Madres con ...

... dotes para motivar - Lic. Patricia Zubizarreta - Psicóloga Clínica »

Lic. Patricia Zubizarreta - Psicóloga Clínica

Cuando nuestros hijos se sienten mal o vivieron alguna experiencia frustrante o desagradable, sacamos nuestras dotes para motivar, alentándoles a seguir adelante, a conectarse con sus emociones, a aprender de los errores o de las frustraciones, brindándoles contención y guiándoles de la mejor manera posible.

Generar energía positiva

La energía que genera la madre, es la más poderosa en una familia. Si la mamá genera energía positiva, toda la familia se contagia con ella. Y eso es algo que también aprendemos al ser madres.

Capacidad de ponerse en el lugar del otro

La empatía que desarrollamos al ser madres es extraordinaria, aprendemos poco a poco que nuestro hijo es “otro” con necesidades diferentes, intereses, gustos, talentos, estilos y ritmos diferentes al mío, y que también vive la vida desde su propia visión de mundo, desde sus emociones, desde sus formas de pensar.

Capacidad de escucha y de comunicación

Como madre de adolescentes me encuentro todo el tiempo con las necesidades de ellos de hablar de lo que les pasa, de sus emociones, de organizar sus ideas y pensamientos; y para eso queremos desarrollar esa capacidad de escuchar sin juzgar, y poder comunicarnos siempre desde el respeto y el amor.

Experiencia de esfuerzo y sacrificio

Hay días en los que no podemos dormir, ya sea porque ellos están enfermos, tristes o preocupados o, simplemente, tienen ganas de hablar. A veces nosotras ya no sabemos de dónde sacar las fuerzas y la energía para acompañarlos, es más, he vivido momentos en los que sentía ganas de llorar, ya sea de impotencia o cansancio. Pero finalmente, hacemos el esfuerzo, sacamos energía y fuerzas de donde no sabíamos que teníamos y estamos ahí, incondicionalmente para ellos, pase lo que pase, hasta que la tormenta haya pasado. Sacrificamos todos los días mucho, para dar mucho más de lo que nos creíamos capaces de dar.

Capacidad de liderazgo y trabajo en equipo

Creo que a todas nos habrá pasado de encontrarnos con días en los que necesitamos que todos ayuden, colaboren, organizar el trabajo o lo que haya que hacer; nos distribuimos las tareas, hacemos que todos trabajen en equipo para conseguir algo. Puede ser para cocinar, limpiar, lavar ropa, o simplemente para organizar alguna salida, un paseo o un juego. Está clarísimo que las mujeres/madres somos superpoderosas y que contamos con herramientas, recursos, capacidades indispensables y necesarias para cualquier tipo de empresa, trabajo o lo que sea.

Madres con dotes para motivar

Las mujeres decidimos ser madres, y por lo tanto, asumimos las consecuencias, nadie nos enseña a serlo, vamos aprendiendo en el camino, y lo hacemos de la mejor manera que podemos.

Invito a todas las mujeres a vivir su maternidad con orgullo, dignidad y, sobre todo, con mucho amor; y a no sentirse acorraladas o relegadas en el ámbito laboral, ya habrá tiempo para desarrollarnos como profesionales, todo es posible, todo tiene su momento, disfrutemos de este regalo de ser madres, y poco a poco, iremos también ganando nuestro espacio a nivel profesional.

Las mujeres somos creadoras por naturaleza, creamos vida, y somos generadoras de ideas, proyectos, sueños, una no sólo se puede desarrollar laboralmente dentro de una empresa (que muchas veces tiene sus reglas y prefiere no contratar mujeres y sobre todo madres), podemos crear nuestras propias formas de generar dinero, realizarnos, alcanzar nuestras metas. Si estamos conectadas con nuestro don, seguro podemos dedicarnos a eso, sin que el trabajo interfiera o nos prive de pasar momentos con nuestros hijos.

Los hijos necesitan padres “presentes”, independientemente de si trabajan o no, necesitan vínculo de calidad, y presencia física y emocional. Pero sobre todo, necesitan a la madre presente, a la madre que se vincula de verdad, y esto no depende de si la madre trabaja mucho, poco o nada.

Seguinos en Facebook

revista