¿Qué es el Microbioma ...

... humano? Encuentre la salud, conociéndolo. Dr. Pablo Peña – Esp. en Medicina Ortomolecular – Medicina Integrativa »

El cuerpo humano adulto y sano alberga diez veces más microbios que células humanas y ese contingente incluye arqueobacterias, virus, bacterias y microbios eucarióticos, cuyo genoma combinado es muchas veces mayor que el genoma humano, según investigaciones.
Por definición, el microbioma es la totalidad de los microbios y sus elementos genéticos, y la interacción con su ambiente en una región en particular.

¿Qué es el proyecto de Microbioma Humano?

Este proyecto fue lanzado en el 2008 por los Institutos Nacionales de la Salud de Estados Unidos (NIH) con el objetivo de identificar y caracterizar las comunidades microbianas presentes en diferentes cavidades del cuerpo humano y buscar las correlaciones entre los cambios en el microbioma, la salud y las enfermedades humanas.

Para definir el microbioma humano normal, los investigadores el Consorcio del Proyecto del Microbioma Humano, de los Institutos Nacionales de Salud de Estados Unidos, estudiaron a 242 voluntarios sanos (129 hombres y 113 mujeres), de los que obtuvieron tejidos de 15 sitios en el cuerpo masculino y de 18 en el cuerpo femenino.

Los investigadores tomaron hasta tres muestras de cada voluntario en sitios tales como la boca, la nariz, la piel y el intestino (en la materia fecal).

Los artículos publicados proporcionan un panorama integral de la diversidad de microbios en 18 partes del cuerpo humano, los mismos fueron publicados en las revistas Nature y Public Library of Sciences (PLoS).

Esto incluye genomas de referencia de miles de cultivos microbiales relacionados con el anfitrión, secuencias metagenómicas, conjuntos y reconstrucciones metabólicas, y un catálogo de más de cinco millones de genes de microbios.

Los estudios incluyen la descripción de cambios en la composición de varias comunidades microbiales en relación con condiciones específicas, por ejemplo, el microbioma de los intestinos y la enfermedad de Crohn, la colitis ulcerosa y el adenocarcinoma del esófago.

¿Cuál es la importancia del Microbioma Humano?

Dentro y fuera de nuestro cuerpo, un mundo plagado de criaturas extrañas convive con nosotros y nos hace ser quienes somos.

Todos los humanos podemos poseer gran cantidad de bacterias. Por ejemplo; gusanos en nuestros intestinos como la Giardia Lamblia, Ascaris Lumbricoides o el Ancylostoma duodenale. Colonias de bacterias en nuestros dientes (Streptococcus Mutans en caries dentales), en nuestras axilas o nuestro ombligo (Staphylococcus aureus), hongos que proliferan en nuestros pulmones (Aspergillus flavus) e incluso virus que se incrustan en nuestro ADN (Syncytin – retrovirus).

El Prof. de Microbiología Médica, Graham Rook de la University College de Londres, nos explica la “sorprendentemente cercana” relación que existe entre la microbiota intestinal y el sistema inmunitario, compara el sistema inmune con el cerebro, remarcando la necesidad de educarlo, ya que está “en constante aprendizaje”. Al mismo tiempo, nos propone imaginarlo como un ejército que debe ser controlado correctamente, ya que, si esto no sucede, nos encontraríamos frente a una desregulación del sistema inmune que podría reaccionar contra elementos naturales e inofensivos del entorno dando lugar a posibles alergias o enfermedades inflamatorias, entre otras patologías.

El problema es que en un abrir y cerrar de ojos, en la actualidad nos hemos separado de la naturaleza. Rob Dunn, biologista del Departamento de Ciencias Biológicas de la Universidad Estatal de Carolina del Norte, habla en sus escritos de que hemos pasado de una vida en donde estábamos en contacto con miles y miles de especies, donde comíamos comida con suciedad, a de repente vivir en un entorno en donde nos convencemos de que todas las demás especies, a parte de nuestros perros, nuestra pareja y nuestros hijos, son malas.

En la creencia de que nos hace más saludables, hacemos todo lo posible por eliminar los microbios de nuestro cuerpo, hemos desatado una guerra entre gérmenes.

La medicina consiste en básicamente matar a las bacterias nocivas, si algo nos hace mal, debemos atacarlo y ya mejoramos, pero la idea de que nos falta algo beneficioso y es por eso por lo que enfermamos no está dentro de nuestros parámetros de pensamiento.

