¡Permanentes migrañas!

Dr. Carlos Oliveira y Silva - Neurólogo Clínico »

Conozca los síntomas y sepa qué hacer

La migraña o jaqueca, son sinónimos. Es una alteración episódica común de cefalea con una prevalencia del 18% en mujeres, 6% de hombres y 4% de niños. Los ataques consisten en una combinación de cefalea y síntomas neurológicos, gastrointestinales, y autonómicos.

La mayoría de los pacientes desarrolla migraña dentro de las 3 primeras décadas de la vida, algunos en la cuarta y menos en la quinta década.

La palabra migraña fue introducida por Galeno, palabra griega derivada de hemicránea.

Aura es un síntoma característico, que la persona que tiene migraña, lo experimenta entre 5 y 60 minutos antes de que le empiece el dolor de cabeza.

A lo más, solo el 30% de los migrañosos tiene el aura clásica. Así, los migrañosos pueden presentar: migraña sin aura, migraña con aura y aura migrañosa sin cefalea. La mayoría de los migrañosos que presentan migraña con aura, también tienen ataques de migraña sin aura.

Además de los síntomas descritos en la definición de la IHS (International Headache Society), existen otros síntomas comunes. Una amplia variedad de síntomas premonitores pueden ocurrir como congestión nasal y dolor en el cuello.

Para establecer el diagnóstico de migraña bajo la clasificación de la IHS, deben estar presentes ciertas características clínicas y se debe excluir cualquier otra enfermedad orgánica. Esto último es demasiado importante.

Un ataque migrañoso habitualmente dura menos de un día, y cuando persiste por más de 3 días se llama estado migrañoso. Aunque es frecuente que la migraña se inicie en la mañana, a veces al despertar, puede también iniciarse a cualquier hora del día o la noche. La frecuencia de los ataques es muy variable, desde pocas veces en la vida, hasta varias en una semana. La frecuencia media de los ataques es de 1,5 veces al mes. 10% de los migrañosos tienen uno o más ataques por semana.

El aura típicamente precede a la cefalea, pero ocasionalmente puede continuar con la cefalea o incluso solamente durante la cefalea.

En contraste al ataque isquémico transitorio, el aura de la migraña se desarrolla gradualmente y consiste típicamente en síntomas positivos (fotopsias, hormigueo) o negativos (escotomas, adormecimiento).

¡Permanentes migrañas!

Signos y síntomas focales pueden persistir más allá de la fase de cefalea. Si el aura dura más de una hora pero menos de una semana se llama aura prolongada, pero el episodio sigue llamándose migraña con aura y una característica atípica. Si el aura persiste más de 2 semanas y sin evidencia radiográfica de infarto, es llamada aura sin infarto; si la imagen demuestra un infarto, se llama infarto migrañoso. Particularmente en la edad media o tardía de la vida, el aura puede no seguirse de cefalea (equivalente migrañoso).

FENÓMENOS ASOCIADOS A LA MIGRAÑA

Los ataques migrañosos a menudo se acompañan de otros síntomas que pueden hacer a la migraña incapacitante. Las alteraciones gastrointestinales son a menudo los síntomas más angustiosos. Náuseas ocurren en el 90% de los casos y vómitos en más de un tercio.

Cambios del humor y mentales son casi universales. Visión borrosa, congestión nasal, palidez o enrojecimiento, sensación de calor o frío, sudoración, son síntomas que pueden ocurrir.

El dolor de cuello es común en la migraña, ocurre entre 60 y 90% de las migrañas estudiadas; 20% en la fase premonitoria, 60% durante la fase de cefalea, y 20% durante la fase de postdromo.

FACTORES HORMONALES Y MIGRAÑA

La migraña menstrual se define como un ataque que ocurre desde un día antes hasta 4 días después del inicio de la regla, es pura si no ocurre en otros días del ciclo, y se la llama “relacionada a la menstruación” si ocurren además ataques adicionales en otros días del ciclo (Headache Classification Subcommittee, 2004).

La migraña premenstrual ocurre de 7 a 1 día antes de la menstruación.

La migraña perimenstrual ocurre en 60% de las mujeres. Migraña menstrual pura en 14%.

MIGRAÑA Y EMBARAZO

La migraña puede empeorar en el primer trimestre del embarazo, pudiendo mejorar significativamente durante el segundo y tercer trimestre. 25% de las mujeres no experimenta cambios, ni de empeoramiento ni de mejoría. Algunas mujeres con historia típica de migraña menstrual, tienen mejoría durante el embarazo, quizá debido al aumento de niveles de estrógeno.

MIGRAÑA Y MENOPAUSIA

La prevalencia de migraña disminuye con los años. Con la menopausia puede mejorar, empeorar, o no sufrir ningún cambio la migraña. La terapia de reemplazo hormonal puede mejorar o empeorar la migraña. Mujeres con menopausia natural mejoran de la migraña, mientras que aquellas con menopausia quirúrgica empeoran.

MIGRAÑA Y ANTICONCEPCIÓN

Los anticonceptivos orales, anteriores, que tenían altas concentraciones de estrógeno en sus formulaciones tenían mayor riesgo de ataque vascular encefálico, que ha disminuido significativamente con las nuevas formulaciones bajas en estrógeno. Los anticonceptivos orales pueden provocar el primer ataque de migraña, más en mujeres con historia familiar de migraña. Las migrañas pueden exacerbarse en los días off de los anticonceptivos orales. No es cierto que los anticonceptivos vayan a producir migraña a todas las mujeres; la gran mayoría no experimenta ninguna molestia.

RECOMENDACIONES SOBRE EL TRATAMIENTO DE LAS MIGRAÑAS

No es posible dar una receta única para el tratamiento de las migrañas. Es necesario descartar los múltiples diagnósticos que pueden simular una migraña. Por esto, una vez realizado el diagnóstico, a través de la evaluación de su neurólogo y de los exámenes que él le solicite, se podrá determinar la mejor forma de terapia y el seguimiento más adecuado, caso a caso.

Existen múltiples opciones de tratamiento de la migraña; pero, ya depende de la ciencia de su neurólogo y del arte médico el elegir uno u otro medicamento. Factores como la edad, el peso, edad fértil, embarazo, menopausia, enfermedades como hipertensión, depresión, diabetes, etc. son solo algunos de los factores a tener en cuenta para elegir el medicamento más apropiado para el tratamiento de la migraña.

PARA RECORDAR…

  • Todas las migrañas tienen tratamiento. Es cierto, algunas son muy difíciles de tratar; pero terminan siendo controladas.
  • ¡No es normal que duela la cabeza! Siempre existe un diagnóstico.
  • Es extremadamente importante que su neurólogo descarte causas graves de cefalea, para llegar con seguridad al diagnóstico de migraña.
  • La automedicación o la toma de medicamentos no apropiados para la migraña pueden generar otros problemas; y a veces peligrosos. Sobre todo el consumo excesivo de ergotamina puede traer severos problemas; e increíblemente, ¡es de venta libre en farmacias y hasta supermercados! Fíjese si entre los componentes del medicamento que consume figura ergotamina 1mg, y consulte a su neurólogo la dosis máxima y riesgos del abuso de este principio activo. La recomendación es que no se exceda de 4 comprimidos a la semana, hasta que un neurólogo le dé los fármacos apropiados para usted.
Seguinos en Facebook

revista