Paraguay y la iniciativa ...

... de erradicación mundial de la poliomielitis - Prof. Dra. Sonia Arza - Directora del Programa Ampliado de Inmunizaciones - MSPBS »

La poliomielitis o parálisis infantil, es una enfermedad infectocontagiosa aguda, causada por un virus que invade el sistema nervioso y puede causar parálisis en cuestión de horas.

¿Cuál es el agente causal de la poliomielitis y cómo se transmite

El virus polio pertenece al género enterovirus de la familia picornaviridae y se clasifican en 3 serotipos. Los 3 pueden provocar parálisis, pero el tipo 1 lo hace con mayor frecuencia, el tipo 3 en menor medida, y el tipo 2 rara vez. La mayoría de las epidemias se deben al poliovirus de tipo 1.

Las infecciones por el virus polio se observan solo en seres humanos, la diseminación tiene lugar por las vías fecal-oral y oral-oral. El riesgo en la enfermedad paralítica por la infección aumenta con la edad.

La contagiosidad de los poliovirus es máxima y se da poco después del comienzo de las manifestaciones clínicas, cuando el virus está presente en las fauces (entrada del esófago), es excretado a partir de la primera semana luego del inicio de la enfermedad a través de las heces, durante varias semanas y en raras ocasiones durante meses. Los pacientes son potencialmente infecciosos mientras persiste la excreción fecal del virus.

¿Cuáles son los síntomas?

Posterior a un período de incubación de 7 a 21 días (mínimo de 4 días y un máximo de 40 días) relativamente asintomáticos, aparece la parálisis. La mayoría de los infectados con el poliovirus salvaje presentan enfermedades leves, que no pueden distinguirse clínicamente de otras patologías.

Los síntomas relacionados con esta enfermedad son fiebre leve, dolores musculares, cefalea, náuseas, vómitos, rigidez del cuello y de la espalda y, con menor frecuencia, signos de meningitis aséptica (no bacteriana). Las infecciones subclínicas son comunes. Los niños de mayor edad y los adultos corren más riesgos de contraer la enfermedad paralítica.

La parálisis es aguda, flácida, generalmente muestran dificultad en pararse y caminar, no presentan alteraciones de la sensibilidad, las piernas se ven más comúnmente afectadas que los brazos. Los músculos proximales de las extremidades tienden a verse más afectados que los distales. Deja secuelas en forma permanente.

¿Existe algún tipo de tratamiento específico contra la poliomielitis y cómo la prevenimos?

No existe un tratamiento específico, la enfermedad una vez instalada terminará por generar en un porcentaje nada despreciable, casos de parálisis. No obstante la mejor estrategia de control es y seguirá siendo la prevención a través de la vacuna.

¿Qué está pasando con esta enfermedad a nivel mundial?

De acuerdo a la OMS, los casos de poliomielitis han disminuido en más de un 99% desde 1988, cuando se calculaba que había 350.000 casos en más de 125 países endémicos, en comparación con los 1.352 casos notificados durante el 2010. En 2017, la poliomielitis sigue siendo endémica solo en algunas zonas de tres países: Nigeria, Pakistán y Afganistán, y mientras siga existiendo esta situación, la posibilidad de que el virus se difunda existe y puede afectar a las personas no vacunadas contra la enfermedad.

¿Hay un liderazgo ideal?

¿Qué es la Iniciativa de Erradicación Mundial de la Poliomielitis y en qué proceso se encuentra en el Paraguay?

Durante el año 1988 la Asamblea Mundial de la Salud (AMS), instaló como una prioridad la erradicación de la poliomielitis; tan relevante decisión, ayudó a que la Iniciativa de Erradicación Mundial de la Poliomielitis (GPEI, por sus siglas en inglés) sea apuntalada como uno de los ejes estratégicos más importantes de las principales metas para preservar la salud en el mundo.

Cada una de las acciones generaron con el paso del tiempo, una marcada disminución de las tasas de incidencia de esta enfermedad y además de las secuelas secundarias a la misma como ser la parálisis infantil.

Desde de la utilización de la vacuna contra la poliomielitis, las tasas de incidencia de la enfermedad disminuyeron en la medida en que los niveles de coberturas vacunales aumentaron. Nuestro país padeció los últimos azotes de esta enfermedad en el año 1985, siendo un niño menor de 2 años, oriundo del Departamento San Pedro el que lo padeció y lo sobrevivió.

Aunque en el Paraguay no existan registros oficiales, la literatura mundial menciona la aparición de parálisis postvacunales asociadas a la administración de la vacuna Sabin oral. Evento relacionado con el serotipo 2, generando una parálisis postvacunal, frecuentemente asociada a las primeras dosis administradas de esta vacuna.

Atendiendo estos aspectos, el proceso de erradicación de la poliomielitis estipula el cambio paulatino de la vacuna oral compuesta por virus vivos atenuados a la vacuna inactivada, con la finalidad de que no queden vestigios del virus en ninguna formulación, ya que el objetivo buscado es erradicar el virus.

