Nutrición en adultos ...

... mayores - Lic. Gloria Melgarejo – Nutricionista »

Los adultos mayores experimentan una serie de cambios fisiológicos. Un estado nutricional inadecuado repercute en el funcionamiento del organismo, favoreciendo el desarrollo de enfermedades que pueden convertirlos en sujetos dependientes. Hay estudios que demuestran que una buena dieta en la edad avanzada reduce el riesgo de osteoporosis, hipertensión arterial, enfermedades cardíacas y algunos tipos de cáncer.

CÓMO ES EL APETITO EN LOS ADULTOS MAYORES

En esta etapa, el apetito, así como la cantidad de alimentos ingeridos tiende a declinar, por lo que debe tenerse especial cuidado de mantener una dieta balanceada, que aporte una nutrición equilibrada y saludable, para revertir o retrasar muchos de los cambios asociados al proceso de envejecimiento.

QUÉ CAMBIOS CORPORALES SE PRODUCEN A ESTA EDAD

El proceso de envejecimiento se suele acompañar de una reducción significativa de la actividad física, que contribuye aún más a la pérdida de la masa muscular. Por ello, es muy importante que aumenten su actividad física. Esta tiene innumerables beneficios tales como aumentar el apetito y por ello, la ingesta de alimentos. Este cambio se traducirá en una mayor ingesta de nutrientes.

QUÉ TIPO DE ALIMENTOS SE DEBEN CONSUMIR

Nutrición en adultos mayores

El consumo de productos lácteos descremados como leche o yogur es importante, ya que si bien la absorción de calcio está disminuida a esta edad, una mayor ingesta diaria significará una mayor ingesta absoluta de calcio. Los productos sin lactosa presentes en los supermercados son una buena alternativa para los que presenten molestias digestivas. Un aporte adecuado de lácteos es también una buena fuente de proteínas que contribuirá a evitar la pérdida de masa muscular.

HIERRO, ÁCIDO FÓLICO Y ZINC

La deficiencia de hierro es un problema común a medida que envejecemos y esto por lo general, provoca anemia, cuyos síntomas son debilidad, fatiga y deterioro de la salud.

  • La vitamina C, contenida en frutos cítricos, ayuda al organismo a absorber el hierro de los alimentos que lo contienen. Además, es un excelente antioxidante, contribuye a retrasar el proceso de deterioro del organismo.
  • El ácido fólico participa en la formación de glóbulos rojos y su carencia puede provocar anemia. Lo contienen los vegetales de hojas verdes, algunas frutas y los productos de grano enriquecidos.
  • El zinc ayuda al organismo a combatir infecciones y a reparar los tejidos enfermos. Sus principales fuentes son: carne, mariscos, productos de grano y la leche.

CONSUMO DE FIBRA

Los expertos recomiendan el consumo diario de entre 20 y 35 gramos de fibra (para un adulto) para mejorar el movimiento intestinal, moderar los cambios de azúcar y de colesterol en la sangre que se producen después de las comidas, e incrementar la eliminación de las sustancias cancerígenas producidas por las bacterias en el intestino grueso. La fibra se encuentra principalmente en los granos enteros, algunas frutas y verduras.

CUÁNTO LÍQUIDO DEBEN TOMAR LOS ADULTOS MAYORES

Las personas mayores son más vulnerables a la deshidratación, como resultado de una disminución de la función del riñón y porque tienen un menor contenido de agua corporal. Se recomienda consumir bastante líquido, al menos que esté contraindicado por problemas renales o cardíacos. Los adultos mayores necesitan tomar abundantes líquidos: de 8 a 12 tazas por día. Algunos alimentos proveen líquidos, pero aún así es necesario tomar todo tipo de bebidas, jugos, leche, sopas, que pueden incluir además otras sustancias nutritivas, sin olvidar la mejor opción que es el agua pura.

Seguinos en Facebook

revista