Orientación vocacional ...

... para elegir una carrera - Lic. Sergio Carron – Psicólogo »

Objetivos básicos del proceso de orientación vocacional

Los objetivos básicos de este proceso de orientación están dirigidos en primer lugar, al conocimiento del alumno, sus capacidades, rendimiento, motivaciones e intereses, aptitudes y personalidad, para que descubra su propia vocación.

En segundo lugar, debe dirigirse a los padres, que deben colaborar y participar en el proceso de orientación, sin que haya interferencia en su libre elección.

Por último, hacia el cuerpo docente, que debe prestar a sus alumnos un verdadero servicio de orientación y asesoramiento permanente.

Las presiones del ambiente

El ambiente genera un contexto de presión y/o motivación hacia el joven, puesto que lo que siguieron sus padres o familiares, lo que seguirán sus compañeros, lo que la sociedad valora como carreras o profesiones de éxito se convierten, de manera inconsciente, en opciones válidas para el joven, y cuando se le consulta por qué está optando por alguna de ellas, no sabe muy bien cómo fundamentar.

Es de vital importancia ayudar al joven a reflexionar y profundizar en sus opciones libres y maduras, pensando en que su futuro es sólo suyo, y si bien tiene relación con el contexto, el mismo no es el único criterio a tener en cuenta.

Las motivaciones conscientes

Existen jóvenes que, desde chicos, han tenido una “decisión vocacional”. Esto se podría considerar una motivación consciente; esta persona busca, está interesada, le apasiona un tema relacionado a una profesión. Cuando esta decisión es acompañada por su contexto, el joven refuerza la misma y se mantiene en ella. Es importante ayudar a que esta persona reflexione y analice cuánto de esa decisión en verdad es la más adecuada, entendiendo que muchas cosas que vivimos de niños sirven para conocernos y tomar una decisión, pero siempre que hayan “madurado” y pasen de ser intereses a decisiones sopesadas y analizadas.

Orientación vocacional para elegir una carrera

Factores que confunden en la elección de una carrera

Lo ideal es adoptar la decisión con mucha calma y con la mayor cantidad de información posible. Hay factores externos relacionados con el prestigio que poseen las diferentes profesiones en nuestra sociedad y la posibilidad de ingresos económicos. Hay mucho marketing que lleva a optar pensando en la posibilidad de futuro, sin conocer profundamente lo que la persona va a desempeñar.

Muchas veces las decisiones se toman por presiones de la familia. Una de las problemáticas que enfrentan los jóvenes en el primer año de estudio, es descubrir que no les gusta.

Los hijos deben tomar la decisión; si bien existe la posibilidad de que se equivoquen, es preferible que cometan un error, a que sientan que fueron ‘obligados’ a estudiar una profesión con la que nunca se van a sentir conformes porque no la sienten propia.

Pasos para definir la vocación

  • Intereses manifiestos: lo primero es preguntarse qué es lo que le interesa aprender y con qué actividades disfruta más.
  • Profesiones y actividades: luego hay que preguntarse con qué profesiones se relacionan las actividades que le gustan.
  • Objeto de estudio: pensando en la actividad concreta que realizaría en el futuro. Por ejemplo, trabajar con el cuerpo humano (ciencias médicas), con animales (medicina veterinaria), con plantas y árboles (ciencias agropecuarias y forestales), con niños (ciencias pedagógicas), etc.
  • Acción a realizar: es importante definir la acción que quiere realizar con ese objeto de estudio. Investigar, vender, construir, explorar, entretener, crear, defender, servir, elaborar, entender, producir, administrar.
  • Informarse: es importante conocer el contenido y malla curricular de las carreras, para ver si son lo que imagina, y sobre sus perspectivas laborales.
Seguinos en Facebook

revista