Ortodoncia preventiva ...

... e interceptiva - Dra. Ana Campuzano – Odontóloga »

Dra. Ana Campuzano – Odontóloga

El campo de actuación de la ortodoncia se ha ampliado, tratando además los problemas de disfunción temporo-mandibular (ATM), directamente relacionados según algunas investigaciones a mal posiciones dentarias y de los maxilares llamadas oclusión no funcional.

La oclusión, además de estética, debe ser funcional para no desencadenar en problemas posteriores que tienen manifestaciones clínicas, como presencia de dolor en músculos masticatorios y del cuello, dolor del cuello, dolor y ruidos articulares en la ATM, limitación de la apertura bucal, entre otros síntomas.

Existen tres tipos de ortodoncia según el avance de la problemática a solucionar, la ortodoncia preventiva, la interceptiva y la correctiva, para este artículo nos enfocaremos en las dos primeras.

ORTODONCIA PREVENTIVA

Es de aplicación a edad temprana; por ejemplo, cuando un niño presenta un recambio dentario de dientes temporarios a permanentes, donde estos últimos no se colocan correctamente debido a la inapropiada persistencia de los dientes temporales, haciendo que los dientes permanentes no pueden tomar su lugar en la arcada, desviándose del trayecto y saliendo en mal posicion.

En ese caso particular hay que establecer un plan de tratamiento que consiste en extracciones seriadas y a tiempo, de los dientes temporales. Ello evita males mayores en el futuro.

ORTODONCIA INTERCEPTIVA O FUNCIONAL

Este tipo de ortodoncia ayuda a favorecer el crecimiento y desarrollo óptimo del hueso maxilar y la mandíbula, evitando posteriores complicaciones o anomalías. De los 7 a los 11 años es la mejor edad para guiar el correcto crecimiento de los maxilares y mejorar el tono de la musculatura de la cara, por ello son tan importantes las revisiones periódicas al dentista durante la infancia.

Entre las acciones planificadas para un correcto desarrollo maxilar, el ortodoncista puede hacer expansión de los maxilares, estimular y/o frenar el crecimiento mandibular, dejando la corrección de los problemas exclusivamente de colocación dentaria para cuando ya han erupcionado todos los dientes definitivos.

Ortodoncia preventiva e interceptiva

Los malos hábitos como chuparse el dedo o colocar la lengua en forma incorrecta al tragar, pueden solucionarse más fácilmente a esta edad con la ortodoncia interceptiva o funcional.

El ortodoncista puede influir o guiar el crecimiento del maxilar y la mandíbula mientras el niño está creciendo, una vez que ha dejado de crecer ya no se puede.




Objetivos de la ortodoncia interceptiva o funcional

Mediante diferentes tipos de aparatos de control ortopédico del crecimiento, tiene como objetivos:

  • Coordinar la posición y tamaño de los huesos maxilares y la mandíbula. Estimulando, frenando o cambiando su dirección de crecimiento.
  • Equilibrar las fuerzas y eficacia de la masticación.
  • Mejorar la estética facial.
  • Mejorar la salud de la articulación temporomandibular .
  • Proteger los dientes de desgastes anormales futuros .
  • Proteger de problemas periodontales futuros (del sistema de soporte de los dientes – los huesos y las encías).
  • Mejorar la salud dental (contribuye a una buena higiene dental)

Recordemos que el éxito de un tratamiento depende en gran medida de un diagnóstico apropiado hecho por un profesional competente y especializado.

Seguinos en Facebook

revista