¿Qué es el ...

... trastorno bipolar? - Dra. Viviana Riego Meyer - Psiquiatra Infanto–Juvenil y de Adultos »

El trastorno bipolar es una enfermedad que afecta a los mecanismos que regulan el estado de ánimo. La persona que sufre un trastorno bipolar pierde el control de su estado de ánimo y este tiende a oscilar de forma más o menos brusca, que van desde la euforia patológica (llamada manía o hipomanía) a la depresión, sin que éstas estén en relación con el mundo exterior. Es una enfermedad crónica, episódica y recurrente. Se clasifican en trastorno bipolar tipo I, tipo II, inducido por sustancias o medicamentos, y trastornos relacionados a otra afección médica e inespecificados.

¿Quién puede desarrollar el trastorno bipolar?

Cerca de un 4% de la población sufre algún tipo de trastorno bipolar, si bien los que tienen más riesgo de desarrollarlo son las personas con antecedentes familiares con dicho trastorno, debido a que es una enfermedad con alto componente hereditario. Existe un riesgo promedio de 10 veces superior entre los familiares de primer grado de los pacientes con trastorno bipolar. Pero también se puede hablar de pacientes bipolares “de primera generación”, que no tienen antecedentes familiares.

¿Se conoce cuál es la causa?

Actualmente se puede afirmar que el trastorno bipolar tiene una base biológica y tiene una base genética, existen varios genes implicados que deben expresarse para desarrollar el trastorno (modelo de herencia poligénica). Han perdido vigencia las teorías que afirmaban que distintos factores psicológicos o sociales (traumas infantiles, malas relaciones familiares, factores de personalidad) eran causa de enfermedad bipolar, hoy se sabe que todos estos factores son desencadenantes de la enfermedad, es decir, pueden precipitar o agravar la enfermedad pero nunca causarla.

El responsable de regular nuestras emociones es el sistema límbico, que es el encargado de que nuestro estado de ánimo sea regular, estable y acorde a las circunstancias. Es decir, cada día nos levantamos de un humor similar (con algunas alteraciones) dependiendo de las situaciones que sucedan en nuestra vida. Sin embargo, las personas que padecen de un trastorno bipolar sufren un mal funcionamiento de ese sistema límbico (o cerebro emocional), con lo que el estado de ánimo sufre bruscas alteraciones sin que medie ningún problema familiar, personal o laboral que lo justifique.Los neurotransmisores, como la dopamina, serotonina, noradrenalina y la acetilcolina, funcionan de manera anómala en el trastono bipolar, también el funcionamiento hormonal, sobre todo el de la hormona tiroidea.

¿Qué es el trastorno bipolar?

¿En qué etapa de la vida puede presentarse?

La edad promedio de inicio de los síntomas es de 15 a 25 años; pero el comienzo del trastorno puede ser a lo largo de todo el ciclo vital, incluso se ve que en algunos casos se inicia en la edad pediátrica y es llamado trastorno bipolar pediátrico y tiene características particulares para cada edad del desarrollo.

¿Se puede nacer con este trastorno y/o desarrollar a lo largo de la vida?

Las personas no nacen con trastorno bipolar, sí con la predisposición genética de desarrollarla, ya sea de forma hereditaria (familiares con dicho trastorno) o mutaciones (cambios espontáneos de los genes), pero para que dichas enfermedades se manifiesten es necesario que concurran factores ambientales.

¿Qué síntoma presenta una persona con trastorno bipolar?

Las personas con trastorno bipolar, pasan por diferentes períodos; manía o hipomanía; episodios depresivos y períodos de eutimia entre los episodios, es decir, no presentan ningún síntoma psiquiátrico si no se encuentran en fase aguda.

