Los mitos de la ...

... industria avicola - Nick Dale, Ph.D. Universidad de Georgia Athens, GA 30602, EE.UU.

La contribución de las aves de corral en la sociedad humana es la de concentrar las proteínas. El conocido mito de que el consumo de huevos es inconsistente con la salud cardíaca es un ejemplo perfecto de cómo los mitos se establecen en la conciencia humana. De la misma manera, el hecho de que muchas personas no comprendan el poder de la genética ha producido el mito de que las hormonas se utilizan para mejorar el crecimiento de los pollos de engorde. Ambos mitos son extremadamente lamentables porque producen confusión en la mente del público con respecto a los alimentos y la nutrición. La epidemia mundial de obesidad es una documentación clara de la necesidad de mejorar la educación en el campo de la nutrición humana. Cualquier mito que provoque dudas sobre alimentos tan nutritivos y bajos en calorías como los huevos y la carne de ave es un claro perjuicio para la sociedad.

El mito del colesterol: Hasta hace poco, tanto el público como los profesionales de la salud sospechaban que el consumo de huevos podría estar relacionado con una enfermedad cardíaca. Si bien esto ya no es generalmente aceptado, sirve como un ejemplo de cómo se originan algunos mitos. En este caso, comenzamos con dos hechos completamente válidos. Primero, los huevos contienen colesterol y, segundo, los niveles altos de colesterol sérico en humanos pueden estar relacionados con enfermedades cardíacas. El error que conduce al mito es la creencia de que existe una relación directa entre los dos, y esto es falso. El colesterol es una sustancia normal en el metabolismo animal, y el cuerpo lo utiliza de varias maneras. Esto es fundamentalmente diferente de la ingestión de una sustancia extraña, como un herbicida o insecticida tóxico. Debido a que la mayoría de las personas solo tienen un conocimiento limitado de la biología o de la ciencia en general, puede parecer lógico suponer, basándose en dos hechos válidos pero no relacionados, que un huevo para el desayuno puede conducir a una enfermedad cardíaca. Esto es extremadamente desacertado. Junto con la leche materna, los huevos son un alimento totalmente completo. Obviamente, todas las vitaminas, minerales y aminoácidos deben estar presentes dentro de la cáscara para que un embrión microscópico se convierta en un polluelo vigoroso en solo 21 días. El bajo costo de los huevos los hace disponibles para complementar la dieta posiblemente deficiente de incluso las clases sociales modestas, sin necesidad de refrigeración. Si el mito del colesterol hace que las personas sean reacias a consumir huevos, es claramente un mal servicio público.

El mito de las hormonas: el mito de que las hormonas son necesarias para alcanzar la tasa de crecimiento de los pollos de engorde modernos tiene una base diferente. Como pocas personas de la sociedad participan activamente en la producción avícola, no están conscientes de (1) el impacto lento pero constante de la genética, (2) mejora de la nutrición, (3) control de enfermedades más efectivo y (4) prácticas de producción enormemente mejoradas, diseño de graneros, y control ambiental. Solo teniendo en cuenta la genética, un aumento anual del 1% en el crecimiento, compuesto en 50 o 60 años, explica fácilmente el nivel de producción actual. Por supuesto, esto no suele ser entendido por el público. En cambio, oímos hablar de suplementos ilegales utilizados por los atletas olímpicos para aumentar la masa muscular. Naturalmente, la gente es suspicaz. Esto se complica aún más por el hecho de que las hormonas pueden usarse con éxito para aumentar la producción de leche en el ganado lechero o para disminuir la acumulación de grasa en los cerdos.

El mito de las hormonas en las aves de corral se puede descartar fácilmente por varias razones. En primer lugar, las dos hormonas cuyo uso se podría sospechar son completamente imprácticas. El estrógeno, una hormona femenina, se usó hace 70 años para producir capones sin cirugía. Esto fue en una era en la que tardaron 16 semanas en alcanzar el tamaño del mercado y, a esa edad, la carne de los machos era dura. Hoy, cuando se alcanza un peso similar a las 5 o 6 semanas, la carne está tierna y la producción de capones no tiene sentido. Además, como las hembras crecen más lentamente que los machos, se esperaría que la administración de una hormona femenina reduzca el crecimiento en el 50% de la bandada, lo que claramente no es deseable.

La creencia de que una administración simple de la hormona del crecimiento podría aumentar efectivamente el crecimiento de pollos de engorde puede parecer razonable, pero solo para aquellos que no están familiarizados con el tema. En el ganado bovino, BST (hormona de la lactancia) tiene éxito porque solo se sintetiza una sustancia (leche). Sería poco realista asumir que una sola hormona podría afectar dramáticamente la multitud de procesos metabólicos involucrados en el crecimiento (síntesis tisular, desarrollo óseo, aumento del volumen de circulación, capacidad digestiva, competencia inmunológica, etc.).

Una complicación adicional para el uso de la hormona de crecimiento es que, al ser una proteína, debe inyectarse (al menos una vez al día) para evitar la destrucción del tracto digestivo. Esto sería logísticamente imposible. Lo que generalmente se desconoce fuera de la industria avícola, y destruye aún más el mito de la hormona, es que un aumento no genético en la tasa de crecimiento no es deseable. La mejora exitosa en el desarrollo solo se puede lograr en pasos graduales. Es bien sabido por los veterinarios que el crecimiento excesivo está relacionado con varios problemas, como cojera, síndrome de muerte súbita (ataque al corazón) y ascitis. El metabolismo acelerado puede aumentar la mortalidad por estrés por calor. La calidad de la carne también puede verse afectada negativamente.

Cómo reaccionar: el principal problema para desacreditar los mitos en cualquier industria es la falta de credibilidad por parte del público. Muchos recuerdan que durante décadas la industria del tabaco mantuvo que no hay efectos negativos para la salud relacionados con el hábito de fumar. Esto, y otros ejemplos, crean sospechas de que las declaraciones de las industrias no siempre son correctas. Los mejores métodos para cambiar las percepciones públicas deben ser desarrollados por aquellos que se especializan en relaciones públicas. Estos profesionales comprenden cómo se crean las impresiones mentales y, con suerte, se abandonan. Posiblemente, se puede defender (1) explicando claramente al público por qué exactamente el mito no tiene una base objetiva, y (2) en el futuro simplemente ignorando el problema. Al continuar usando las palabras "colesterol" y "hormonas", en cualquier contexto, reforzamos las imágenes mentales erróneas.

Los principales productores de pollos de engorde en los Estados Unidos generalmente aseguran a sus clientes que no se usan hormonas o esteroides, pero lo hacen en letras pequeñas en el envase. El propietario de una empresa líder de pollos de engorde ha explicado que no hay ninguna justificación para gastar millones de dólares en publicidad que niega el uso de hormonas, porque nadie le creería. Al ignorar el problema, evita mantener la imagen mental de las hormonas. Esta podría ser la mejor política. Está claro que el público está mucho menos preocupado por el colesterol en los huevos que en años anteriores, quizás porque el mito se está desvaneciendo de la percepción pública.

Referencias:

1. Effect of chicken growth hormone and triiodothyronine. Scanes, Cclin, et. al., Growth: 50: 12-31.
2. Growth hormone effects in chickens. Libby, David, et. al., Poultry Science 34: 1329-1331.
3. Are eggs a risk for heart health? Harvard Health Letter, Jan. 2017. Cambridge, Massachusetts, USA..
4. Eggs: Are they good or bad for my cholesterol? Mayo Clinic Communication, April 2018. Rochester, Minnesota, USA.

Seguinos en Facebook

revista