¿Qué es la conjuntivitis?

Dr. Walter Martínez Gill

La conjuntivitis es la inflamación o infección de la conjuntiva del ojo, que es una membrana mucosa y transparente que recubre el interior del párpado y la esclerótica (parte blanca del ojo).

Las molestias generalmente comienzan en un ojo, pero como es muy contagiosa, suele extenderse al otro ojo si no se toman precauciones para evitarlo. Se trata de la afección ocular más frecuente, tanto en adultos como en niños, y no suele dar lugar a trastornos de gravedad.

Síntomas de la conjuntivitis

Según el agente causante de la patología los síntomas pueden variar pero, por lo general, el cuadro clínico suele incluir:

  • Enrojecimiento, debido al aumento de irrigación sanguínea en la conjuntiva.
  • Sensación de pérdida de visión y, en ocasiones, leve fotofobia.
  • Sensación de arenilla o cuerpo extraño bajo el párpado.
  • Lagrimeo.
  • Secreción conjuntival. Los ojos pueden llegar a pegarse cuando las secreciones se secan, formando una especie de costra. Esto ocurre habitualmente por la noche, mientras el paciente duerme.
  • Picor.
  • El dolor habitualmente está ausente

¿Cuál es la causa de la conjuntivitis?

Hay cuatro causas principales de la conjuntivitis:

  • Virus.
  • Bacterias.
  • Alérgenos (como la caspa de las mascotas o los ácaros del polvo).
  • Sustancias irritantes (como el esmog o el cloro de la piscina) que infectan o irritan el ojo y el revestimiento de la parte interior del párpado.

¿Cómo puede detener la propagación de la conjuntivitis?

Las conjuntivitis viral y bacteriana son muy contagiosas, y se propagan fácil y rápidamente entre las personas. Se puede reducir el riesgo de contraer o propagar la conjuntivitis si toma algunas medidas simples de higiene personal como lavarse las manos y no tocarse los ojos.

La conjuntivitis que es causada por alérgenos o sustancias irritantes no es contagiosa, pero es posible que aparezca una infección secundaria provocada por otros virus o bacterias.

¿Cómo prevenirla?

Es difícil evitar la conjuntivitis bacteriana ya que es contagiosa desde que aparecen los síntomas hasta que cesa la secreción o se administra el tratamiento.

¿Qué es la conjuntivitis?

Es importante una buena higiene de las manos y la cara. En el trabajo y en casa donde se suelen compartir elementos como las toallas se tiene que evitar usar la misma toalla para la cara, especialmente si alguien tiene conjuntivitis.

La conjuntivitis se puede extender de un ojo al otro, especialmente si se frotan los ojos.Utilice pañuelos desechables cuando se seque los ojos y tírelos después de usarlos.

No hay que abusar de los colirios antibióticos ya que pueden ser perjudiciales una vez finalizado el tratamiento.

DESTAQUE. El plazo de caducidad de los colirios es de diez días una vez abiertos.

Si usa lentes de contacto, deje de usarlas hasta que sus ojos estén curados, ya que pueden terminar provocando lesiones en la córnea.

Aconsejamos acudir al oftalmologo para que valore el estado de la conjuntivitis, pero incluso sin tratamiento, la mayoría de las conjuntivitis mejoran solas, gradualmente, en unas semanas como máximo.

El agua de las piscinas, es uno de los principales desencadenantes de conjuntivitis. Muchas veces el agua está mal tratada y se convierte en un cultivo de diferentes virus y bacterias que afectan los ojos de los niños ya que éstos son los que pasan más tiempo allí.

Usualmente las piscinas tienen cloro, entonces puede ser una reacción química al cloro, así que el niño puede salir de la piscina con los ojos rojos pero no hay ningún grado de infección. Pero si la piscina no está bien tratada, como debe ser, entonces se vuelve un caldo de cultivo de virus o de bacterias y ahí si ocurre una infección.

CONSEJOS Y RECOMENDACIONES

  • ¿Frío o calor? Lo que realmente alivia es el frío por lo que debemos aplicar paños de agua fría sobre la zona ocular.
  • ¿Colirios antibióticos? Sí, pero siempre prescritos por su médico. Hay que recordar que no toda conjuntivitis, como hemos dicho, se debe a un germen. Y si sobreutilizamos los antibióticos en colirio, llegará un momento que ya no curarán.
  • No se toque los ojos, si no se ha lavado las manos antes. Y, sobre todo, después de tocarlos (recuerde que la conjuntivitis infecciosa es muy contagiosa).
  • Tras la ducha habitual, utilice una toalla para el ojo afectado, y otra para el resto del cuerpo. No las comparta con nadie más.
  • Si lleva normalmente lentes de contacto deberá esperar a que desaparezca la infección para volver a ponérselos.
  • Evite que se le irriten más los ojos por otros motivos: Ver la televisión demasiadas horas, centrar la vista un período largo… Lleve gafas de sol, tanto para evitar la sobreexposión de los rayos, como para los días ventosos, que resecan los ojos y agravan las molestias.
  • Una leyenda urbana: Lavarse los ojos con manzanilla. Suele ser útil pero a veces, puede resultar contraproducente, teniendo en cuenta que la infusión puede contener restos de polvo.
  • Un paciente con conjuntivitis debería permanecer en casa durante todo el proceso que la sufra. Esto es así porque no podemos asegurarnos que no va a expandir la infección.
  • No se ponga productos de belleza o de cosmética. Son sustancias artificiales que aún pueden agravar el cuadro. Y, por supuesto, no los comparta si está con una conjuntivitis.
  • No dude en acudir al médico si aparecen vesículas en la piel o la zona conjuntival del ojo afectado.
Seguinos en Facebook

revista