Cómo prevenir y tratar ...

... la arteriosclerosis - Dra. Victoria Chaparro - Cardióloga »

Arteriosclerosis es un término general que abarca diversas afecciones en las que las paredes arteriales se engrosan y pierden la elasticidad. La más común es la aterosclerosis. La OMS ha reconocido que la aterosclerosis es la enfermedad "epidémica" más preocupante en el mundo occidental, ya que sus principales manifestaciones, relacionadas con la cardiopatía isquémica y las enfermedades cerebrovasculares tienen una altísima tasa de morbimortalidad.

Tipos de arteriosclerosis

  • Aterosclerosis: caracterizada por un engrosamiento de la túnica íntima arterial, con placas que contienen lípidos y grasas, principalmente el colesterol.
  • Arteriosclerosis obliterante: una forma de arteriosclerosis específica de las arterias de las extremidades inferiores, frecuente en adultos mayores de 55 años.
  • Esclerosis de Monckeberg: poco frecuente, vista especialmente en personas ancianas, afecta generalmente a las arterias de la glándula tiroides y del útero.
  • Arteriosclerosis hialina o nefroesclerosis: se refiere al engrosamiento de las paredes de las arterias por depósito de material hialino, visto generalmente en pacientes con patologías renales y diabéticos.
  • Esclerosis de la vejez: en la que se observa naturalmente una remodelación de las grandes arterias a medida que aumenta la edad, caracterizada por rigidez arterial y que se asocia con hipertensión sistólica.

Factores de riesgo modificables

Los principales factores de riesgo modificables son cuatro: la hipertensión arterial, la hipercolesterolemia y la hipertrigliceridemia, el tabaquismo y la diabetes mellitus.
Existen otros factores como la edad avanzada, la herencia y el sexo. Aunque tanto hombres como mujeres sufren ateriosclerosis.

Posibles complicaciones

La arteriosclerosis complicada puede llevar a problemas graves como:

  • Enfermedad de las arterias coronarias: estas arterias llevan sangre al corazón. Cuando se bloquean, el paciente puede sufrir una angina de pecho o un ataque cardíaco.
  • Enfermedad de las arterias carótidas: estas arterias llevan sangre al cerebro. Cuando se bloquean, pueden aparecer desde ataques de isquemia cerebral transitoria, hasta un accidente cerebrovascular agudo o ictus.
  • Enfermedad arterial periférica: estas arterias están en los brazos, piernas y pelvis. Cuando se bloquean, el paciente puede sufrir adormecimiento, dolor y a veces infecciones.
  • Cuando afecta a la aorta: favorece el desarrollo de aneurismas, que pueden no dar síntomas o producir muerte súbita por rotura del aneurisma.
  • Cuando afecta a las arterias renales: puede facilitarse el desarrollo de insuficiencia renal o aparecer hipertensión.

Tratamiento

Prevención y tratamiento de arteriosclerosis

El tratamiento más habitual para esta dolencia es la toma de medicamentos que mejoren la circulación sanguínea, impidiendo así la formación de coágulos y favoreciendo que el corazón reciba el oxígeno y los nutrientes necesarios para su correcto funcionamiento. Así como medicamentos que ayuden a reducir los niveles de colesterol en sangre. Sólo en el caso de que las arterias coronarias estuviesen seriamente afectadas sería necesaria la intervención quirúrgica.

Prevención

En primer lugar hay que llevar una vida sana, lo que significa:

  • Seguir una dieta cardiovascular saludable, evitando las grasas saturadas y el exceso de calorías.
  • Hacer ejercicio físico habitualmente.
  • Eliminar el consumo de tabaco de manera total y definitiva.
  • Procurar eliminar las situaciones estresantes de la vida cotidiana o, cuando no sea posible, vivirlas con una perspectiva positiva y mínimamente autolesiva.
  • Las personas con hipertensión arterial y/o hipercolesterolemia han de seguir tratamiento. También se debe llevar un buen control de la diabetes.

En los casos en los que ya han surgido manifestaciones clínicas, el médico indicará el tratamiento para cada caso individualizado.

Seguinos en Facebook

revista