¿Qué comer en verano?

... Dr. Jorge Vacante – Médico de flia. - Nutricionista »

Debemos considerar al verano como un excelente estímulo para alimentarse correctamente, ya que el calor disminuye las ganas de consumir comidas elaboradas, y decidirse por las hortalizas, frutas, yogur y los líquidos.

Algunas consideraciones y consejos para alimentarse correctamente en la época estival.

  • El consumo de alimentos sanos, frescos y livianos, debemos acompañarlos con una correcta y mejor hidratación (de 2 a 2,5 litros diarios) en forma de agua, soda, jugos y gaseosas light, infusiones (café, malta, té negro, rojo, blanco, verde), tisanas, cocido o cebado, gelatina light.
  • Ingerir alimentos cada 2 o 3 horas (respetar los horarios de las comidas) colabora a regular el apetito y a hacer que el metabolismo se acelere, trabajando parejo a lo largo del día y consumiendo más calorías.
  • Comenzar el almuerzo y cena con abundante líquido fresco y un plato de ensalada como entrada, ayuda a calmar la ansiedad y a comer menos.
  • Consumir no menos de 4 frutas diarias.
  • Reservar el pan (salvado o integral) para el desayuno y la merienda, y evitar las galletitas.Disminuir la sal, es saludable y disminuye la retención de líquidos.
  • Evitar las frituras, las salsas elaboradas y la mayonesa. Elegir aderezos que aporten menos grasas y calorías: mostaza, kétchup y las variantes light de mayonesa y salsa golf.
  • Las bebidas alcohólicas se incluyen con moderación: una lata de cerveza o una copa (100 ml) de vino.
  • Planificar los "gustos" para no caer en tentaciones que pongan en riesgo la conducta alimentaria y el peso, y luego sentir culpa. Por ejemplo, una vez en la semana: un helado (vaso mediano), facturas (una), una porción de torta.
  • Moverse diariamente. Por ejemplo: caminar por la orilla del río, es relajante y muy saludable.
¿Qué comer en verano?

Debemos tener presente que el verano suele ser una época del año de cambio de estilo de vida, que se refleja no solamente en las actividades diarias, las cuales se tornan menos rutinarias; sino también en lo que concierne a la alimentación y el movimiento.

Este aumento de la actividad física, invita al consumo de alimentos sanos, frescos y livianos, y a una correcta ingesta de líquidos.

Seguinos en Facebook

revista