Prácticas peligrosas ...

... popularizadas vía internet - Lic. Natacha Golabek – Psicóloga »

Las tendencias peligrosas están aumentando dramáticamente en los jóvenes. Basta que uno lo intente, para que se convierta en una moda. Los jóvenes recurrirán a estas prácticas para ser aceptados o mantener a sus amigos. Y para darlas a conocer y difundirlas, las graban o fotografían y las suben a internet, a las redes sociales.

PRÁCTICAS MÁS POPULARES

  • Juego de la asfixia: consiste en producirse afixia por estrangulamiento, hasta perder la conciencia. La intención primordial es conseguir cierto efecto alucinatorio cuando vuelve el oxígeno al cerebro.
  • Eyeballing o emborracharse por los ojos: consiste en tomar alcohol, habitualmente vodka, a través de las cavidades oculares. Se explica que sobreviene un inmediato ardor a los ojos, seguido de un estado de embriaguez, ya que el alcohol pasa directamente a la sangre por los vasos.
  • La ruleta rusa en moto: es una práctica peligrosa y consiste en pasar semáforos en rojo a toda velocidad, en motos, en una de sus variantes.
  • La jarra atómica: consiste en un trago compuesto por bebidas blancas, jugo de fruta y el medicamento para pacientes psiquiátricos Clonazepam. El trago es ofrecido en negocios virtuales que se publican en Internet y realizan delivery.
  • Charlie-Charlie: es una práctica supuestamente "paranormal", en la que se utilizan dos lápices, colocados en cruz, con dos respuestas SI y NO. Se formulan preguntas a un supuesto espíritu que contestará moviendo los lápices.

EL PAPEL QUE JUEGAN INTERNET Y LAS REDES SOCIALES

Los jóvenes buscan cómo destacar y mantener un estatus, por lo que suelen estar pendientes de las tendencias que surgen en internet y en las redes sociales. Son estas plataformas, las que han permitido que estos juegos se hagan populares y que cada vez más jóvenes deseen practicarlos. De esta forma, también son propensos a abusar de sustancias ilegales y tener actitudes violentas. Además, en el caso de las chicas, suelen padecer más trastornos alimenticios.

¿LAS PRÁCTICAS PELIGROSAS AFECTAN A TODOS?

Puede afectar a todas las franjas de edades y escalas sociales. Sin embargo, hay niños que son candidatos perfectos, tanto para ser el líder del grupo como para ser la víctima. El 50% juega por imitación a los compañeros, el 32% porque es divertido y el 16% porque les proporciona un efecto extraño.

Hay ciertos perfiles de niños que corren un mayor riesgo:

  • Los hiperactivos: disfrutan de las emociones fuertes.
  • Los niños precoces: su curiosidad natural podría incitarles a vivir este tipo de experiencias.
  • Los depresivos: esta recuperación de sensaciones podría reactivar sus ganas de vivir.
  • Los marginados: es la ocasión perfecta para entablar y afianzar una relación con el grupo.

DESTAQUE..-Es una especie de toxicomanía, pero sin droga. Puede conllevar una adicción a los efectos, al exceso de sensaciones, visiones y placer.

ACTITUD DE LOS PADRES

Ante todo, es útil informarse. Muchos padres no conocen los juegos que sus hijos podrían estar practicando o las sustancias de las que podrían abusar, lo que reduce las posibilidades de que detecten señales de peligro. Algunas de ellas son:

  • Tratará de esconder marcas, por ejemplo, usando bufandas para esconder marcas de estrangulación.
  • En el plano físico, el dolor de cabeza u ojos rojos, pueden ser consecuencias de algunas de estas prácticas.
  • Otras señales, son los cambios de humor, como un mayor entusiasmo para ir a la escuela, un comportamiento temeroso, agresivo o una bajada en el rendimiento escolar.

Se trata de una práctica colectiva que, dependiendo del tipo de actividad, se desarrolla en la escuela o en grupos de amigos, a escondidas o en salidas nocturnas.

Prácticas peligrosas popularizadas vía internet

No hay que volverse paranoico, ni tampoco alarmista, pero es importante estar atento. La mayoría de los padres creen que eso jamás le ocurrirá a su hijo. Pero por desgracia, no siempre es así.

PREVENCIÓN EN NIÑOS Y ADOLESCENTES

Los especialistas son unánimes, la prevención depende, en gran medida, de la información sobre la integridad del cuerpo. El mensaje que se debe transmitir es el respeto a uno mismo. En otras palabras: jamás debemos hacernos daño a nosotros mismos, nunca debemos jugar con nuestro organismo y destrozarlo.

Los niños y adolescentes que suelen practicar estos juegos, no tienen conciencia de los riesgos a los que se exponen, pueden no tener la sensación de que sean peligrosos, ignorar las secuelas que puede sufrir el cerebro; que pueden quedar minusválidos. Sólo un porcentaje es consciente de que pueden perder el conocimiento o dejar de respirar. En realidad, las consecuencias más graves son las más ignoradas.

Seguinos en Facebook

revista