Lo que nos ...

... regaló el 2020 - Lic. Patricia Zubizarreta – Psicóloga Clínica »

Lic. Patricia Zubizarreta – Psicóloga Clínica

Este año fue atípico, nadie imaginó que ni bien al arrancarlo se haría presente una pandemia, y que de un día para el otro, la vida se pondría en pausa. Nos prohibieron salir de nuestras casas, nos llenaron de miedos, incertidumbres e interrogantes. Obligadamente, todos tuvimos que “parar”, dejar nuestras rutinas de lado, para quedarnos en casa; nadie nos preguntó si estábamos de acuerdo o no con esta medida, simplemente tuvimos que acatarla.

Los primeros días fueron de mucha incomodidad, o para algunos quizás eran unas mini vacaciones; pensábamos que pronto todo volvería a la “normalidad”, los miembros de las distintas familias se vieron obligados a convivir las 24 horas bajo el mismo techo, algunos aprovecharon para ordenar la casa, hacer limpiezas profundas, jugar, leer libros, salir al sol; y otros, sin embargo, se vieron desesperados al no tener una rutina, y rogaban por poder volver pronto a ella.

Pero el tiempo pasaba y nada volvía a la normalidad, algunos negocios iban perdiendo fuerzas, otros se vieron obligados a reinventarse, otros se fortalecieron; nos llevó a todos a poner mucha energía y creatividad en nuestros trabajos, a replantearnos lo que estábamos haciendo, a repensar nuestra vida tanto laboral como personal. Hay parejas que al enfrentarse cara a cara, lejos de la cotidianidad, se debilitaron, y hasta se derrumbaron, mientras que otras se volvieron más fuertes. Hubo padres que descubrieron a sus hijos en esta pandemia, al tener que convivir obligadamente, los conocieron, y los disfrutaron, hay otros padres que se enfrentaron a sus sombras al enfrentar a sus hijos.

Este año, todos, sin excepción, vivimos una crisis. Según la Organización Panamericana de la Salud (OPS), la crisis es: “Un estado temporal de trastorno y desorganización, caracterizado principalmente por la incapacidad del individuo para abordar situaciones particulares usando los métodos acostumbrados para solucionar los problemas”.

Frente a una situación inesperada, el ser humano experimenta una sensación de pérdida de control de los acontecimientos, de vulnerabilidad; generalmente, hay un incremento de emociones, como la ansiedad, el miedo y la incertidumbre. También una sensación de impotencia, ya que no tenemos control sobre lo que sucede.

El autor de “El principito” nos dice que: El ser humano se descubre a sí mismo cuando se enfrenta a los obstáculos. Y la pregunta es: ¿Se pudo descubrir a usted mismo este año?

El gran desafío es conectarnos con nuestra propia interioridad, con el “¿quién soy?” Y el “¿qué puedo hacer?” Es importante registrarnos íntimamente y esbozar un proyecto nuevo para una vida que se nos presenta con circunstancias desconocidas.

Es normal que la CRISIS nos saque de nuestro eje; por eso es importante volver la mirada hacia adentro. Ahí es donde están las respuestas sin duda.

Después de una crisis nadie es el mismo, todos fuimos modificados por la situación, y ese puede ser el comienzo de una gran oportunidad.

La CRISIS nos mueve el piso, nos obliga a salir del “piloto automático” y revisar nuestra vida. Y es ahí cuando uno puede encontrar la razón verdadera de su vida. Puede descubrir qué es lo que realmente desea para sí.

ENTONCES, frente a una situación crítica se disparan:

- Pensamientos de alarma.

- Miedos.

- Inquietud.

- Desasosiego.

- Incertidumbre.

Lo que nos regaló el 2020

Y es normal que así sea, el tema está en tratar de no teñir la situación con pensamientos catastróficos que no suman. Tampoco minimizar las consecuencias. Cuando atravesamos una crisis de nada sirve negarla, lo asertivo es reaccionar adecuadamente y afrontarla.

Así que le pregunto:

¿Ya descubrió qué le regaló el 2020?

¿Qué fue lo mejor que sacó de usted esta pandemia?

¿Qué fortalezas descubrió en usted?

¿Quién quiere ser frente a esta crisis?

El desafío frente a las crisis, es salir fortalecidos de ellas, descubrir quiénes queremos ser frente a lo que está sucediendo, y eso solo depende de nosotros, nadie puede quitarle la libertad de decidir quién quiere ser frente a cada situación.

Recupere su poder eligiendo quién quiere ser después de este año.

Seguinos en Facebook

revista