La nueva medicina, una medicina biológica y holística, piensa en el cuerpo como un ecosistema, lo mismo que se repite en una selva, donde varios seres vivos entre árboles, plantas, animales y personas viven en armonía, algo así. Es una revolución de la medicina, donde son los microbios los que nos salvan.

Nuestras entrañas, nuestro cuerpo en sí, son un campo de batalla y es nuestra salud la que está en juego.

¿Algunos ejemplos de este ecosistema saludable y equilibrado entre microorganismos y el cuerpo humano?

Tomemos como ejemplo la boca, no todo marcha bien en la entrada principal.
La caries dental, afecta al 90% de niños en el mundo, es una epidemia de la edad moderna, estudios antropológicos demostraron que nuestros antepasados tenían dientes blancos, dientes perfectos y ni siquiera los cepillaban.

La Universidad de Adelaida (Australia), la de Aberdeen (Escocia) y el Wellcome Trust Sanger Institute de Cambridge (Inglaterra), han realizado esta investigación conjunta publicando sus conclusiones en la revista Nature Genetic. Estas conclusiones revelan que el estilo de vida post-industrial y su alimentación procesada ha aumentado la incidencia de enfermedades crónicas orales.

Según Alan Cooper de la Universidad de Adelaida, es el primer registro de cómo ha sido la evolución de las bacterias en nuestros dientes desde hace 7.500 años.

El equipo de científicos dirigidos por la Dra. Cristina Adler extrajeron ADN de la placa calcificada dental o sarro de 34 esqueletos humanos prehistóricos del norte de Europa. Se analizaron cambios en las bacterias de la boca en distintos períodos. En los cazadores recolectores, en la Edad del Bronce cuando se estableció la agricultura, luego en la época medieval y finalmente en la Revolución Industrial y épocas posteriores.

1- Los primeros cambios se dieron al pasar de cazadores recolectores a agricultores, en la edad del Bronce (2500 A.C.- 800 D.C.), este cambio se pudo observar gracias a los restos fósiles. 2- Otro gran cambio se observa cuando los humanos comenzaron a fabricar alimentos durante la Revolución Industrial. La introducción del azúcar procesada puede haber cambiado por completo la composición de las bacterias orales en los seres humanos.

Los científicos afirman que el análisis del ADN de las bacterias calcificadas de los dientes de los seres humanos en toda la historia moderna y la antigua (gracias al estudio de los dientes de estos esqueletos prehistóricos), han arrojado luz sobre las consecuencias para la salud de la dieta, la evolución y el comportamiento desde la “Edad de Piedra” hasta la actualidad.


El profesor Alan Cooper de la Universidad de Adelaida afirma:
Las bacterias encontradas en la boca del hombre actual son marcadamente menos diversas que las que tenían las poblaciones históricas. Este hecho ha contribuido a facilitar la enfermedad crónica oral en la sociedad post-industrial. Las bacterias de la boca cambiaron sobre todo en el paso del hombre de ser cazador recolector a ser agricultor y también hará unos 150 años en la época de Revolución Industrial.
Con la introducción de alimentos procesados como las harinas y el azúcar se observa que la diversidad de las bacterias de la boca se redujo de forma drástica, lo que ha permitido que las caries sean tan frecuentes. En la salud dental en la actualidad básicamente existe un estado de enfermedad permanente.
Ser capaz de realizar un seguimiento a través del tiempo tiene enormes implicaciones para la comprensión de los orígenes de la historia de la salud humana. Si somos capaces de conocer la verdadera historia genética de los seres humanos, que todavía siguen padeciendo enfermedades, ayudaremos a los científicos a tratar esas enfermedades de hoy con mayor eficacia.

La clave de todo son las bacterias que conviven con nosotros.
Por lo tanto queda la pregunta, ¿será que debemos tratar las bacterias con antibióticos y equilibrar nuestro ecosistema bacteriano para estar saludables?.

¿Cómo hacemos para mantener el ecosistema microbacteriano en equilibrio?

Microbioma humano

La solución se encuentra en practicar hábitos de vida saludable, es decir respetando los cuatro pilares de una buena salud; una alimentación equilibrada con bastante fibra y polifenoles procedentes principalmente de frutas y verduras, además de practicar ejercicios constantes que mejoren el sistema inmunológico y el metabolismo y manejar el estrés del siglo XXI que debilita al sistema inmunológico.

Seguinos en Facebook

revista