazo o el parto.

Los primeros síntomas de la infección por VIH pueden ser inflamación de los ganglios y síntomas parecidos a la gripe, algunas veces la infección aguda puede ser totalmente asintomática. Estos pueden aparecer y desaparecer dentro de dos a cuatro semanas. Los síntomas graves pueden no aparecer hasta meses o años después.

Diagnóstico

En general se realizan pruebas para detectar el VIH, es un proceso de 2 pasos que incluye un examen de detección y pruebas de control.

Pruebas de Detección

- El inmunoanálisis, “Test de Elisa”, busca anticuerpos contra el virus del VIH. Puede detectar anticuerpos a partir de unas cuantas semanas (3 a 4 semanas) luego de ser infectado con el virus. Esta prueba es gratuita en el sistema público de salud donde el testeo debe ser voluntario e informado previamente.

-La prueba de antígeno analiza su sangre en busca de un antígeno del VIH llamado p24. Cuando alguien es infectado originalmente con el VIH, y antes de que su cuerpo tenga la oportunidad de producir anticuerpos contra el virus, su sangre tiene un nivel alto de p24. El examen de antígeno p24 es preciso de 11 días a 1 mes después de ser infectado. Si el resultado fuese positivo debe ser confirmado por un test de Elisa posteriormente.

Exámenes de seguimiento:

  • Conteo de la carga viral: es la cantidad de VIH presente en la sangre u otros órganos del cuerpo humano (fluidos genitales, tejidos, etc.) de una persona con la infección. Esta cantidad se mide por el número de copias del virus por mililitro de sangre (copias/mL).
  • Conteo de los Linfocitos CD4: determina el número de linfocitos (células) T CD4 en una muestra de sangre. En las personas con el VIH, es el indicador más importante de la función inmunitaria empleado en el laboratorio y la mejor prueba diagnóstica de la evolución del VIH.
¿Qué es VIH?

Tratamiento

Para tratar la infección por el VIH existen varios tipos distintos de fármacos. Estos medicamentos inciden en diversos aspectos del proceso por el cual el virus se replica.

Puesto que el VIH muta con rapidez para volverse resistente a cualquier fármaco individual, los pacientes deben tomar una combinación de medicamentos con el fin de lograr la supresión máxima del VIH. Esta combinación de medicamentos se conoce como terapia antirretroviral.

La terapia antirretroviral modifica el curso natural de la infección por el VIH, prolongando significativamente el período entre la infección inicial y el desarrollo de síntomas. Para ello, es importante diagnosticar la infección por el VIH con anterioridad a la aparición de los síntomas del sida, para iniciar la terapia en el momento más eficaz antes de que el sistema inmunitario sea dañado. De todas formas, los pacientes que inician la terapia aún después del diagnóstico de sida, obtienen a menudo beneficios de salud sustanciales y prolongados.

Los pacientes medicados, en seguimiento médico y con adherencia al tratamiento indicado, pueden realizar su vida normal en todos los aspectos, siempre asesorados por su médico tratante. En nuestro país el tratamiento antirretroviral es totalmente gratuito y distribuido por todo el país.

Fases de la infección por el VIH

  • Infección aguda por el VIH: Es la etapa más temprana de infección por ese virus y, por lo general, se manifiesta en un lapso de 2 a 4 semanas después de que la persona ha contraído esa infección. Durante esta fase, algunas personas tienen síntomas similares a los de la influenza (gripe), como fiebre, dolor de cabeza y erupción cutánea. En esta fase, el VIH se reproduce rápidamente y se propaga por todo el cuerpo. El virus ataca y destruye una clase de glóbulos blancos (linfocitos CD4) del sistema inmunitario que luchan contra la infección. Durante la fase de infección aguda por el VIH, la concentración de ese virus en la sangre es muy alta, lo cual aumenta considerablemente su riesgo de transmisión.
  • Infección crónica por el VIH: La segunda fase es la infección crónica por el VIH (también llamada infección asintomática por el VIH o fase de latencia clínica.) Durante esta fase de la enfermedad, el VIH sigue reproduciéndose en el cuerpo pero en concentraciones muy bajas. Aunque personas con infección crónica por el VIH no tienen ningún síntoma relacionado con la misma, pueden propagar el virus a otras. Sin tratamiento con medicamentos contra el VIH, la infección crónica suele evolucionar a SIDA en 10 años o más, aunque ese período puede ser menor en algunos pacientes.
  • SIDA es la fase final y más grave de la infección por el VIH. Puesto que el virus ha destruido el sistema inmunitario, el cuerpo no puede luchar contra las infecciones oportunistas y el cáncer (las infecciones oportunistas son infecciones y tipos de cáncer relacionados con infecciones que se presentan con más frecuencia o son más graves en las personas con inmunodeficiencia que en las personas con un sistema inmunitario sano). A las personas con el VIH se les diagnostica SIDA si tienen un recuento de linfocitos (células) CD4 de menos de 200/mm3, o si presentan ciertas infecciones oportunistas. Sin tratamiento, por lo general, las personas con SIDA sobreviven unos 3 años.

Datos Mundiales

En el mundo viven con el VIH 36.7 millones (34.0 millones – 39.8 millones) de personas según las estimaciones de ONUSIDA, con un registro de nuevas infecciones de 2.1 millones (1.8 millones – 2.4 millones) y muertes relacionadas al VIH 1.1 millones (940.000 a 1.3 millones).

En lo que respecta a los niños (menores de 15 años), 1.8 millones (1.5 millones – 2.0 millones) corresponden a niños viviendo con el VIH. En el año 2015; 150.000 (110.000 – 190.000) niños fueron diagnosticados con el VIH y 110.000 (84.000 – 130.000) niños fallecidos por causas relacionadas al sida. Las nuevas infecciones por el VIH se redujeron en un 35% y las muertes relacionadas con el sida en un 28%, logro de los esfuerzos de los programas nacionales contra el VIH apoyados muy de cerca por la sociedad civil y los entes estatales. Actualmente solo el 60% de las personas con VIH conocen su estado serológico.

En Paraguay

Desde el inicio de la epidemia en nuestro país en el año 1985 hasta el año 2015 estaban registradas un total de 15.363 personas con diagnóstico de VIH, de los cuales 4.741 estaban categorizadas como sida. En el año 2016 se registraron 1.441 nuevos casos de VIH (nuevos diagnósticos), de los cuales 453 fueron categorizadas como sida.

Los nuevos diagnosticados con el VIH se presentan mayormente en jóvenes y adultos mayores, en cuanto a la proporción, en hombres sigue siendo mayor con respecto a las mujeres. La vía de transmisión más frecuente sigue siendo la vía sexual. El mayor número de casos notificados provienen principalmente de la capital y el área metropolitana y las zonas fronterizas como Alto Paraná e Itapúa. También los departamentos de Caaguazú, Cordillera y la zona norte de la Región Oriental como Concepción y San Pedro.

En la tasa de nuevos diagnósticos de VIH en personas de 15 a 19 años y 20 a 24 años presenta una tendencia creciente, en los últimos 5 años se ha incrementado de 35,34 a 43,82 y de 11,22 a 17,24 por 100.000 habitantes respectivamente.

Es importante el fortalecimiento de las estrategias de prevención y educación, así como también el acceso universal a los servicios de la salud. La inclusión de programas enfocados al hombre sigue siendo un tema pendiente en los servicios de asistencia, así como la atención a los adolescentes.

Fortalecer la prevención combinada, la detección temprana y la adherencia al tratamiento, son puntos importantes para poder dar respuesta a la infección por el VIH y poner fin al estigma y la discriminación en el país.

Seguinos en Facebook

revista