La manga gástrica

Manga gástrica

La Manga Gástrica es actualmente el más nuevo y prometedor de los procedimientos para el manejo y control de la obesidad. Es un procedimiento seguro y efectivo para tratar la obesidad así como diversas enfermedades relacionadas a ella, tales como la diabetes mellitus, la hipertensión arterial, dislipidemia, apnea obstructiva del sueño, reflujo gastroesofágico, entre otros.

Aunque tiene relativamente poco tiempo de realizarse, los estudios a corto y mediano plazo han mostrado resultados excelentes, obteniendo una pérdida de peso mayor que con la banda gástrica y la gastroplastía vertical (grapado de estómago) y sólo ligeramente menor que con el bypass gástrico, pero con menor potencial de complicaciones nutricionales a mediano y largo plazo.

La mayoría de las cirugías de la manga gástrica se realizan por laparoscopía, procedimiento de mínima invasión por lo cual los pacientes presentan una recuperación rápida con menos complicaciones locales y estadías hospitalarias, disminuyendo de esa forma los gastos hospitalarios.

La capacidad del estómago es en promedio de 1.000 a 1.200 ml, la cirugía consiste en cortar y dejar un estómago mucho más pequeño en forma de tubo o manga con la capacidad de aproximadamente 100 ml.

No se corta intestino ni hay desvío del tránsito intestinal. Esto hace que el paciente al comer quede inmediatamente satisfecho porque no cabe más comida en su estómago tan pequeño, por lo que es un procedimiento muy eficaz para hacer bajar de peso. Además tiene otro efecto, precisamente en el área donde se extirpa hay un acúmulo de células que producen una sustancia que se llama ghrelina y esa sustancia es un estimulante del apetito, entonces la operación permite extirpar esa zona por lo tanto el paciente tiene un factor menos dentro de los estímulo alimentarios. La principal función de esta hormona es informar al cerebro del aviso de que "se tiene hambre" o que "está vacío". Una vez que la hormona se produce en el estómago, viaja por el torrente sanguíneo hasta llegar al cerebro y una vez ahí se produce la sensación de hambre y la ansiedad por comer.

Dentro de las afectaciones del sistema osteo-muscular se encuentra el deterioro progresivo de la flexibilidad en articulaciones y estructuras relacionadas, motivado muchas veces por la falta de ejercicio.

Los pacientes operados de manga gástrica bajan de peso por dos razones principales. La primera es debido a que su estómago es ahora más pequeño, menos de un tercio del tamaño que tenía antes de la cirugía, de tal manera que al comer presentan saciedad mucho más rápida con menos alimento. Comen menos, menos calorías, pierden peso. La segunda razón, muy importante sobre todo porque ayuda a que los pacientes se sientan bien con lo poco que comen, es precisamente la pérdida del hambre y de la ansiedad por comer que produce la disminución de la ghrelina al cortar el fondo gástrico. Los pacientes comen porque saben que deben comer, no porque tengan hambre. No hay ansiedad por comer.

Para ser candidato a esta operación es necesario tener un IMC importante para justificar la cirugía, ya que está indicada para pacientes obesos con un IMC mayor de 35 con alguna enfermedad asociada o un IMC mayor a 40. Es muy importante que la persona pase por un equipo multidisciplinario, que lo evalué desde distintas perspectivas tanto nutricionales, endocrinológicas, psiquiátricas, psicológicas y cardiovasculares según cada caso. Además de otros exámenes que permiten a los doctores determinar si esta cirugía va a beneficiar al paciente.

“La evaluación psicológica es importante porque esta operación marca para toda la vida. Además, se puede volver a engordar, por lo que es fundamental la concientización y el compromiso que uno tiene sobre la obesidad y el deseo de tratarlo desde la raíz”

Muchas veces los pacientes han bajado mucho de peso después del primer año, algunos han llegado a su peso ideal, pero después del segundo o tercer año de operados se relajan, dejan de ir a los controles médicos y vuelven con los mismos vicios alimentarios asociado al sedentarismo, motivos que llevan al aumento de peso, razón por la cual es muy importante el seguimiento a largo plazo de todos aquellos que se han operado.

Seguinos en Facebook

revista