¿Qué es la ...

... educación inclusiva? - Mg. César Augusto Martínez Fariña - Director General de la Dirección de Educación Inclusiva – MEC »

La UNESCO estima que alrededor de 40.000.000 de los 115.000.000 de niños y niñas que están fuera de la escuela en el mundo, tengan alguna discapacidad. El acceso a la educación varía según el tipo y el grado de discapacidad, y la gran mayoría de las matrículas se concentran en la educación primaria. La Educación Inclusiva debe ser concebida como un proceso que permite abordar y responder a la diversidad de las necesidades de todos los estudiantes a través de una mayor participación en el aprendizaje y reducir la exclusión del sistema educativo.

Alumno con necesidades específicas de apoyo educativo

Se considera a todo alumno que, debido a necesidades específicas de apoyo educativo derivadas de discapacidad física, intelectual, auditiva, visual y psicosocial, trastornos específicos de aprendizaje, altas capacidades intelectuales, incorporación tardía al sistema educativo, condiciones personales o de historia escolar, requiera de apoyos y/o ajustes para alcanzar el máximo desarrollo posible de sus capacidades personales.

Las barreras para el aprendizaje y la participación

Obstáculos de índole arquitectónico, comunicacional, metodológico, instrumental, programático, actitudinal y tecnológico que dificultan o inhiben las posibilidades de aprendizaje de los alumnos con necesidades específicas de apoyo educativo.

Antes de la existencia de la educación inclusiva por Ley, ya habían escuelas que abrían sus puertas a niños con discapacidad, pero no todas llevaban un proceso efectivo de inclusión; en la mayoría se daba solo la integración del alumno al grupo. Sin el proceso adecuado de inclusión, el estudiante en realidad no aprende como debería y de esta manera se le frena la posibilidad de seguir creciendo a la par de los de su edad.

Educación Inclusiva

Es el proceso sistémico de mejora e innovación educativa para promover la presencia, el rendimiento y la participación del alumnado en todas las instituciones del sistema educativo donde son escolarizados, con particular atención a aquellos alumnos más vulnerables a la exclusión, el fracaso escolar o la marginación, detectando y eliminando, para ello, las barreras que limitan dicho proceso. El propósito de la Educación Inclusiva es permitir que los docentes y estudiantes se sientan cómodos ante la diversidad y la perciban no como un problema, sino como un desafío y una oportunidad para enriquecer el entorno de aprendizaje.

¿Qué es la educación inclusiva?

¿Qué son los ajustes razonables?

Son las modificaciones y adaptaciones necesarias y adecuadas, que no impongan una carga desproporcionada o indebida, cuando se requieran en un caso particular para garantizar a los alumnos con necesidades específicas de apoyo educativo, el goce o ejercicio en igualdad de condiciones con los demás de los derechos humanos y libertades fundamentales.



Diseño de adecuaciones curriculares

Los recursos personales (docente de aula y de apoyo, equipo técnico, tutor, disponibilidad de horario, entre otros) y los materiales con los que se dispone, deben ser considerados en el momento de elaborar las adecuaciones curriculares, las cuales deben ser flexibles a los cambios y sostenibles en el tiempo, para estimular y acompañar el desarrollo del potencial del niño, haciendo énfasis en sus habilidades de comunicación, autonomía y socialización, al tiempo que se van desarrollando contenidos académicos, siguiendo su ritmo personal y atendiendo a las características propias de su proceso de aprendizaje.

Involucramiento de los padres

Resulta fundamental que la institución involucre a la familia en todo el proceso escolar, atendiendo los siguientes puntos:

  • Compartir con la familia el diseño de objetivos educativos y diseñar estrategias conjuntas de trabajo y apoyo desde el hogar.
  • Informar sobre el proceso escolar del niño y los recursos disponibles en la escuela; estar preparados para responder las inquietudes.
  • - Ayudar a la familia a responsabilizarse y acompañar al niño sin hiperestimularlo.
    - Definir reuniones periódicas para ver los avances o necesidades.
Seguinos en Facebook

revista