Paraguay, se unió a la iniciativa y al igual que otros países del mundo que no habían ingresado la vacuna IPV en sus esquemas de vacunación regular, inició la transición parcial de la vacuna tOPV o Sabin a la vacuna Inactivada contra la Polio (IPV), en el año 2015. Concretando el cambio o Switch de la vacuna Sabin a la vacuna Polio bivalente o bOPV, el 18 de abril del año 2016 a partir de las 10:00 hs de la mañana.

Una particular estrategia fue establecida y sobre la misma base fue capacitado y entrenado todo el nivel nacional de salud. En ambos sectores, público y privado, desde la hora fijada y ya señalada, al unísono en el denominado Día Nacional del Switch dejaron de administrar la vacuna Sabin tal como lo estipula la iniciativa mundial.

Nuestro país fue el primero en cumplir con todos los indicadores e hitos necesarios para avanzar en esta estrategia, y posterior al cambio de la vacuna Sabin oral, la supervisión independiente demostró que a nivel nacional, fue realizado un Switch exitoso apegado a los lineamientos establecidos a nivel nacional por parte del Programa Ampliado de Inmunizaciones (PAI).

Es importante destacar que por normativa estipulada por el Programa Ampliado de Inmunizaciones (PAI), la supervisión independiente verificó en dos semanas el 100% del total de servicios de salud públicos, privados y del seguro social que contaban o no con vacunatorios, verificando in situ si dejaron de administrar la vacuna Sabin oral y los sobrantes de esta vacuna, hayan sido separadas de la red de frío, en seguimiento de los lineamientos establecidos a nivel mundial.

El resultado mostró que en todo el territorio nacional, unas 100 dosis de la vacuna Sabin oral habían sobrado, en un solo Departamento (Ñeembucú), contenidas en un total de 5 (cinco) frascos cerrados, los cuales fueron hallados y declarados durante la supervisión independiente, en las condiciones establecidas en el plan nacional estructurado para el Switch: fuera de la red de frío, identificado, separado y pesado para la eliminación final.

¿Hay un liderazgo ideal?

Las dosis fueron eliminadas por calentamiento de acuerdo a las normas vigentes de la Dirección General de Salud Ambiental (DIGESA).

En seguimiento del plan nacional de cambio de la vacuna Sabin oral a la vacuna Polio bivalente o bOPV, fue realizada una estricta reverificación del 100% de los servicios de salud (públicos, privados y del seguro social); al mismo tiempo se realizó un estricto monitoreo rápido de vacunados (MRV) a nivel nacional, que contempló la revisión del estado de vacunación del 25% de la población infantil menor de 5 años, con una modificación innovadora, cada MRV fue ampliado a la población adolescente y adulta, igualmente controlada con indicativos de barridos y reemplazos.

El valor agregado de las verificaciones realizadas: supervisión independiente, reverificación y los MRV ejecutados a nivel nacional, fue el estricto control cruzado y la documentación puntual de todo el proceso, cumpliéndose estrictamente un cronograma de unidades de análisis, de entregas documentales, controles cruzados y verificaciones en terreno por parte del Programa Ampliado de Inmunizaciones con el acompañamiento del Comité Nacional de Certificación, asegurando dos aspectos relevantes, por un lado la responsabilidad individual de cada sector y área; y en segundo lugar, el efectivo control de cambio definitivo de la vacuna Sabin oral o Switch, mediante un trabajo metódico y serio.

Finalmente, el control permanente de los resultados y el seguimiento mediante evaluaciones constantes en terreno, hicieron posible que en el Paraguay hayamos logrado un cambio o Switch de la vacuna Sabin oral a la vacuna bOPV de una manera auspiciosa, original y comprometida.

Resultados más que relevantes al momento de evidenciar la situación privilegiada en la cual estas acciones han colocado al país, ocupando el primer lugar y liderando entre varios países, en la Estrategia de Eliminación Mundial del Virus Polio. De esta manera, el Programa Ampliado de Inmunizaciones (PAI) del Paraguay, comprometido con la iniciativa, reivindicando la labor y el tesón por el trabajo coordinado y los excelentes resultados obtenidos, hace entrega de la documentación final del cambio de vacuna Sabin oral a la vacuna bOPV o Switch, al Ministerio de Salud Pública y Bienestar Social.

¿Quiénes deben recibir la vacuna?

Los menores de 5 años deben recibir la vacuna de la siguiente manera.

Vacunación primaria: un mínimo de tres dosis con un intervalo de 8 semanas y mínimo de 4 semanas de acuerdo con las recomendaciones nacionales relativas al calendario de vacunación. El esquema de vacunación actual está establecido de la siguiente forma: IPV o polio inactivada a la edad de 2 meses, seguidas de 4 dosis de la vacuna bOPV a la edad de 4 meses, 6 meses, 18 meses y 4 años, siendo estas dos últimas dosis, refuerzos para mejorar la eficacia inmunogénica.

Seguinos en Facebook

revista