Osteopenia ...

... y osteoporosis - Dr. Julio Mazzoleni - Reumatólogo »

La osteoporosis es una enfermedad que destruye el tejido de los huesos, haciéndolos frágiles y más propensos a quebrarse. Aunque es una condición menos grave, la osteopenia describe la baja densidad ósea, y ha sido reconocida por la OMS como precursora de la osteoporosis. Casi el 50% de todas las mujeres entre las edades de 45 a 70 años padecen algún grado de osteopenia, que con el tiempo se convierte en osteoporosis.

Osteopenia

La osteopenia se refiere a la densidad ósea que es menor que la de pico normal, pero no lo suficientemente baja como para ser clasificada como osteoporosis. La disminución de la densidad del hueso lleva al debilitamiento y riesgo de fractura, por la disminución de mineralización por pérdida de calcio y/o fosfato. El desgaste normal provoca el gradual debilitamiento de los huesos. Sin embargo, si los huesos han empezado a ser débiles debido a los malos hábitos alimenticios, un estilo de vida agitado, menos ejercicios o ejercicios en exceso, usted podrá convertirse en una víctima de la osteopenia al llegar a los 40 años.

Factores de riesgo de la osteopenia

Las mujeres tienen una densidad ósea máxima más baja, debido a que la pérdida de masa ósea se acelera con los cambios hormonales en el momento de la menopausia.

Tanto en hombres como en mujeres, los siguientes factores pueden contribuir a la osteopenia:

  • Trastornos de la alimentación o el metabolismo, que no permiten al cuerpo absorber y utilizar suficientes vitaminas y minerales.
  • Quimioterapia o ciertos medicamentos.
  • Exposición a la radiación.
  • Predisposición genética a la osteopenia y osteoporosis.
  • Limitada o excesiva actividad física.
  • Fumar.
  • Consumir regularmente bebidas sabor cola.
  • Consumo excesivo de alcohol.
Osteopenia y osteoporosis

Síntomas y signos de osteopenia

La osteopenia no tiene síntomas. La persona no notará ningún dolor o cambio cuando el hueso se vuelve más delgado. Puede cursar sin molestias por largo tiempo, incluso hasta que se presentan las fracturas; sobre todo se presenta dolor en la espalda conforme se produce la fractura y el colapso vertebral, lo que además ocasiona acortamiento de la estatura.

Las fracturas comunes incluyen las de la espina dorsal, cadera y muñecas. Algunas fracturas, especialmente las vertebrales, pueden hacerse sin la percepción de dolor y, por lo tanto, la osteopenia u osteoporosis pueden estar presentes sin diagnosticar durante años. Por lo tanto, el mejor curso de acción es consultar a un médico para una consulta después de los 30 años de edad, especialmente para las personas que estén en alto riesgo.

Tipos de osteoporosis

  • Osteoporosis primaria, involutiva o senil:tipo I o postmenopáusica, tipo II (mujeres y varones de más de 70 años), idiopática; característica de personas jóvenes, no se conoce la causa.
  • Osteoporosis secundaria:favorecida por factores alimentarios, dieta baja en calcio o problemas en la absorción del mismo, enfermedades endocrinológicas, como diabetes mellitus, hiperparatiroidismo o hipertiroidismo; enfermedades metabólicas, como intolerancia a la lactosa; amenorrea o falta de la menstruación, enfermedades genéticas, uso prolongado de determinados fármacos, enfermedades del hígado, alcoholismo, insuficiencia renal crónica o inmovilización.

Diagnóstico de la osteoporosis

A menudo la osteoporosis cursa de forma asintomática, hasta que se produce una fractura, por lo que para llegar a su diagnóstico hay que sospecharla en personas con varios factores de riesgo.

  • Historia clínica y exploración física:debe obtenerse información detallada acerca de la aparición de dolor en la columna dorsal o lumbar, cambio en la intensidad o características. En cuanto a la exploración física, la disminución de la talla o aparición de cifosis son signos tardíos.
  • Radiografía:(antero-posterior y lateral de columna dorsal y lumbar); es de gran utilidad para identificar fracturas localizadas y determinar la altura de los cuerpos vertebrales, pero su valor es muy limitado para determinar la masa ósea, ya que solo se observa cuando ésta es importante (generalmente superior al 30 %).
  • Análisis de laboratorio: la fosfatasa alcalina es una sustancia de la sangre que aumenta en la osteoporosis, cuando se está reparando una fractura.
  • Densitometría: es una exploración que utiliza dosis bajas de rayos X para determinar la masa ósea. Previamente se utilizaban la tomografía axial computarizada y la resonancia magnética.
Seguinos en Facebook

revista