Lo que debe saber sobre

... el programa vida - Dra. Victoria Chaparro - Cardióloga »

Desde el año 2006, cardiólogos integrantes de la SOCIEDAD PARAGUAYA DE CARDIOLOGÍA, tuvieron la iniciativa de trabajar conjuntamente con el Ministerio de Educación y Cultura en la Prevención de Enfermedades Crónicas No Transmisibles y en la Promoción de Estilos de Vida Saludables en las instituciones educativas. Desde entonces se realiza este arduo trabajo, donde diferentes profesionales de la salud, dan su tiempo para que en cada inicio del año lectivo se realicen eventos donde los especialistas imparten actualizaciones y consejos a coordinadores, supervisores, técnicos, maestros, responsables de las cantinas y profesores de educación física de instituciones educativas de la capital y todo el departamento Central, llegando a 1.800 escuelas.

En el año 2014, la OPS- OMS y los ministros de salud de toda la región de las Américas respaldaron una serie de acciones como reducir el consumo de comidas chatarra y bebidas azucaradas, haciendo que la opción saludable sea la más sencilla, con el fin de combatir la obesidad en la niñez y la adolescencia, la cual, según indicaron, ha alcanzado “proporciones epidémicas” en el continente americano.

Datos recientes indican que el sobrepeso y la obesidad afectan del 20-25% de las personas menores de 19 años en América Latina. Los factores claves que impulsan esta epidemia son el consumo excesivo de alimentos procesados de alto contenido calórico y bajo valor nutricional —especialmente la llamada “comida chatarra” y “comida rápida”— junto con el consumo de bebidas endulzadas con azúcar (refrescos endulzados) y bajos niveles de actividad física.

Según la OMS, las enfermedades cardiocerebrovasculares son la principal causa de muerte en el mundo, el 80% de estos fallecimientos se puede evitar con un cambio en el estilo de vida. En nuestro país 5 de cada 10 niños sufren de malnutrición por exceso, como el sobrepeso, la obesidad y es más preocupante que la desnutrición. Siendo el sexo masculino el más afectado.

La Encuesta Nacional de Factores de Riesgo (2011) nos muestra como un 84,7% de la población adulta tienen un bajo consumo de frutas y verduras; 74,5% inactividad física; 50,9% consumo excesivo de alcohol y 14,9% consumo de tabaco.

Lo que debe saber sobre el programa vida

Lo que está impulsando la epidemia de obesidad es que nos estamos alejando de los alimentos y comidas preparados de formas tradicionales, para consumir productos procesados, listos para comer, de bajo valor nutritivo y muy calóricos. Ahora muchos países están tomando medidas como políticas públicas, para modificar a estilos más saludables y contrarrestar esa tendencia. En este punto el rol fundamental de la cantina escolar, espacio donde el niño y adolescente deben encontrar respuestas saludables a su alimentación que se manifestarán en forma positiva en su conducta y estilos de vida y salud cuando adulto.

El Programa Vida en una década ha contribuido a sensibilizar, capacitar y liderar proyectos, capacitaciones, expo ferias, cantinas saludables, eventos recreativos y deportivos escolares, apoyando ambientes saludables y seguros, salud bucal y salud mental. El compromiso y contribución con la comunidad educativa su plan de acción para impartir y expandir, en forma integral, enseñanza y habilidades para la vida y así lograr, una mejor calidad en salud cardiovascular.

Una “Cantina Escolar Saludable” es un importante espacio físico donde el alumno tiene la oportunidad para tomar conciencia y adoptar como hábito una merienda saludable. La cantina escolar, debe ofrecer alimentos nutritivos y accesibles recomendados en las Guías Alimentarias (INAN). La cantina escolar sigue siendo un área sensible a los cambios, pero tanto instituciones gubernamentales y no gubernamentales, están dispuestos a seguir impartiendo y compartiendo capacitaciones hasta lograr su objetivo; la salud integral del escolar.

Con este objetivo, se realizan talleres y cursos para el control de calidad de las cantinas escolares de modo que en estas se ofrezcan comestibles saludables a los niños; promover huertas escolares y familiares, la cocción en tatakuá, organizar ferias de la salud y otros. La cultura de los buenos hábitos también incluye concienciar sobre los peligros del tabaco, del alcohol, drogas.

El proyecto educativo denominado “Aprendiendo con Sanito”, implementado desde el año 2012 en escuelas públicas, privadas y subvencionadas, ha llegado a más de 40.000 escolares de la Capital y el Departamento Central, gracias al apoyo de empresas privadas que apadrinan las visitas.

"Los niños están comiendo demasiados productos alimenticios con alto contenido calórico y bajo valor nutricional y están pasando menos tiempo realizando actividades físicas en la escuela y al aire libre”, señaló Chessa Lutter, asesora regional de la OPS en alimentación y nutrición. “Pero la respuesta no solo consiste en decirles que coman mejor y sean más activos. Tenemos que cambiar los ambientes donde se desenvuelven de manera que tomar decisiones saludables sea la alternativa más fácil para niños y padres por igual”.

Seguinos en Facebook

revista