Nutrición y ...

... actividad física en el niño - Lic. María del Carmen Jure – Nutricionista »

Una de las lecciones más valiosas que se puede enseñar a los niños, es a alimentarse bien y mantenerse físicamente activos. Desarrollar estos hábitos los ayudará a ser saludables, tanto ahora como en el futuro, y podrán gozar de buena salud una vida entera.

IMPORTANCIA DE UNA SANA ALIMENTACIÓN

Una alimentación sana ayuda al buen crecimiento y desarrollo de los niños, incluyendo el éxito escolar. Ya sean muy pequeños o adolescentes, comer saludablemente se reduce a seguir unos puntos básicos:

  • Comer las cantidades recomendadas de los principales grupos alimenticios y dentro de éstos, una variedad de alimentos nutritivos para obtener suficientes vitaminas, minerales y otros nutrientes necesarios para la buena salud.
  • Controlar el tamaño de las porciones para que los niños no consuman más calorías de las que necesitan, especialmente en los alimentos y bebidas menos nutritivos, que contienen azúcar agregada y grasas sólidas, saturadas y trans.
  • Encontrar un equilibrio entre la cantidad de alimentos que comen y la actividad física que realizan regularmente, para desarrollar un peso saludable.

OBSTÁCULOS PARA UNA ALIMENTACIÓN SANA

Entre los factores que dificultan la posibilidad de ofrecer una alimentación sana a los niños, están la falta de tiempo para cocinar, de recursos económicos y de motivación, el poco tiempo que se pasa con los niños para controlar lo que comen, el hecho de que los abuelos no sigan las pautas alimentarias marcadas por los padres y la amplia disponibilidad de alimentos de alta densidad energética y poco valor nutritivo.

Las familias con ingresos reducidos tienen una mayor probabilidad de tener dietas menos saludables, ya que los productos que compran están más determinados por el precio y las preferencias de los niños, y son menos estrictas en la selección de alimentos.

OBSTÁCULOS PARA LA ACTIVIDAD FÍSICA

Entre los factores medioambientales más comunes, se incluyen la falta de instalaciones (parques, gimnasios, instalaciones deportivas, piscinas, espacios verdes o carriles para bicicletas), la seguridad (presencia de demasiado tráfico y delincuencia, falta de señales de tráfico y mal estado de los carriles para bicicletas o los caminos).

Aunque las condiciones en los colegios varían entre los distintos países, tampoco son óptimas, debido a la breve duración de los recreos y a la falta de espacio para jugar.

La falta de actividades organizadas para los niños más pequeños y la ausencia de organizaciones deportivas, contribuyen a que los niños practiquen pocas actividades físicas. Además de la implementación creciente de juegos de video o computadora, para entretener a los niños.

CONSECUENCIAS DE LA FALTA DE EJERCICIO EN NIÑOS

Nutrición y actividad física en el niño

Para un niño sedentario, los riesgos de sufrir enfermedades son mayores, ya que se arriesgan a:

  • Tener sobrepeso y obesidad.
  • Aumento considerable de colesterol y triglicéridos.
  • Aumento de la glucemia, generando predisposición a diabetes.
  • Hipertensión arterial.
  • Menor fuerza y resistencia muscular.
  • Falta de coordinación y agilidad.
  • Mayor ausentismo escolar por enfermedades.

RECOMENDACIONES

  • Es necesario equilibrar bien el almuerzo y la cena con alimentos como huevos, lácteos, pan, arroz, pastas, frutas, verduras, carnes.
  • El niño debe dormir las horas adecuadas y estar bien descansado.
  • Deben realizar al menos 30 minutos de actividad física de intensidad moderada a vigorosa todos o la mayoría de los días de la semana.
  • Al menos dos días a la semana, la actividad debe incluir ejercicios para mejorar la salud ósea, la fuerza muscular y la flexibilidad.
  • El mejor ejemplo que puede tener un niño es el de sus padres, por ello, es de suma importancia que participe con él en los ejercicios.
  • No se debe presionar al niño para que haga deporte, ya que sólo provocará que no le guste y a la larga nunca lo practicará.
Seguinos en Facebook

revista