Sexualmente irreverentes

...antiguos y nuevos mitos - Parte I »

Un mito es una falsa afirmación convalidado a través de años de certidumbre social. Nadie inventa los mitos ellos se transmiten de generación en generación, condicionados en su desarrollo por el nivel social o cultural de las personas que los comparten. Los enumerados a continuación son algunos entre el gran repertorio de fábulas sexuales que se han acumulado a través de los siglos. Confrontarlos es la tarea de la educación sexual abarcativa a todas las edades y clases sociales.

1.El sexo entendido como una función indispensable El sexo es una necesidad primaria especialmente para los varones como alimentarse o dormir . El sexo es ciertamente un hecho biológico y cultural, pero cada persona puede elegir ponerlo en práctica o no sin que acarree consecuencias físicas o psicológicas.

2.La sobrevaloración de los genital El deseo de lo hombres se expresa básicamente de manera genital y ninguna otra forma de contacto sustituye a esta opción. Las “otras alternativas” de contacto son consideradas accesorias.

3.La erección en un lugar privilegiado La erección se sitúa en el centro del deseo y es la señal inequívoca para la penetración. El mito anterior y este se combinan para que el varón no entienda que las caricias eróticas tienen validez por sí mismas. Por ello, cuando tiene trastornos eréctiles se desespera.

4.El atleta en la cama En el sexo lo que importa es el rendimiento y su propia capacidad sexual quedará determinada por la respuesta sexual de la compañera a la que deberá conducir al placer porque en definitiva él es el único responsable del orgasmo femenino. Las habilidades son importantes pero lo que absolutamente falso es que el ritual erótico dependa de uno de los dos.

5.Siempre listos Por su formación y por ciertas fantasías que sustentan, muchos varones consideran que han de estar siempre dispuestos a la actividad sexual con todas las mujeres que deseen o que les requieran. A esto se lo denomina el “sindrome del boy-scaut”.

pareja

6.El pene y sus dimensiones El tamaño establece una relación directa con el placer que las mujeres obtendrán del vínculo sexual a pesar que es falso es una de las creencias más arraigadas en lo varones y mujeres.

7.No al auto-erotismo. Se asocia la masturbación con la adolescencia, si persiste es considerada un signo de inmadurez que es necesario ocultar celosamente. Por el contrario es una expresión también de la vida sexual satisfactoria en cualquier edad.

8.Sin palabras Se cree que el sexo tiene que ser espontáneo y sin palabras y por supuesto es el menos acertado. Porque, puede ser conversado y planificado sin que esto menoscabe el placer. A la inversa de lo versos de Pablo Neruda “me gustas cuando callas, porque estás como ausente” debería ser me gustas cuando hablas, porque te siento más mía, más mio.

pareja

9.Homosexuales a distancia Se considera que la homosexualidad es una enfermedad evitable que se contagia socialmente o por influencias personales. Nada más falso que esta afirmación excluyente que sólo contribuye a la discriminación

10.Nosotros, los de entonces, ya no somos los mismos. En torno de la edad hay dos mitos contrapuestos. El primero de signo autoafirmativo tiende a ignorar los cambios y oscilaciones que se producen en el deseo, en la respuesta o el rendimiento sexual al cabo de los años. Se es consciente de ellos pero no se los acepta racionalmente, pero en la práctica se los niega generándose a partir de ello ciertos problemas en la erección, la rigidez del pene, o en el tiempo adentrarse en una nueva relación. En las mujeres los cambios en su imagen y la sequedad de la vagina les refuerzan la creencia que después de la menopausia se debe continuar con la sexopausia. El segundo de tales mitos postula, como contrapartida degradante, que los viejos se alejan naturalmente del deseo y la práctica sexual

Fuente: Roverto Rosenzvaig, La pareja al desnudo. Dra María Mayeregger Varela.

Seguinos en Facebook

revista