¿Qué son las ...

... neumonías recurrentes y persitentes? - Dr. Bernardo Sánchez – Pediatra Neumólogo »

Estamos finalizando la etapa más importante del año en cuanto a la aparición de cuadros infecciosos de las vías respiratorias, si bien los cuadros virales respiratorios pueden presentarse a lo largo de todo el año, todos sabemos que en época de frío éstos se intensifican y se hacen más notable. Esta vez hablaremos de una afección que puede presentarse en los niños y que debemos prestarle suma atención. Los padres acuden al consultorio refiriéndonos que durante el año sus hijos han presentado infección en los pulmones o neumonía más de una vez. Es allí donde los profesionales debemos poner mucha atención porque podemos estar frente a una neumonía recurrente o quizás ante una neumonía persistente.

¿Cuándo nos referimos a una neumonía recurrente y a una neumonía persistente?

  • La neumonía recurrente; es aquella que presenta dos o más apariciones en un año. O también tres o más veces en cualquier período de tiempo.
  • Cuando nos referimos a la neumonía persistente; hablamos de aquella que, a pesar del tratamiento adecuado, tarda más tiempo de lo normal en resolverse, (1-3 meses según algunos autores). Generalmente se disponen de los datos clínicos a lo largo de toda la enfermedad y de placas radiográficas anteriores.

¿Cuáles son las causas que pueden estar detrás de estas afecciones?

¿Qué son las neumonias recurrentes y persitentes?

Entre el 85 y el 90% de los pacientes con neumonía recurrente padecen una enfermedad subyacente que debe investigarse. Para estudiar una neumonía recurrente, debemos hacer la diferencia entre las que siempre se localizan en un mismo sitio anatómico del pulmón y que frecuentemente la causa podría encontrarse en los bronquios. Cuando la localización es variable podemos sospechar que las causas pueden ser más generalizadas o eventualmente limitarse al pulmón. Las causas más frecuente de estas neumonías son el asma, el síndrome de aspiración recurrente, los problemas cardíacos, como ser las cardiopatías congénitas, y las inmunodeficiencias (a las que comúnmente podríamos llamar como “defensas bajas”). Las citadas abarcan aproximadamente el 80% de las causas subyacentes a la neumonía recurrente, así pues, lo sensato es iniciar el estudio centrándose en estos grupos de enfermedades. No debemos dejar de lado a los problemas como tuberculosis, cuerpos extraños en las vías respiratorias y a la fibrosis quística.

El tratamiento va a depender de la causa, por lo que es de vital importancia darle la suficiente consideración a estos problemas, el no corregirlos conducirá a una situación permanente de infecciones del aparato respiratorio que pueden ir deteriorando cada vez más al niño.

¿Cómo se hace el diagnóstico?

Para realizar el diagnóstico es importante realizar una minuciosa historia clínica que podrá orientar mejor hacia la causa de esta manifestación. La clasificación basada en el sitio de aparición de la enfermedad podrá ayudar a sistematizar el uso de exámenes complementarios. Los estudios de imagen más complejos, como la tomografía computarizada y la resonancia magnética, tienen su principal indicación en los casos de neumonía recurrente localizada. La broncoscopía es también muy rentable.

Seguinos en Facebook

revista