Programa "Niños en ...

... movimiento"- Lic. Adriana Vargas – Nutricionista »

En Paraguay, cerca del 30% de los escolares presentan sobrepeso u obesidad, esto es, 1 de cada 3 niños y adolescentes se encuentran excedidos en su peso. La obesidad infantil es un fuerte predictor de la obesidad en la adultez. Además de una enfermedad, es a la vez un factor de riesgo para el desarrollo de patologías crónicas no trasmisibles como la diabetes, los problemas cardiovasculares y ciertos tipos de cánceres.

Principales contribuyentes de la obesidad infantil

El consumo de alimentos poco saludables como las comidas rápidas, con alto contenido graso y sal, los snacks y las bebidas azucaradas como gaseosas y jugos envasados, favorecen a la malnutrición de esta franja poblacional. Estos tipos de comestibles han sido reconocidos como uno de los principales contribuyentes y factores de riesgo de la obesidad infantil. La adopción de hábitos alimenticios saludables desde temprana edad permitirá disminuir la carga de la obesidad infantil y frenar la predisposición de enfermedades crónicas en la adultez.

Los padres y la obesidad infantil

El origen de la obesidad de los niños depende en gran parte de los padres, de su estilo de comunicarse, de su contención emocional o de su estilo educativo. Por eso, cuando hay un niño con sobrepeso, es un asunto de familia. Los padres son los guardianes nutricionales de la familia.
Además, por supuesto, son los ejemplos a seguir. Por eso es importante que ofrezcan a los hijos, modelos saludables de alimentación.

Comida y emociones

La interacción entre padres e hijos se establece desde el nacimiento. La comida es una importante ocasión de interacción social. El clima emocional en el que se presentan los alimentos es extremadamente importante para formar las preferencias alimenticias que nos acompañarán toda la vida. Tanto la actitud de los padres, incluso sin hablar, como el estilo de relación, determinan la conducta alimentaria de los hijos. Los mayores crean el contexto afectivo en el cual se crece y se come. Por eso, lo mejor es el modelado asociado a una comunicación positiva: felicitar los logros e ignorar los rechazos de comidas.

La paradoja de la TV: desencadena obesidad, pero vende delgadez

Intolerancia a la lactosa

La televisión (como uno de los medios de comunicación más común y consumido), nos ofrece publicidades sobre comidas rápidas, cada vez menos contribuyentes a los hábitos saludables que se recomiendan adoptar como modo de vida. Pero por otra parte, las figuras que aparacen en publicidades, programas y artistas, ofrecen una imagen modelo de delgadez.
Esta es la contradicción que muchas veces puede desencadenar trastornos en la alimentación en niños, adolescentes y adultos. Es aquí donde los padres deben estar presentes para brindar la orientación correcta para que esto no ejerza influencia, y sobre todo, se cree el pensamiento de aceptarse a sí mismo, con la consciencia de mantener los hábitos saludables por el conocimiento de lo que acarrea la buena y mala alimentación.

Programa "Niños en Movimiento"

Está diseñado para el tratamiento holístico del sobrepeso y de la obesidad, va dirigido a niños de 7 a 12 años, así como a sus familiares. Promueve cambios en los estilos de vida, en los hábitos alimentarios y en la emocionalidad, con el objetivo de aumentar la autoestima, mejorar la comunicación intrafamiliar y conseguir una normalización del índice de masa corporal.
El objetivo es tratar y prevenir la obesidad infantil y los trastornos de la conducta alimentaria en la adolescencia y en la edad adulta.

Seguinos en Facebook

revista