Cómo no salir ...

... de la dieta en semana santa - Lic. Betharram Scarone - Nutricionista, Especialista en Nutrición Deportiva »

Lic. Betharram Scarone - Nutricionista, Especialista en Nutrición Deportiva

Las dietas personalizadas se fundamentan en la toma de una mayor cantidad de proteínas y cuidar las fuentes de hidratos de carbono y las grasas. A continuación, le dejo una serie de consejos para Semana Santa:

  • Desayuno

No se salte esta comida tan importante… Pero tampoco hace falta que la realice al pie de la letra. En la primera comida del día puede permitirse alguna chipa chiquita o ½ mbeju, si es que más tarde puede contrarrestar con actividad física. Por ello, cuando quiera darse un antojito, la primera hora del día es ideal.

  • Verduras

Son sus aliados perfectos para los aperitivos y las guarniciones. Aumente la cantidad de verduras (los de hojas verdes son menos calóricas y dan saciedad por su contenido en fibra) y trate de eliminar los alimentos cocinados con aceite/grasa. Siempre elija las opciones a la parrilla, al vapor, al horno, a la plancha, etc. Capaz no sean como los de su abuela, pero si le encuentra la vuelta con unos buenos condimentos, le saldrán deliciosos platos y libres de culpa.

  • Mucha agua

Tomar agua puede resultar incómodo por la necesidad de ir al baño. Pero si no lo hacemos vamos a fomentar la hinchazón además del estreñimiento. Lo mejor es beber sin darnos el atracón, hacerlo despacio, a sorbos, pero de forma continua.

  • Raciones más pequeñas

Es sabido que hay que comer en platos pequeños. Además de ingerir una menor cantidad de comida, visualmente parece que comemos más.

cómo no salir de la dieta en semana santa
  • Dulces

Puede comer algún dulce si es que se portó bien y siguió correctamente la dieta personalizada que le elaboró su nutricionista. Eso sí, antes que nada consulte, que el profesional sea quien le oriente sobre las pautas para endulzarse en el final de las comidas.

  • Mida lo que come

Sin obsesionarse, pero es bueno que sepa los gramos que consume. Un estudio realizado en los Estados Unidos, demostró que las personas que registraban lo que comían perdían el doble de peso que aquellos que no lo hacían.

  • Ejercicios

Si está siguiendo un buen plan de ejercicios físicos para adelgazar pautado por un especialista, va a poder equilibrar lo que come de más. Cuantas más calorías quema, más podrá comer. Eso sí, sin pasarse y siempre teniendo en cuenta su dieta personalizada. Los paseos, la bici, incluso las procesiones, pueden ser una buena forma de incorporar el ejercicio a las vacaciones de Semana Santa.

  • Un punto al que no se da mucha importancia: es la falta de descanso.

Trabajamos mucho más y dormimos mucho menos de lo que dormíamos en años anteriores. La escasez de sueño es perjudicial para la sensibilidad a la insulina, aumenta la permeabilidad de los intestinos, y otras cuestiones, “causa antojos”.

En pocas palabras, la privación de sueño es una forma de estrés, y cuando el estrés se convierte en crónico, uno de los primeros mecanismos de adaptación de nuestro cuerpo para enfrentarse a él, es buscar alimentos; en concreto, alimentos altamente procesados.

Nos entra el antojo y tenemos tendencia a comer alimentos malos. Es por eso que, para comer sin ansiedad, también hace falta dormir mejor.

Seguinos en Facebook

revista