Los síntomas de la manía: la manía es una elevación patológica del estado de ánimo y/o energía. La persona que sufre una fase maníaca suele presentar disminución de la necesidad de dormir, aumento de la energía, irritabilidad, hiperactividad, aumento de la sociabilidad, descontrol del gasto económico generalmente en actividades innecesarias, euforia, jovialidad, locuacidad, aumento del impulso sexual, en ocasiones descuida su aspecto físico o se viste de forma extravagante o llamativa, incapacidad de permanecer quieto, suele imaginar nuevos proyectos (generalmente grandiosos y absurdos) y, en los casos más graves, puede presentar síntomas psicóticos (delirios y/o alucinaciones).

Los síntomas de la depresión: la mayor parte de la gente cree que estar deprimido es estar muy triste. La depresión no es solo estar muy triste. Existen otros síntomas muy frecuentes, como el cansancio, insomnio o lo contrario hipersomnia, pérdida de ilusión por las cosas, ansiedad, apatía, desvalorización de uno mismo y las ideas de muerte. Por otra parte no hace falta estar triste para estar deprimido: existen depresiones sin tristeza, caracterizadas, por la fatiga, sensación de vacío, aumento de la somnolencia.

¿Puede el trastorno bipolar coexistir con otros problemas?

Si puede coexistir con ansiedad, trastornos de personalidad, abuso y/o dependencia de sustancias entre otros.

¿Cómo se diagnostica?

El diagnóstico del trastorno bipolar es clínico, en base a los síntomas. Para el diagnóstico de trastorno bipolar tipo I, sólo es necesario un episodio de manía, y para el trastorno bipolar tipo 2 son necesarios 1 episodio depresivo y uno hipomaníaco; todos estos deben afectar la funcionalidad de la persona. No existen análisis de laboratorio, ni pruebas de imágenes que realicen el diagnóstico.

¿Cuál es el tratamiento para estos casos?

Como se trata de una enfermedad biológica, crónica y recurrente se utilizan fármacos estabilizantes del humor, antipsicóticos y otras medicaciones coadyuvantes. Es muy importante realizar psicoeducación y psicoterapia. El principal objetivo debe ser la salud, independientemente de si para ellos es necesario medicarse, ya que el trastorno bipolar no tratado puede tener graves consecuencias en la vida de la persona incluso llegar al suicidio.

Afortunadamente, hoy disponemos ya de tratamientos muy eficaces para mantener el trastorno bipolar compensado, de modo a que muchas personas que en otras épocas hubieran pasado gran parte de su tiempo en la marginalidad o institucionalizadas puedan llevar una vida normal. Hay muchos pacientes bipolares que logran llevar una vida social, familiar y sentimental completamente adaptada, con un rendimiento laboral tan bueno como cualquier persona no bipolar.

¿Cómo ayudar a un paciente con trastorno bipolar?

Si es un familiar o amigo cercano lo más importante es informarse sobre la enfermedad, para no juzgar ni discriminar; motivarlo a que realice las consultas con el psiquiatra y el psicólogo, además de precaución y autobservación para evitar las recaídas.

¿Una persona puede autoevaluarse para ver si tiene un trastorno bipolar?

Generalmente las personas son conscientes de la depresión, pero en los períodos de manía o hipomanía no se dan cuenta que la están sufriendo y son los familiares o personas cercanas las que notan estos cambios.

¿Cuándo acudir al médico?

Muchas personas pueden tener una personalidad extrovertida o tristeza ,o cambios de humor de acuerdo al ambiente que forma parte de la vida de cada persona. Se debería acudir cuando estos cambios de humor son clínicamente significativos y causan un deterioro social, familiar, laboral o en otras áreas y produzcan un malestar en las personas.

La lista de personas afectadas por el trastorno bipolar que hoy ocupan un lugar importante en la historia es interminable, líderes políticos como Churchill; eminentes escritores como Hemingway o Edgar Allan Poe, etc.

  • Debemos comenzar a pensar que un trastorno bipolar no tiene por qué ser más o menos grave que padecer otras enfermedades crónicas como el asma o la diabetes, y que en la mayor parte de los casos se puede mantener compensado el trastorno gracias a la medicación adecuada y al seguimento estricto de las pautas conductuales.
Seguinos en Facebook

revista