Nutricosméticos: Un nuevo ...

... concepto de belleza interior - Lic. Gladys C. Patiño - Especialista en Nutrición Clínica Funcional y Fitoterapia, Nutrición Estética y Genómica Nutricional - Cosmetóloga y Esteticista »

Lic. Gladys C. Patiño - Especialista en Nutrición Clínica Funcional y Fitoterapia, Nutrición Estética y Genómica Nutricional - Cosmetóloga y Esteticista Con el aumento de la expectativa de vida, las personas buscan cada vez más verse mejor y prolongar la apariencia joven y bonita. La belleza interior, dónde la nutrición es la protagonista

Es conocido el dicho de… “lo que realmente importa es la belleza interior”... hoy en día esta frase se ubica en un nuevo escenario, el nuevo concepto de belleza interior o conocido como Beauty from inside, donde la nutrición es la protagonista. Se basa fundamentalmente en lograr el equilibrio entre el medio externo e interno, adecuando la alimentación y equilibrando los nutrientes, con el objetivo de auxiliar en la prevención y disminución de procesos inflamatorios responsables del envejecimiento de la piel, PEFE (celulitis), grasa localizada y otras alteraciones estéticas.

La importancia de los hábitos saludables

Si bien todos los días surgen innumerables tratamientos estéticos prometedores, es reconocido el papel fundamental que desempeña una alimentación correcta, hábitos saludables y el equilibrio de nutrientes, no solamente en el mantenimiento y restauración de la salud, sino también en el mantenimiento de un aspecto bonito. Una alimentación saludable y equilibrada provee todos los nutrientes necesarios para el buen funcionamiento del cuerpo, y la salud del cuerpo a su vez, se refleja en la piel, cabellos y uñas.

Deficiencias de nutrientes y excesos de alimentos ricos en grasa saturada, carbohidratos simples y sodio, sobrecargan nuestro sistema y como consecuencia producen oxidación y daño celular, resultando en el favorecimiento de la aparición de ojeras, PEFE (celulitis), acné, caída de cabellos, uñas frágiles, grasa localizada, además de la aceleración del proceso de envejecimiento, y otras quejas comunes relacionadas a la estética.

Los nutricosméticos

La tendencia mundial para combatir las alteraciones estéticas son los llamados nutricosméticos o las cápsulas de la belleza. En este contexto, el concepto de «nutricosmético» se basa en que la clave para mejorar el aspecto y la belleza exterior, ha de buscarse en la salud global; en otras palabras: «belleza desde adentro». La utilización de vitaminas, minerales o principios activos por vía oral busca aportar al organismo nutrientes o sustancias bioactivas que puedan actuar directamente sobre la piel y sus anexos, y así mejorar su salud y aspecto.

Componentes de los nutricosméticos

Los componentes de los nutricosméticos son: antioxidantes, aminoácidos, vitaminas y minerales. Entre los suplementos alimenticios con poder antiedad se destaca el omega-3, al que se le reconoce, entre sus múltiples beneficios, el poder para reducir los signos inflamatorios de la piel, como el acné o las arrugas.

Las vitaminas C, E, A, con alto poder antioxidante, al igual que los polifenoles extraídos de las pepitas de las uvas, son también habituales de la nutricosmética antiedad.

Otras sustancias que suelen formar parte de los suplementos alimenticios antiedad son: el colágeno hidrolizado y el ácido hialurónico, minerales como el selenio y el zinc, la coenzima-Q10, carotenoides como licopeno, betacaroteno y luteína.

Nutricosméticos: Un nuevo concepto de belleza interior El colágeno hidrolizado

Un nutricosmético prometedor y bastante utilizado es el colágeno hidrolizado. Los suplementos de colágeno existentes en el mercado son presentados en forma líquida, polvo o en cápsulas. Las cápsulas poseen una concentración muy baja de colágeno y precisa de agua o un alimento líquido para ser ingerido; los polvos por su parte, precisan ser disueltos en agua, en otra bebida o adicionados en preparaciones.

El colágeno hidrolizado en forma líquida, además de ser práctico por estar listo para el consumo, es digerido rápidamente, siendo completamente absorbido y aprovechado por el organismo. Entre sus beneficios se observa la mejora de la firmeza y elasticidad de la piel, previniendo y tratando las arrugas, la flacidez y la PEFE (celulitis), fortalece las uñas, aumenta el crecimiento, da brillo y luminosidad a los cabellos.

Estos suplementos dietéticos con funciones de cosméticos proponen mejorar el estado y las condiciones de la piel, prepararla para la exposición solar, o promover el descenso de peso. Su objetivo no es substituir los productos cosméticos tópicos, cuya aplicación in situ propicia un efecto inmediato, pero sí favorecer en un contexto global la mejora de la salud cutánea y sus anexos.

Seguinos en Facebook

revista