Por qué es importante ...

... la buena nutrición en el adulto mayor - Dra. Paola Gómez Buongermini – Geriatra »

La nutrición en el adulto mayor es tan importante como en cualquier otra etapa de la vida. El objetivo de una nutrición adecuada es la preservación de una buena salud. La alimentación acompañada de activad física son imprescindibles para mantener la funcionalidad y la independencia física a mediano y largo plazo.

Durante el envejecimiento se observan cambios en el organismo como la disminución del apetito, alteraciones del gusto y el olfato, disfunción de la motilidad del esófago y estómago. Todos estos factores determinan un mayor riesgo de malnutrición.

Además, existen otras situaciones que aumentan el riesgo de malnutrición como por ejemplo; el aislamiento social, la presencia de demencias, alteraciones de la tiroides, problemas de mala absorción y la ingesta de múltiples fármacos. Se considera que la malnutrición es uno de los problemas más importantes en la vejez.

La malnutrición en el adulto mayor

Se define la desnutrición como un estado patológico caracterizado por la falta de aporte adecuado de energía o nutrientes acordes con las necesidades biológicas del organismo. Si existe un aumento de los requerimientos nutricionales o una inadecuada ingesta de alimentos existirá también una mayor probabilidad de enfermar. Cuando existe una situación de malnutrición se pueden observar: pérdida de peso y masa magra, edemas, alteración de la inmunidad y otros síntomas específicos debido a la falta de macro y micronutrientes.

Macro y micronutrientes

Las alteraciones en la composición corporal (masa muscular, masa y densidad ósea, agua corporal total) llevan a un cambio de los requerimientos nutricionales. En cuanto a la ingesta de macronutrientes tienen especial importancia las proteínas para mantener la salud y funcionalidad en la tercera edad. Otros nutrientes que también deben estar presentes en la alimentación son los carbohidratos, lípidos, calcio, vitaminas C, D, y E. También son necesarios para mantener una adecuada salud el ácido fólico, hierro y vitaminas del complejo B.

¿Qué es la epigenética?

Sarcopenia

La sarcopenia se define como un síndrome que se caracteriza por la pérdida gradual y generalizada de masa muscular, acompañada de una pérdida de fuerza y/o función. Las personas que presentan sarcopenia presentan un mayor riesgo de presentar enfermedades, mayor tiempo de recuperación, más tiempo de internación y mayor mortalidad. Para la prevención de este síndrome es fundamental una adecuada alimentación, muchas veces acompañada por la ingesta de suplementos nutricionales hiperproteícos, junto con una actividad física regular.

Evaluación del riesgo de malnutrición

Durante la entrevista al paciente se pueden utilizar escalas de evaluación del riesgo de malnutrición. Algunas de estas escalas son: DETERMINE, MNA (Mini Nutritional Assessment), VGS (Valoración Global Subjetiva). En el examen físico se puede obtener medidas como el peso y la talla, la circunferencia de las extremidades (brazos y pantorrillas) que nos aportan información sobre el estado de nutrición del paciente. También se puede realizar una evaluación mediante los parámetros bioquímicos, con el recuento de los niveles plasmáticos de albúmina, prealbúmina, linfocitos y colesterol, entre otros.

Intervención nutricional y actividad física

Tras evaluar el riesgo de malnutrición y determinar los requerimientos nutricionales de cada individuo, se recomienda elaborar un plan que incluye la evaluación por especialistas en nutrición y la realización de actividad física regular. Es importante un trabajo en equipo para mantener la buena salud en este grupo de población.

Seguinos en Facebook

revista